Secciones

Actualidad La realidad científica detrás del Veranillo de San Miguel

Veranillo de San Miguel: la cultura popular dice que en torno al 29 de septiembre habitualmente hace buen tiempo

VÍDEO: ¿CUÁNDO LLEGA EL VERANILLO DE SAN MIGUEL?


El día de San Miguel es el 29 de septiembre. A este común episodio de calor y buen tiempo que se da en estas fechas se le conoce así.

Existen otras denominaciones, como Veranillo de los Arcángeles o Veranillo del Membrillo, por coincidir con la maduración de este dulce fruto. Hoy te explicamos las razones de este fenómeno.

¿Qué es en realidad un “veranillo”?

El Veranillo es un supuesto episodio atmosférico de carácter anual. Durante alguno de los últimos días de verano y los primeros de otoño, la temperatura asciende por encima de los valores anteriores. Luego recuperara la progresión de bajada típica del otoño.

Estados Unidos tiene un fenómeno similar llamado Indian Summer (verano indio). En los países de habla alemana se le llama Altweibersommer.

En el hemisferio sur ocurre lo mismo cuando comienza el invierno y recibe el nombre de Veranito de San Juan. Se llama así porque su cercanía al 24 de junio, día de San Juan.

¿Razones científicas?

Existen refranes meteorológicos para casi todo, con un sinfín de dichos y creencias populares. La verdad es que no hay ninguna razón científica que justifique este “veranillo ni ningún otro. Pese a ello se pueden explicar algunas causas sobre el porqué ocurre.

Al ser a finales de septiembre, el verano ya ha terminado y nos hemos sufrido el primer coletazo del otoño. Esta época del año se caracteriza por la transición entre estaciones. Se intercalan los días cálidos, con los frescos. La atmósfera cambiante suele provocar después unos días de “buen tiempo”.

Una cuestión de probabilidad

Si miráramos más lejos, esa tendencia de cambios de tiempo continuaría unas semanas más hasta que el otoño esté plenamente instalado. De hecho, el 11 de noviembre tendríamos el Veranillo de San Martín, el último “coletazo” del verano.

Que se alternen los días frescos con los cálidos es algo normal en las estaciones de transición, como son el otoño y la primavera. Que coincida o no con el Santo es otra cosa. De forma popular, incluso actualmente, ponemos el nombre de Veranillo de San Miguel al episodio de buen tiempo que ocurra a finales de septiembre.

Días de San Miguel, que no fueron “Veranillo”

Unos años puede ocurrir y otros no. Si miramos las efemérides, tenemos riadas en Murcia en 1664 y 1919 (con una veintena de muertos); en 1764 en Málaga, en 1791 en Valencia y en 1858 en Cartagena. Los días 29 y 30 de septiembre de 1997 se dieron inundaciones trágicas en Alicante

Más recientes son las riadas que del 27 al 29 de septiembre de 2012 afectaron a Lorca, Puerto Lumbreras, Málaga, Almería o Alicante, que incluso se cobraron varias vidas.

Cosa de costumbres

En esta época coinciden festividades populares y muchas tareas agrícolas, como la vendimia. Debido a las actividades al aire libre, se prestaba mucha más atención a la meteorología. Este fenómeno acabó llegando hasta nuestros días como “sabiduría popular”.

Lo mismo ocurre en el comienzo de la primavera con el invierno que está acabando. Se alternan días de buen tiempo con los de frío, sin embargo, no tenemos Inviernillos.

No son días que se puedan aprovechar en el campo o en los pueblos. Por este motivo, pasan desapercibidos sin que nadie les ponga nombre.

VER MÁS: ¿POR QUÉ CAMBIAN DE COLOR LAS HOJAS?


  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder