Secciones

Consejos La receta de Diciembre: Coulant de turrón

Diciembre es el mes de las comilonas y los excesos. La Navidad ya está aquí, y con ella las mesas rebosantes de platos que seguramente estés digiriendo hasta Semana Santa. El menú viene a ser similar en todos los hogares españoles: entrantes variopintos con los que te llenas, marisco (cuatro gambas tristes, que estamos en crisis) que te lo comes porque sabes que no lo volverás a ver hasta el año que viene, y alguna carne que directamente pasa a ser la comida del día siguiente. Y luego postres, para los que siempre guardas un rinconcito en tu interior. Pero como los polvorones y los mazapanes están muy vistos, en eltiempo.es queremos proponerte algo diferente: un delicioso coulant, pero no de chocolate, sino de turrón, tan típico de estas fechas. ¿Quieres dejar con la boca abierta y la baba colgando a tus invitados? Apunta esta receta:

Fuente: http://www.thewednesdaychef.com/

Coulant de turrón de Jijona

Ingredientes para 6 coulants:

  • 200 gramos de turrón de Jijona
  • 4 huevos
  • 100 gramos de azúcar
  • 75 gramos de harina
  • Moldes (para hacer los coulants, mejor que sean pequeños, una paellera no vale)
  • Mantequilla (para engrasar los moldes)
  • Azúcar glass (para espolvorear por encima)
  • Helado al gusto (para acompañar)
  • 1 copa de vino (para beber mientras)

Elaboración:

Lo primero que hay que hacer es tostar la harina, para lo cual debes encender el horno (apagado no se tuesta, está comprobado) y extenderla en la bandeja del propio horno. La temperatura no debe estar muy alta, y hay que remover la harina de vez en cuando, para que se tueste por todas partes. Después de realizar esta complicada labor en la que te habrás quemado tres dedos, deja que se enfríe la harina y mientras bébete la copa de vino. Después, mezcla todos los ingredientes (el turrón bien troceado, los huevos, el azúcar y la harina ya tostada) en un bol. Puedes utilizar una batidora para no cansarte demasiado, pero ten cuidado no salpique y acabe toda la mezcla en el techo y los muebles de la cocina.

Lo siguiente que tienes que hacer es engrasar los moldes con la mantequilla y un poco de harina. Reparte la masa en los moldes, pero no los llenes del todo pues el coulant crecerá en el horno, rebosará y luego te tocará limpiar. Ahora tienes dos opciones: puedes congelar los coulants sin hacer para hornearlos poco antes de servirlos, o, si te los quieres comer ya, meterlos en el horno directamente. Si los congelas, deberás hornearlos sin descongelar durante unos 15-16 minutos, y si la masa está recién hecha, sólo durante 9-10 minutos. La temperatura debe ser de 180ºC. No te pases, los coulants carbonizados no saben igual.

Fuente: http://lasdeliciasdeisabel.blogspot.com

El coulant debe comerse recién hecho, tendrás que estar pendiente y meterlos en el horno durante el segundo plato. La gracia de este postre es que tienen que estar hechos por fuera y «crudos» por dentro, así que pínchalos para ver si el palito sale mojado. Si sale seco, significa que te has pasado de tiempo de cocción, y tus invitados se comerán extrañados una magdalena de turrón.

Desmolda los coulants con cuidado y espolvorea el azúcar glass por encima. Sírvelos calientes, acompañados de una bola de helado para contrastar. Y prepárate para recibir elogios.

Fuente: http://www.recetin.com/