Secciones

Consejos La Solarigrafía, una foto sin prisa

Si quieres captar el recorrido diario del sol por el cielo, la Solarigrafía es tu mejor técnica

Hace ya algún tiempo llego a nuestras manos una peculiar “fotografía”, que para agudos observadores mostraba la idónea ubicación del telescopio APEX en la meseta de Chajnantor, a 5000 metros de altitud en plenos Andes Chilenos. La imagen es, sin lugar a dudas, una solarigrafía.

Al mismo tiempo, surge la pregunta, ¿qué hace el Sol entre solsticio y solsticio? Para nosotros, simples habitantes del planeta Tierra la respuesta más básica seria que diariamente recorre nuestros cielos. Pero, los terrícolas un poquito menos simples, apuntarían que día a día va variando su trayectoria sobre la bóveda celeste, incluso puntualizarían que estas trayectorias están comprendidas entre las que sigue el astro rey durante el solsticio de verano (con el Sol alcanzando su mayor altura aparente) y el de invierno (menor altura). Los más sagaces incluso apostillarían que esta “franja de trayectorias” sería mucho más amplia en latitudes altas y prácticamente se reducirían a una línea sobre el Ecuador.

Hasta aquí, aunque hemos cavilado un poco, estamos aún en el territorio de Perogrullo (afirmaciones ciertas que, aunque son razonables, no nos aportan demasiado).

Pues bien, en el año 1999 , a un grupo de fotógrafos españoles y polacos capitaneados por Diego López Calvín , Slawomir Decyk  y Pawel Kula  se les ocurrió fotografiar el movimiento aparente del Sol sobre el cielo (Eclíptica) y apostaron por utilizar fotografías de gran exposición tomadas por cámaras estenopeicas cargadas con papel fotosensible en blanco y negro. Suena complicado pero la idea es simple, aunque brillante.

Una cámara estenopeica es simplemente una cámara fotográfica sin lente, algo así como el tatarabuelo de las cámaras de nuestros familares smartphones. Simplemente se trata de una caja con un pequeño agujero que contiene material fotosensible. La caja, no importa su forma, debe de ser estanca a la luz y el orificio del orden de medio milímetro. No es complicada de hacer, pero ser cuidadoso es fundamental; debemos sellar con precisión cualquier entrada de luz y trabajar en un cuarto obscuro en el momento de introducir el papel fotográfico. Además consultar un manual de fabricación siempre ayuda.

Una vez construida la cámara estenopeica, o cámara pinhole, debemos de fijarla bien en un lugar seguro y orientar la apertura hacia el cielo buscando el encuadre más apropiado.

Además, debemos de decidir el tiempo de exposición que, generalmente, según nuestros intereses y paciencia, oscilará entre algunas horas y varios meses. Desde un punto de vista, digamos, meteorológico la solarigrafía ideal se realizaría entre los dos solsticios, seis relajados meses de espera.

Una vez pasado este tiempo debemos extraer el papel de nuestra cámara que, debido a su alta sensibilidad, se habrá ennegrecido directamente. No hará falta revelarlo ni fijarlo de ninguna manera, pero solo podemos ver esta fotografía en situaciones de luz controlada (vuelta al cuarto obscuro y a la luz roja), por lo directamente debemos de escanearla y procesarla con un programa de tratamiento de imágenes. Obtenemos así nuestro valioso archivo digital.

La información que podemos extraer de estas solarigrafías casi esta recogida en las cavilaciones iniciales de este post. Posición del Sol en el horizonte variando para cada Latitud, datos climáticos, movimiento de los astros, ect. con la gran ventaja de que gracias a la prolongada exposición solo mostraremos los elementos inalterables de nuestro encuadre.

Pero, aún podemos dar un paso más. Si somos lo suficientemente hábiles y capaces de aplicar algún tipo de mecanismo a nuestra cámara estenopeica, de modo que solo capture algunos momento concretos del día. De esta forma, mezclando astronomía, cierta dosis de ingeniería y solarigrafía fundamental, podemos llegar a capturar en una sola imagen el movimiento aparente en forma de ocho que sigue el sol en el cielo a lo largo de todo un año. La analema.

Hay algunas comunidades que comparten solarigrafías, consejos, afición y paciencia. No parece mala idea acudir a solarigraphy2010.