Secciones

Actualidad La intensa lluvia amenaza el rescate de 12 niños y su entrenador en una cueva de Tailandia

Las intensas lluvias monzónicas que por estas fechas suelen afectar a Tailandia amenazan las tareas de rescate de 12 niños de un equipo de futbol y su entrenador. Desde el 23 de junio se encuentran atrapados en la gruta Tham Luang de 10 km de longitud situada en la provincia de Chiang Rai, en el norte del país. Los niños tienen edades comprendidas entre los 11 y 16 años y el entrenador 25.

Mapa de localización de la gruta de 10 km de profundidad.

Aunque las autoridades respiran aliviadas por saber que todos están sanos y salvos, el temor de la llegada de fuertes lluvias a la región durante la segunda mitad de la semana ha activado el nivel de máxima emergencia ante la inminente subida del nivel del agua dentro de la gruta. La buena noticia es que ahora mismo hay un equipo de siete militares expertos en rescate, una enfermera y un médico con el grupo.

Las autoridades de Tailandia informando minuto a minuto de los pasos a seguir con la operación rescate.

Existen varias opciones para llevar a cabo el rescate. La principal, que los niños y su entrenador se sumerjan en las aguas de la cueva y buceen hasta salir al exterior, pero la ruta es complicada, y un buen número de niños no sabe nadar. Otra opción es esperar meses a que remita el monzón y baje el nivel de las aguas para que puedan salir a pie como entraron.

Las intensas lluvias previstas para la segunda mitad de la semana aumentarían el nivel del agua en la cueva donde se encuentra el grupo

La temporada de intensas lluvias monzónicas en el norte de Tailandia se extiende de mayo a octubre y aunque unos años es más intensa que otros dependiendo de las condiciones atmosféricas y oceánicas de la región, siempre suele caer bastante agua especialmente durante los meses de julio y agosto.

El terreno esta densamente poblado de vegetación que recoge agua y la canaliza hacia el subsuelo.

El equipo de rescate también está planteado entrenar a los niños para que puedan salir buceando con ayuda de algún experto, aunque eso podría llevar varios días. El grupo, que se encuentra a 800 metros bajo tierra y a unos 3 kilómetros de la entrada de la gruta, está físicamente en buena forma, pero la falta de una buena alimentación les mantiene muy flojos.

La opción que más se baraja estas últimas horas, es que el equipo de rescate intenté sacar a todo el grupo esta semana antes de que lleguen las intensas lluvias. El nivel del agua que ha bajado algo estas últimas horas, volverá a subir inundando la gruta.  Aun así, hay expertos que creen que lo más importante ahora mismo es que los niños estén secos, bien alimentados y bastante fuertes antes de intentar la maniobra de buceo.

A medida que se intensifiquen las lluvias monzónicas también subirá el nivel del agua en la gruta.

También se ha realizado una inspección geológica del terreno para ver si hay alguna opción de cavar un conducto desde el exterior que lleve a la gruta, pero dado el tamaño de la misma podría ser peligroso ante un posible colapso del terreno.

Desde que encontraron a los niños y su entrenador hace ya 10 días, el grupo de ingenieros que colabora en las tareas de rescate no ha dejado de bombear agua para evitar que suba más el nivel de la misma dentro de la gruta. Se sacan unos 10.000 litros por día, lo que supone 1 centímetro por hora, pero tan pronto llegue otra tanda de fuertes lluvias será como empezar de cero.

Más de 1000 militares Tailandeses colaboran en las tareas de rescate, junto con equipos de otros países como el Reino Unido, Estados Unidos y Australia. De momento se respira optimismo ya que de una manera u otra las autoridades confían en poder sacar al grupo.