Secciones

¿Sabías que...? La luna del lobo: llega la primera luna llena de 2021

Podemos ver a la primera luna llena de este 2021, también conocida como la luna del lobo, en la noche del 28 de enero

VÍDEO: CURIOSIDAD, ¿CUÁNTO SE TARDA EN IR A LA LUNA?

El mes de enero llega a su recta final. Pero, antes de que termine, tenemos todavía una cita con el firmamento. La luna entrará en fase de luna llena. Es la primera de las lunas llenas que nos esperan este año, en el que tendremos, como siempre, algunas súperlunas e incluso alguna luna azul. Aunque eso será más adelante…

La luna llena en compañía de Mercurio

En las últimas jornadas de enero, la Luna va a compartir protagonismo en el firmamento. Justo tras la puesta de Sol, en la tarde del 27 de enero, podremos ver a Mercurio en buena posición para su observación. Tendremos que esperar a que el Sol se haya puesto por completo para verlo.

Pero, si tenemos la suficiente paciencia, y una vista lo más despejada posible hacia el horizonte, en dirección al lugar donde se pone nuestra estrella, podremos observar el planeta más pequeño del Sistema Solar. Aunque, incluso así, no será fácil…

Conjunción de Mercurio, Venus y Júpiter. Crédito: ESO/Y. Beletsky

La Luna, por su parte, entrará en fase de luna llena el 28 de enero de 2021. Se elevará sobre el horizonte hacia las 18:23, con ligeras variaciones en el horario en función de en donde nos encontremos. Se pondrá aproximadamente con la llegada del amanecer, a las 08:21 (de nuevo, con variaciones en función de nuestra ubicación en la península).

Estas fechas, como hemos comentado en muchas ocasiones, serán las más difíciles para la observación del espacio profundo. El brillo de nuestro satélite ocultará los objetos más tenues.

Incluso para la observación de nuestro satélite, la fase de luna llena no es necesariamente la mejor. Es cierto que podremos ver toda su cara visible completamente iluminada. Sin embargo, las sombras proyectadas en su superficie son más cortas que en las fases de cuarto creciente o menguante, por lo que es más difícil apreciar detalles. Aun así, es posible observar nuestro satélite con todo lujo de detalles. Del mismo modo, es una ocasión magnífica para fotografiarla cuando está cerca del horizonte, junto a lugares o monumentos importantes.

La luna llena de enero: la luna del lobo

Desde tiempos inmemoriales, la luna llena ha recibido diferentes nombres. Cada una se asocia con algún fenómeno propio de la estación del año en la que nos encontramos. Los nombres que se usan provienen de las tribus amerindias, nativas de América del norte. La primera luna llena del año es conocida popularmente como la luna del lobo.

El nombre hace referencia al hecho de que, en esta época, es cuando más se escucha a los lobos aullando cerca de las aldeas. Durante mucho tiempo, se pensó que se debía a que tenían hambre.

luna llena enero luna del lobo

En realidad, el motivo parece ser diferente. Los lobos aúllan, entre otros, para marcar su territorio, localizar a otros miembros de su manada y para coordinar su caza. También es conocida, en algunas regiones, como la luna del centro (por ser la luna llena que cae aproximadamente a mitad del invierno), la luna fría o la luna de escarcha.

En español, es también conocida como la luna vieja. Estos nombres pueden usarse en el hemisferio sur. Allí, al encontrarnos en verano, esta es la luna del ciervo, por ser este el momento del año en que renuevan sus cornamentas.

En otros lugares del hemisferio sur, encontramos otras denominaciones. Una de las más llamativas es, sin duda, la de los maoríes de Nueva Zelanda. Sus nombres no hacen referencia a la luna llena propiamente dicha, si no al mes lunar, que definen como el período entre una luna nueva y la siguiente. Así, el mes de enero recibe dos denominaciones. De diciembre a enero es Kohi-tatea, de enero a febrero, Hui-tanguru. El primero indica que las frutas silvestres ya están en su momento de recogida. El segundo, que el verano está avanzando.

Preludio a un mes tranquilo

Tras la luna llena de enero, el mes de febrero llegará con muy poca actividad. Habrá algunas oportunidades para disfrutar del firmamento, pero lo cierto es que destacará por ser un mes tremendamente tranquilo. Aun así, no querremos dejar escapar la oportunidad de observar la conjunción entre la Luna y Marte, que tendrá lugar en el atardecer del jueves 18 de febrero. La luna llena se irá, naturalmente, hasta el final del mes (ya que el ciclo de la luna dura 29 días). Tendremos que esperar al 27 de febrero para ver la próxima luna llena.

superluna-de-sangre-y-luna-azul-portada1

Mirando más hacia el futuro, el 27 de abril tendremos la primera superluna del año. Nuestro satélite se encontrará cerca del punto más cercano, de su órbita alrededor de la Tierra, en la fase de luna llena, por lo que será algo más grande y brillante de lo habitual. Un fenómeno que se repetirá también en mayo y junio, cuando tendrá lugar la última superluna del año. Ya en noviembre, tendremos también un eclipse lunar parcial, que coincidirá con la puesta de la Luna bajo el horizonte. Así como una luna azul, que se producirá en agosto.

Hay que recordar que la luna azul hace referencia, únicamente, a la segunda luna llena que se produce en un mismo mes o, como en este caso, la tercera luna llena cuando ocurren cuatro en una misma estación. No hace referencia a su color, ni mucho menos. Sea como fuere, encaramos la recta final del mes y la primera oportunidad para disfrutar de nuestro satélite en todo su esplendor. ¡Disfruta de la luna llena!