Secciones

¿Sabías que...? La sonda Insight detecta su primer ‘terremoto’ en Marte

InSight es una misión muy ambiciosa de la NASA. Su objetivo es detectar actividad sísmica en el planeta rojo y las noticias no podrían ser más positivas. Ha detectado su primer terremoto en Marte, lo que indica que el planeta es geológicamente activo.

A la caza de un terremoto en Marte

Hay que decir, a modo de curiosidad, que los terremotos en Marte también son conocidos como martemotos. Ambas formas son correctas. Tras meses de espera, la sonda ha detectado por primera vez un movimiento sísmico. Pero no hay que apresurarse a buscar comparaciones con la Tierra. En nuestro planeta, este movimiento no habría sido detectable. Es tan débil que las vibraciones causadas por el viento y las olas habría sido más que suficiente para que pasase desapercibido. Marte, sin embargo, es un entorno muy diferente.

En nuestro planeta, este movimiento no habría sido detectable. Es tan débil que las vibraciones causadas por el viento y las olas habría sido más que suficiente para que pasase desapercibido. Marte, sin embargo, es un entorno muy diferente.

El sismómetro de la sonda Insight sobre la superficie de Marte, cubierto por un escudo protector. Crédito: JPL-Caltech/NASA

El planeta rojo está en completa calma. Solo se registran las vibraciones del viento. Un viento que, también, es mucho más suave que el que se puede llegar a registrar en nuestro planeta.


Los terremotos en Marte también son conocidos como martemotos

En estas condiciones, el sismómetro de InSight ha podido detectar un movimiento sísmico que recuerda mucho a los que se producen en la Luna (y que también son conocidos popularmente como lunamotos). Porque, al igual que en el caso de nuestro satélite, también se han detectado pequeñas ondas viajando por la superficie. Aunque de momento solo es un comienzo.

La detección es, sin duda alguna, muy interesante. Pero el terremoto detectado es tan débil que no ha sido posible determinar exactamente su intensidad o en qué lugar se ha producido.

Cabe destacar que se produjo el 6 de abril y que permite confirmar que Marte, a pesar de carecer de placas tectónicas, también registra movimientos sísmicos. La Luna ya nos ofrecía una pista muy directa. Los sismómetros colocados por los astronautas del programa Apolo habían captado allí movimientos alimentados por mecanismos muy diferentes.

Los movimientos sísmicos de Marte (y la Luna)

En el caso de nuestro satélite, esos movimientos se pueden producir por el impacto de meteoritos, la expansión térmica de su corteza (es decir, cuando se enfría o se calienta en función de si la superficie está iluminada o no), así como por la interacción gravitacional con la Tierra.


El terremoto detectado es tan débil que no ha sido posible determinar exactamente su intensidad

El siguiente vídeo, publicado por la NASA, nos muestra cómo suena un martemoto. O, al menos, cómo sonaría si fuese algo que pudiésemos escuchar, porque ha sido acelerado 60 veces. En realidad, el oído humano sería incapaz de escuchar estas vibraciones.

Así suena (acelerado 60 veces para hacerlo audible) un terremoto en Marte. Crédito:
NASA/JPL-Caltech

Este tipo de actividad permitirá a la sonda InSight analizar el interior de Marte. Su objetivo es determinar el espesor y composición de la corteza, manto y núcleo del planeta rojo. Junto al sismómetro, se encuentra también una pequeña sonda que ha sido noticia recientemente.

Su misión era adentrarse a 5 metros de profundidad bajo la superficie, pero el perforador se quedó atascado poco después de comenzar sus operaciones. Por ahora sigue en ese estado, mientras se decide cuál es el mejor camino a seguir para cumplir su objetivo..

Hay que decir que esta detección era solo cuestión de tiempo. Porque en febrero, una vez desplegado el sismómetro, InSight comenzó a registrar microterremotos, pequeñas vibraciones provocadas por el viento. Pero ha habido que esperar un par de meses para detectar el primer movimiento sísmico.

Según los investigadores, es posible que este haya sido el tiempo necesario para que la sonda se asentase por completo. A decir verdad, este no es el único movimiento que se ha detectado. El 14 de marzo, 10 y 11 de abril también se detectaron otros.

Los requisitos de un terremoto en Marte

Pero ninguno de esos tres movimientos superaron el umbral mínimo para poder disipar dudas sobre si no podrían ser producidos por alguna otra cosa. El del 6 de abril fue detectado, además, en un sensor auxiliar, menos sensible.

La cuestión, ahora, es ver qué se puede conseguir durante la misión de la sonda InSight. Es el regreso de la NASA a la sismología cuatro décadas después de abandonar el campo tras las misiones en la Luna. La tecnología ha mejorado sensiblemente desde entonces y debería notarse en los resultados.

Concepto artístico de la sonda InSight y sus instrumentos. Crédito: NASA/JPL-Caltech

No es descartable, además, que en el futuro se puedan observar movimientos sísmicos más intensos. Además, la sonda InSight también tendrá algunas tareas dedicadas a intentar desatascar la sonda que debería continuar perforando la superficie de Marte.

El primer paso es lograr entender en qué tipo de terreno está atascada. Para ello, están usando el propio sismógrafo con la esperanza de poder determinarlo a través de las vibraciones recogidas. Los ingenieros están pensando, incluso, en que un pequeño empujón del brazo robótico sea suficiente para desatascarla.


Este no es el único movimiento que se ha detectado. El 14 de marzo, 10 y 11 de abril también se detectaron otros.

La misión principal de InSight tendrá una duración de 2 años. Queda mucho tiempo por delante para entender cómo es el interior de Marte. La detección de este primer terremoto será, sin duda, un alivio para los investigadores, que aguardaban expectantes a que sucediese.

Aunque la expectativa inicial es que Marte registra un terremoto al mes, es posible que esa frecuencia sea mucho mayor o menor. Así que cada terremoto detectado será muy positivo. Toda la información que aporte será muy útil.

Movimientos sísmicos muy leves

En cualquier caso, hay que decir que este tipo de movimientos sísmicos no suponen ningún problema para una posible población humana en el futuro. No son movimientos comparables a los terremotos que experimentamos en la Tierra.

Se trata de movimientos mucho más débiles. En la Tierra, este ni siquiera habría sido captado por los instrumentos. Y mucho menos habría sido detectado por los seres humanos que se hubiesen encontrado allí en este momento. No será un problema, por tanto, para la seguridad de un posible asentamiento futuro.

Concepto artístico del interior de la Tierra, Marte y la Luna. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Su utilidad es más bien informativa. Comprender cómo de activo es Marte, así como cuál es su estructura interna, nos ayudará a conocer mejor el Sistema Solar y, especialmente, un planeta que está destinado a seguir siendo el gran foco de atención en las próximas décadas.

En el horizonte sigue ese ambicioso objetivo de llevar a un ser humano hasta su superficie en la década de 2030. Está por ver si finalmente sucederá en esa fecha. Pero no cabe duda alguna de que es cuestión de tiempo que un ser humano camine sobre el planeta rojo.

Habrá que prestar mucha atención a lo que suceda en los próximos meses. InSight seguirá a la escucha del suelo marciano en busca de más movimientos sísmicos. Puede que el siguiente sí alcance la intensidad necesaria para poder determinar su intensidad o su ubicación. Y, en el proceso, comenzar a comprender cómo es la estructura interna de un planeta que, aunque podría parecer lo contrario, todavía guarda muchas incógnitas…