Secciones

¿Sabías que...? “La Gran Conjunción”: Júpiter y Saturno se alinearán con la Tierra este lunes

El 21 de diciembre Júpiter y Saturno estarán tremendamente cerca en el firmamento y ya hay quien ha denominado esta conjunción como la ‘estrella de Beléndel 2020

El próximo 21 de diciembre, Júpiter y Saturno estarán tremendamente cerca en el firmamento. Tanto que, desde la Tierra, parecerán tocarse. En realidad, estarán separados por cientos de millones de kilómetros. El fenómeno ya lo están denominando muchos como la «estrella de Belén» que podremos ver en 2020.

No se sabe qué fue la estrella de Belén

Antes de ahondar en el fenómeno, vale la pena recordar que no está claro qué pudo ser la estrella de Belén. Por un lado, es imprescindible partir del punto de que lo relatado en la Biblia hace referencia a un hecho real y que tiene algunas licencias. De otro modo, directamente, no hay fenómeno alguno que pueda encajar.

Posteriormente, hay que tener en cuenta el hecho de que los Reyes Magos eran astrólogos. Es decir, estaban familiarizados con el firmamento. Por tanto, no habrían encontrado ningún significado especial en una estrella que ya conociesen.

Los planetas del Sistema Solar ya eran objetos familiares para ellos, pero sí es cierto que las conjunciones tenían un significado especial, por lo que pudieron interpretar alguna como lo que se conocería como la estrella de Belén.

No podría tratarse de un cometa por un motivo muy simple: en aquella época, la aparición de uno era una señal de un mal augurio. Es decir, de haber visto un cometa, no hubiesen avanzado en su dirección, hubiesen dado la vuelta.

La conocida como ‘estrella de Belén’ podría haber sido una supernova, una repentina aparición de una estrella brillante

Otra posibilidad es que se tratase de una supernova. En ese caso, la repentina aparición de una estrella brillante bien podría haber provocado que decidiesen seguirla. Pero hay que tener claro, en cualquier caso, que estamos hablando de un fenómeno que solo aparece mencionado en la Biblia y cuya interpretación literal nos presenta algo imposible.

Lo que sí es posible, y sucederá en solo unos días, es la conjunción de Saturno y Júpiter. Esta tiene algo especial, y es que hacía 800 años que ambos planetas no estaban tan juntos. Algo que tardará una buena temporada en repetirse.

La Gran Conjunción de Saturno y Júpiter

El lunes 21 de diciembre no solo marca el solsticio de diciembre, que supone la llegada del invierno al hemisferio norte y el verano al hemisferio sur. También es la fecha en la que tendrá lugar la Gran Conjunción. Es el nombre que recibe, específicamente, la conjunción entre Júpiter y Saturno, los dos planetas más grandes del Sistema Solar.

Hay que recordar que, en realidad, una conjunción no tiene ningún efecto ni significado especial. Son dos objetos (o más) que están cerca entre sí desde nuestro punto de vista. No tiene ningún tipo de impacto.

La Gran Conjunción de Saturno y Júpiter, los dos planetas más grandes del Sistema Solar, tiene algo de especial, y es que hacía 800 años que ambos planetas no estaban tan juntos.

A fin de cuentas, la única forma en la que los planetas nos pueden afectar es a través de la gravedad. Lógicamente, la de la Tierra es mucho más intensa que la del resto de planetas del Sistema Solar. Sea como fuere, la conjunción entre Júpiter y Saturno no sucede con frecuencia. Hay que esperar 20 años para poder verla.

Además, cuando se produce, las condiciones no son siempre las ideales. En ocasiones, como sucediera en el año 2000, están demasiado cerca del Sol. Es decir, no se puede observar desde la Tierra por su cercanía a la estrella.

Asimismo, a veces Júpiter y Saturno no llegan a acercarse tanto como en esta ocasión. El día 21 de diciembre, ambos estarán tan juntos que, si los observamos a simple vista, parecerán una estrella alargada. Si disponemos de equipo astronómico, como un pequeño telescopio, podremos llegar a observar ambos planetas dentro del campo de visión del instrumento.

El inconveniente es que solo los podremos ver justo después de la puesta de Sol, aunque no tendremos que esperar a que el cielo haya oscurecido por completo.

¿Por qué suceden cada 20 años?

Las conjunciones entre Júpiter y Saturno suceden cada 20 años porque, aproximadamente, Saturno completa 12 grados de su órbita alrededor del Sol cada año. El gigante joviano, sin embargo, completa 30 grados. Es decir, recorta 18 grados respecto a Saturno. Por lo que, en un período de 20 años, cierra una diferencia de 360º, volviendo al punto en el que se encontraba 20 años antes.

Así, podremos ver otras grandes conjunciones en 2040, 2060, 2080… pero no todas serán igual de espectaculares. Habrá que esperar, de hecho, hasta 2080 para ver una como esta.

El día 21 de diciembre, ambos planetas estarán tan juntos que, si los observamos a simple vista, parecerán una estrella alargada.

En el resto, de las próximas décadas, Júpiter y Saturno, en su momento de máxima aproximación, no llegarán a estar tan cerca como en esta ocasión. Hacía más de ocho siglos desde la última vez que sucedió. Lo que lo hace aún más atractivo es el hecho de que podemos observar cómo se van acercando ya mismo.

Cada día, al atardecer, si observamos en la dirección en la que se ha puesto el Sol, veremos a ambos planetas. Al ser de los objetos más brillantes del firmamento, son muy fáciles de reconocer. Basta observar cada día hasta el 21 de diciembre.

Veremos que, cada 24 horas, Júpiter está más cerca de Saturno, culminando en la Gran Conjunción. No es la única gran cita que nos espera en las próximas jornadas.

En la noche del 14 de diciembre tendremos, también, el pico de actividad de las Gemínidas, una de las grandes lluvias de estrellas del año. En esta ocasión, coincidirá con la luna en fase de luna nueva. Es decir, no habrá nada que impida que disfrutemos del espectáculo, que promete ser espectacular. Si tienes la oportunidad, ¡no dejes escapar ninguna de las dos citas! ¡Valdrá la pena!

VÍDEO: INFORMACIÓN SOBRE LA LLUVIA DE ESTRELLAS GEMÍNIDAS 2020