Secciones

Actualidad La llegada del calor no reduciría la transmisión del coronavirus, según un estudio

Un nuevo estudio indica que el impacto de las altas temperaturas será irrelevante en la reducción de la propagación del COVID-19

Mascarillas

Todos conocemos la estacionalidad de la gripe, que depende del frío de los meses de invierno para propagarse. Por eso cuando el coronavirus emergió con toda su fuerza muchos nos preguntamos si  la pandemia podría disminuir con el calor del verano, como han afirmado muchos estudios.

Sin embargo, un nuevo estudio canadiense afirma lo contrario (Jüni et al. 2020). Este trabajo ha analizado el crecimiento de la epidemia en las zonas afectadas por COVID-19 para intentar determinar qué factores son relevantes en la reducción de la transmisión del coronavirus.

El estudio indica que las medidas sanitarias que se han tomado en muchos países sí son determinantes y no tanto la climatología

Además de la posible disminución asociada al clima, han investigado el impacto de las medidas públicas destinadas a reducir las tasas de contacto en la población, como son el cierre de escuelas, las restricciones de reuniones masivas o el distanciamiento social.

Los investigadores han analizado 144 regiones, aunque excluyeron China porque el brote parecía estar contenido. Además, tampoco tuvieron en cuenta Corea del Sur, Italia e Irán, porque la epidemia ya estaba plenamente establecida en esas zonas.

Las áreas seleccionadas contaban con al menos 10 casos el 20 de marzo, y el seguimiento se prolongó hasta el 27 de marzo. En total se consideraron 375.609 casos confirmados.

«El verano no va a hacer que esto desaparezca» dice la Prof. Dionne Gesink

Los resultados muestran que  la propagación de la epidemia no está de ninguna manera asociada a la temperatura o la latitud geográfica de las zonas estudiadas. Solo han  encontrado una pequeña relación con la humedad relativa: sí parece que determinados umbrales de humedad son más propicios para que se extienda el virus. Sin embargo, afirman que este factor no es suficiente para parar la pandemia.

En cambio, el estudio muestra que cuantas más intervenciones de salud pública haya en un área, mayor será el impacto en la disminución del crecimiento de la epidemia. Entre estas medidas estaría el cierre de escuelas y las restricciones sociales.

«Las intervenciones de salud pública han reducido el crecimiento de la epidemia» según el Dr. Peter Jüni

Los investigadores señalan el gran impacto de las medidas de distanciamiento en la reducción de los contagios y subrayan que estas intervenciones públicas son lo único que funciona ahora mismo para frenar la epidemia.

Estos resultados han llevado a los autores del informe a pedir a los gobiernos y las autoridades de salud pública que sopesen cuidadosamente el levantar las restricciones.

Referencia:

Jüni, P., M. Rothenbühler, P. Bobos, K. E. Thorpe, B. R. da Costa, D. N. Fisman, A. S. Slutsky and D. Gesink, 2020:  Impact of climate and public health interventions on the COVID-19 pandemic: A prospective cohort study. CMAJ, DOI: https://doi.org/10.1503/cmaj.200920

VÍDEO: MICROBIÓLOGOS ANALIZAN EL PAPEL DEL CALOR EN EL COVID-19