Secciones

Cambio Climático La selva del Amazonas podría ser el siguiente foco de una pandemia mundial

Según los expertos, estamos jugando con fuego por la mayor interacción humana con especies animales

A raíz del actual coronavirus, expertos del mundo entero han aprovechado para recordar a la humanidad que la posibilidad de que se registren otras pandemias similares va a ser cada vez más probable. De hecho, según David Lapola, un ecólogo Brasileño de la Universidad de Campinas, la próxima pandemia podría provenir de la selva del Amazonas. 

Según el investigador, la invasión humana de hábitats animales, la causa más probable del brote de coronavirus, es también cada vez más frecuente en la región de la Amazonia, debido a la deforestación desenfrenada.

La urbanización de áreas que alguna vez fueron salvajes contribuye a la aparición de enfermedades zoonóticas, aquellas que pasan de animales a humanos. Ha sido el caso del nuevo coronavirus, que los científicos creen que se originó en los murciélagos antes de pasar a los humanos. 

Casos de Covid19 a nivel global el 20 de mayo de 2020. Fuente: OMS

La invasión humana de hábitats animales es cada vez más frecuente en la región de la Amazonia debido a la deforestación desenfrenada

Lapola y su equipo de investigación estudia ahora cómo la actividad humana está cambiando y cambiará más aún los ecosistemas del futuro en bosques tropicales. Para él,  «la región del Amazonas es un gran reservorio de virus y nos la estamos jugando».

A medida que las ciudades se adentran en la selva del Amazonas, el riesgo de la propagación de enfermedades aumenta.

La selva tropical más grande del mundo está desapareciendo a un ritmo alarmante. Solo el año pasado, la deforestación en la amazonía brasileña aumentó un 85 por ciento, llegando a superar los 10.000 kilómetros cuadrados un área similar a la de Navarra. 

El ritmo de deforestación continúa siendo igual de intenso este año. Según datos de satélite del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil, entre enero y abril, se han eliminado 1.202 kilómetros cuadrados de selva, estableciendo un nuevo récord para los primeros cuatro meses del año. 

La inmensa biodiversidad de la Amazonía podría hacer de la región «el mayor grupo de coronavirus del mundo»

La noticia no es nada positiva, no solo para el planeta sino también para la salud humana. Apunta Lapola que «en el momento que creas un desequilibrio ecológico, es aún más probable que un determinado virus pueda saltar de animales a humanos¨.

Una de cada diez especies del planeta vive en el Amazonas.

En el pasado ya se han observado situaciones similares con el VIH, el ébola y la fiebre del dengue. Con los tres, la propagación vírica se produjo a gran escala, debido a los desequilibrios ecológicos asociados.

Hasta ahora, la mayoría de estos brotes se han concentrado en el sur de Asia y África, a menudo vinculados a ciertas especies de murciélagos. Pero según Lapola, la inmensa biodiversidad de la Amazonía podría hacer de la región «el mayor grupo de coronavirus del mundo» refiriéndose a los coronavirus en general, no solo el que está detrás de la actual pandemia.

Esta claro que los humanos necesitamos proteger lo que para muchos es el mayor tesoro biológico del planeta. Hay que reinventar la relación que existe entre la sociedad y lugares como la selva o incluso otros entornos de alto valor ecológico. No solo por preservarlos, sino porque de lo contrario, el mundo se tendrá que enfrentar a nuevas enfermedades que cada vez podrían ser más complejas y difíciles de atajar.