Secciones

Actualidad La exposición a la contaminación podría incrementar las muertes producidas por el COVID-19

Un nuevo estudio realizado en Estados Unidos muestra que las zonas con peor calidad del aire presentan mayores tasas de mortalidad por coronavirus

Mientras la propagación del virus continúa, los científicos tratan de entender mejor su comportamiento. Así, hemos podido saber que determinadas variables meteorológicas, como la frías temperaturas, pueden favorecer su transmisión.

Las últimas investigaciones apuntan a que la calidad del aire que respiramos podría ser también un factor relevante en esta crisis. Según muestran los resultados preliminares de un estudio de Harvard (Wu et al. 2020) la letalidad del virus también podría estar asociada a la contaminación del aire a la que han estado expuestos los pacientes.

La investigación se ha realizado en Estados Unidos, donde se calcula que el virus podría matar a entre 100.000 y 240.000 ciudadanos, la mayoría con patologías previas. Patologías que en gran medida están también afectadas por la contaminación.

Entre los contaminantes que más afectan a nuestra salud se hallan las partículas PM2.5,  que tienen un diámetro inferior a 2,5 micras. Aunque la Organización Mundial de la Salud recomienda que el valor anual no exceda de 10 μg/m3, en las grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, su valor suele ser mucho mayor (Linares y Diaz 2009), afectando seriamente a enfermedades respiratorias, cardiovasculares y neurocognitivas.

Evolución de concentraciones anuales de PM2.5, desde 2013 a 2018, en estaciones de Madrid y Barcelona. Fuente: European Environment Agency.

Por ello, el estudio de Harvard se ha centrado en el impacto de este contaminante. La investigación se ha basado en datos de mortalidad asociada al COVID-19 de más de 3000 condados del país, que suponen el 98% de la población estadounidense.

Además, cuentan con 17 años de datos, desde el 2000 al 2016, de concentraciones promedio de PM2.5. Analizando en la siguiente imagen las concentraciones promedio, observamos que gran parte del este de Estados Unidos y la costa oeste están expuestos a niveles superiores a 12 μg/m3.

El mapa muestra el promedio a largo plazo de 17 años (2000- 2016)  de las concentraciones de PM2.5 (en µg/m3) en los condados de EE.UU. Fuente: Wu et al. (2020).

Comparando este mapa con las tasas de mortalidad por COVID-19 en la siguiente imagen, se observa una mayor letalidad del virus en esas mismas regiones. Es decir, la mortalidad es mayor en zonas de alta exposición continuada a PM2,5. Tal es su impacto, que el estudio señala que un aumento de solo 1 µg/m3 en PM2.5 se asocia con un aumento del 15% en la tasa de mortalidad de COVID-19.

Número de muertes por COVID-19 en cada condado de EE.UU. por cada millón de habitantes (datos hasta el 4 de abril de 2020 inclusive). Fuente: Wu et al. (2020).

Las conclusiones de este trabajo coinciden con el estudio realizado en el norte de Italia (Conticini et al. 2020). Esta investigación afirmaba que el alto nivel de contaminación en las regiones de  Lombardía y Emilia-Romaña, la zona más contaminada de Europa, puede haber sido un cofactor en la alta tasa de letalidad del virus en la región, la mayor del mundo.

En base a estos resultados, los autores sugieren que los recursos deberían centrarse en las zonas con mayores niveles de contaminación, donde se podrían dar un mayor número de hospitalizaciones y de muertes.

Los científicos también subrayan la importancia de seguir aplicando las normas vigentes sobre contaminación del aire para proteger nuestra salud tanto durante como después de la crisis del COVID-19.

Fuentes utilizadas:

Conticini, E., Frediani, B. and Caro, D., 2020. Can atmospheric pollution be considered a co-factor in extremely high level of SARS-CoV-2 lethality in Northern Italy?. Environmental Pollution, p.114465.

Linares, C. and Díaz, J., 2009. Efecto de las partículas de diámetro inferior a 2, 5 micras (PM2, 5) sobre los ingresos hospitalarios en niños menores de 10 años en Madrid. Gaceta sanitaria, 23(3), pp.192-197.

Wu ,X., R. C. Nethery, M. B. Sabath, D. Braun, Francesca Dominici, 2020. Exposure to air pollution and COVID-19 mortality in the United States.

VÍDEO RELACIONADO: LA CALIDAD DEL AIRE HA MEJORADO, PERO ¿QUÉ PASARÁ CUANDO SE ACABE LA PANDEMIA?