Secciones

Cambio Climático La lista definitiva con alternativas reales al plástico

Los ciudadanos demandan cada vez productos más sostenibles y duraderos que tengan un menor impacto ambiental para reducir la contaminación

VÍDEO: 10 ALTERNATIVAS REALES AL PLÁSTICO

La contaminación por plástico y microplásticos es uno de los grandes retos de la sociedad del siglo XXI. Este tipo de residuos afecta notablemente a la naturaleza y puede causar grandes daños a todo tipo animales y peces al obstruir su sistema digestivo como se ha podido observar en los últimos meses en pájaros y cefalópodos.

Debido a estas graves consecuencias, cada vez más personas están optando por reducir su consumo de plásticos. No solo por compromiso social, también por respeto medioambiental.

Aunque también hay que tener en cuenta la futura obligación «legal», ya que Europa pretende eliminar del mercado los plásticos de un solo uso en 2021.

“La reducción del consumo de plásticos de un solo uso es una tendencia que va en aumento cada año”, detalla a Eltiempo.es Marion Laporte, una de las fundadoras del portal www.sinplastico.com que ofrece multitud de productos y consejos para reducir este componente en la vida diaria.


Cerca de la mitad del plástico que se produce en el planeta es plástico que se utiliza una sola vez

“Nosotros defendemos que el plástico es perfecto para por ejemplo construir coches o para circuitos eléctricos pero a la hora fabricar productos en contacto con alimentos o cosmética consideramos que hay que evitar plástico por temas de salud y de medio ambiente. Y sobre todo rehuimos del plástico de usar y tirar y los envoltorios que se usan una sola vez ya que realmente no es necesario”, explica Laporte.

De hecho, según las estimaciones de varias entidades, cerca de la mitad del plástico que se produce en el planeta es plástico que se utiliza una sola vez.

En este sentido, gracias a unos cambios en los hábitos de consumo para reducir el impacto ambiental, sí es posible vivir sin recurrir apenas al plástico aunque lo más complicado es “no caer en un sustituto que sea peor o igual de malo”, destaca Laporte. Por ello, desde Eltiempo.es te ofrecemos la lista definitiva de productos alternativos al plástico de un solo uso.

Pajitas de bambú o metal

Las pajitas de plástico son uno de los objetos que con mayor frecuencia se encuentra entre las recogidas de basuras en playas, parques o jardines. Una opción más sostenible y reutilizable son las pajitas fabricadas con madera, bambú o metal que se pueden fregar y lavar en el lavavajillas tantas veces como quieras.

Bolsas de algodón o tela

Las bolsas de plástico tienen una vida útil muy corta. Muchos estudios estiman que solo se utilizan una vez y durante únicamente unos minutos. En este sentido, una de las alternativas al plástico más sostenibles es ir a la compra con una bolsa de tela o de algodón para poder guardar todos los alimentos y productos de consumo diario.

De hecho, cada vez más supermercados están optando por eliminar las bolsas de plástico y ofrecer otros elementos para transportar la compra como este tipo de bolsas de tela o de cartón.

Fuente: Vivir sin plático

Tarteras o tuppers

Muchos de los productos de consumo diario, especialmente los alimentos, vienen con multitud de envoltorios de plástico que únicamente cumplen su función hasta que llegan a casa, donde se tiran.

Para reducir el impacto ambiental y la basura generada en nuestro día a día, muchas personas están acudiendo a la carnicería, frutería o cualquier otro tipo de comercio con una tartera de metal o incluso tuppers – que aunque sean de plástico, no son de un solo uso- para poder guardar los productos que se compran en este tipo de establecimientos.

Botes y tarros para productos a granel

Cada vez más comercios, especialmente en las grandes ciudades, ofrecen la posibilidad de adquirir productos a granel. Desde legumbres, aceites o productos de higiene personal hasta detergente.

Un modelo de consumo en el que el usuario que acude a la tienda puede llevar consigo su propio envase, como tarros de cristal, botes o envases que sean reutilizables. O directamente los pueden adquirir en la tienda.

Productos sólidos para higiene personal

Algunos de los productos que más quebraderos de cabeza generan a la hora de reducir el consumo de plásticos son los productos de higiene personal. Champús, geles, jabones o pasta de dientes suelen tener un envase de plástico para su consumo.

No obstante, una de las opciones más comunes para evitar el plástico es recurrir a productos sólidos de higiene como pastillas de jabón, pasta de dientes o champú en sólido. Además, en este tipo de composición también existen desodorantes u otros elementos.

En el caso de las mujeres, la copa menstrual, fabricada generalmente en silicona, también puede ser una buena opción para aquellas personas que deseen reducir las bolsitas de plástico en las que vienen envueltos tampones y compresas.

Champú sólido de Ajedrea. Fuente: Ajedrea

Cubiertos y platos de madera o cartón

Otro de los productos de plástico que más residuos genera son los platos y platos de plástico de un solo uso.

Sin embargo, en el mercado ya se pueden encontrar alternativas reales a estos objetos fabricados en cartón, si lo que se desea es que sean de usar y tirar, de madera o bambú que se pueden reciclar.

E incluso algunos de estos objetos pueden ser hasta comestibles como los productos fabricados con pasta de trigo o maíz o vasos de gelatina.

Reutiliza bolsas para la basura

Estamos obligados a utilizar bolsas de basura para empaquetarla antes de tirarla al contenedor. No usarla, en este momento, es motivo de multa. Estas bolsas son en su mayoría de plástica.

Las recomendaciones aquí giran por aprovechar bolsas de plástico, si tienes por casa, en vez de comprar nuevas. O una alternativa aún más sostenible. Usa bolsas de papel o, incluso, empaquétala usando panfletos de papel publicitarios.

Fuente: Vivir sin plástico

¿En vez del film de plásticos?

La solución para dejar de usar envoltorios de plástico para preservar la comida es muy sencilla: usa un plato como tapa o mete el resto de comida en un tarro tapado con una tapa.

Algunos alimentos también se preservan bien en un bol con agua. Y si necesitas transportar un bocadillo, hazlo en una servilleta de tela.