Secciones

Actualidad La crecida del Ebro, en imágenes

El río Ebro inunda miles de hectáreas a su paso por la Ribera Alta. Algunos barrios de Zaragoza han quedado incomunicados.

La punta de la crecida del río Ebro ha llegado este domingo a la ciudad de Zaragoza después de inundar miles de hectáreas en la ribera alta a su paso por La Rioja, Navarra y Aragón.

La avenida extraordinaria es ligeramente inferior que la de 2015 y llega más lenta, con una altura media de 8 metros  y un caudal de unos 2.500 m3 por segundo.

Más allá de los daños materiales, el hecho más trágico ha sido la muerte de un pastor tras morir arrastrado por la corriente del río Grío, afluente del Jalón, mientras trataba de salvar a sus ovejas.

La peor parte de la crecida del Ebro ya ha pasado por la Ribera Alta, con importantes inundaciones en campos cercanos a localidades como Castejón, Novillas, Boquiñeni, Pradilla o Cabañas, donde ha habido daños en infraestructuras, mobiliario público y carreteras en los pueblos situados aguas arriba.

La crecida del río Ebro inunda miles de hectáreas a su paso por la Ribera Alta

Ahora lo peor está por llegar a Zaragoza capital y a los pueblos situados aguas abajo, donde la rotura de varias motas de contención ha obligado a desalojar algunas viviendas.

Según las previsiones la punta de la avenida llegará a Pina a lo largo de este lunes con un caudal de unos 2.300 metros cúbicos por segundo.

La crecida del Ebro, menos habitual de lo que se cree

La lluvias prácticamente sin descanso desde el mes de enero, unido al deshielo en uno de los años con más reservas de nieve ha provocado que el río Ebro muestre una imagen que es poco habitual.

En lo que llevamos de siglo se han producido avenidas extraordinarias del Ebro en momentos muy concretos, siendo la riada más dañina la de 2015, cuando las previsiones se quedaron cortas, y la crecida del Ebro mantuvo en alerta máxima a miles de vecinos de toda la ribera zaragozana. En los municipios de Pradilla y Boquiñeni 1.400 personas fueron desalojadas.

Sin embargo, más allá de fechas muy concretas, el Ebro muestra un paisaje muy diferente, y en los meses de verano incluso se puede cruzar andando a la altura de Zaragoza, muy lejos de los más de 5 metros que alcanza en crecidas extraordinarias. En junio del pasado año, en plena sequía, el río Ebro solo registraba 64,9 metros cúbicos por segundo, muy lejos de los 2.500 metros actuales.

EL EBRO. DE LA SEQUÍA AL DESBORDAMIENTO. FUENTE @JulioAntonio48