Secciones

Cambio Climático La pandemia agrava el problema del plástico

La crisis del coronavirus ha aumentado la producción de plástico, componente principal de los equipos de protección.

VIDEO: 10 ALTERNATIVAS PARA QUE USES MENOS PLÁSTICO

La crisis del Covid-19 ha obligado a doblegar esfuerzos en la producción de equipos de protección personal. Mascarillas, guantes o batas tienen al plástico como componente principal y una parte acabarán dispersos en la naturaleza.

Según un informe del WWF, en caso de que tan solo el 1% de todas las mascarillas que se han utilizado durante la pandemia acabaran en la naturaleza, «hasta 10 millones de mascarillas al mes contaminarían el medio ambiente«.

Este aumento de plástico de usar y tirar se da tanto en el uso hospitalario como en el doméstico, pudiendo incluso aumentar según avance el desconfinamiento en todo el mundo.

El informe asegura además que si el peso de cada mascarilla es de unos 4 gramos, teniendo en cuenta el total de mascarillas utilizadas, estaríamos hablando de «más de 40 mil kilogramos de plástico en la naturaleza«.

VER MÁS. ¿CUÁNTO TARDAN EN DEGRADARSE ESTOS MATERIALES EN EL MAR?

Pese a que ahora la mayor preocupación debe ser evitar el mayor número de muertes y nuevos contagios, no podemos dejar de lado la contaminación ambiental. De hecho, este problema se solucionaría con desechar el material de forma correcta.

Sin embargo, la imagen en las calles no invita al optimismo, con el abandono de guantes o mascarillas en la vía pública. Es habitual ver en los alrededores de los supermercados guantes arrojados en el suelo, una actitud que no solo supone una contaminación del entorno, también aumenta el riesgo de contagio.

La contaminación por plásticos es uno de los principales problemas ambientales del planeta según el último informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, siendo esencial que nos cuestionemos el posible riesgo ambiental de estas acciones.

Hasta 10 millones de mascarillas al mes podrían contaminar el medio ambiente

Solo en los hospitales asturianos se han multiplicado por cuatro los residuos, estimándose en unas 185 toneladas durante el mes de abril, y si tenemos en cuenta las residencias de mayores, las cifras se disparan.

Precisamente hasta la llegada del coronavirus, el 2021 iba a significar un golpe sobre la mesa en la lucha contra el empleo abusivo del plástico, debiendo estar prohibidos en la Unión Europea a partir de entonces.

Sin embargo, para facilitar la recuperación económica ya se está pidiendo un retraso de al menos un año en la Directiva de plásticos. Precisamente estos días hemos conocido que el Gobierno de Baleares ha aplazado la entrada en vigor del artículo de la Ley de Residuos que prevé la prohibición de los plásticos de un solo uso.

La prohibición del plástico de un solo uso se podría aplazar más de lo previsto

Ahora más que nunca urge el desarrollo de materiales alternativos más biodegradables y reciclables. Una vez se resuelva la crisis hay que atender la problemática ambiental.

VER MÁS. LOS GRANDES OCÉANOS DE PLÁSTICO. ¿DÓNDE ESTÁN?