Secciones

Actualidad, Cambio Climático La contaminación del aire reduce la esperanza de vida casi 3 años

El ozono y las partículas sólidas agravan las enfermedades cardiovasculares

VÍDEO: LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE NOS QUITA TRES AÑOS DE VIDA

contaminación del aire es un peligro para la salud pública difícil de evadir. Desde hace años sabemos que la exposición a largo plazo a la contaminación del aire aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

En un reciente estudio, científicos del Instituto Max Planck de Química y del Centro Médico de la Universidad de Mainz, Alemania, han calculado que el recorte de la esperanza de vida a nivel global debido a la contaminación del aire, es mayor que el de muchos otros factores de riesgo, como fumar, las enfermedades infecciosas o la violencia.

La contaminación del aire aumenta día a día y con ella el número de muertes en el planeta.

En 2015, la contaminación atmosférica causó 8.8 millones de muertes prematuras en todo el mundo. Esta cifra corresponde a una reducción media de la esperanza de vida per cápita de 2.9 años. En comparación, el tabaquismo la reduce una media de 2.2 años (7.2 millones de muertes), el VIH / SIDA en 0.7 años (1 millón de muertes), las enfermedades parasitarias y transmitidas por vectores como la malaria, en 0.6 años (600,000 muertes ). 

La reducción media de la esperanza de vida per cápita es de 2.9 años comparado con los 2.2 años de la del tabaquismo

Este estudio es el primero que examina el impacto global que la contaminación del aire tiene en la salud humana, comparando con otros factores de riesgo en todo el mundo. Según Thomas Münzel, director del Centro de Cardiología del Centro Médico de la Universidad de Mainz y coautor del artículo, «Nuestra comparación de diferentes factores de riesgo globales muestra que la contaminación del aire es la causa principal de mortalidad prematura y de pérdida de esperanza de vida, en particular a través de enfermedades cardiovasculares».

La Relación entre contaminación y enfermedad

En el estudio se investiga la conexión entre la exposición a contaminantes y la aparición de enfermedades calculando la exposición de la población global a diferentes contaminantes, entre ellos las partículas finas y el ozono. También se han examinado con detalle las diferentes fuentes de contaminación, distinguiendo entre emisiones naturales (incendios forestales, polvo eólico) y antropogénicas, incluido el uso de combustibles fósiles. 

La quema de combustibles fósiles detrás de gran parte de los problemas que causa la contaminación atmosférica del siglo XXI.

La mortalidad que causa la contaminación del aire es más alta en Asia oriental (35 por ciento) y Asia meridional (32 por ciento), seguida de África (11 por ciento), Europa (9 por ciento) y América del Norte y del Sur (6 por ciento). Las tasas de mortalidad más bajas se encuentran en Australia (1,5 por ciento), según los expertos asociadas con una política de calidad del aire más estricta de todos los países. Las partículas finas son las que favorecen principalmente el daño vascular y, por lo tanto, enfermedades que llevan a infartos, problemas cerebrovasculares, arritmias cardíacas e insuficiencias cardíacas. 

Distribución de exceso de mortalidad por edades debido a factores de contaminación atmosférica. A nivel global el 25% se produce en edades de menos de 60 años. En Europa ese dato es de un 11% y en África del 25%. Fuente: Lelieveld et al.

Muertes evitables

Según los resultados del estudio, casi dos tercios de las muertes causadas por la contaminación del aire, es decir, alrededor de 5,5 millones al año, son evitables. La mayor parte del aire contaminado proviene del uso de combustibles fósiles. Si se eliminaran, la esperanza de vida media en todo el mundo aumentaría en más de un año. El año pasado, el equipo del Centro Médico de la Universidad de Mainz y el Instituto Max Planck de Química publicaron un documento similar centrado en las consecuencias de la contaminación del aire en Europa. Según ese estudio, casi 800,000 europeos mueren prematuramente cada año debido a enfermedades causadas por la contaminación del aire. Además, el aire contaminado acorta la vida de los europeos algo más de dos años.

  • Los automóviles y otros vehículos a motor de combustión, como ocurre con el tabaco, debieran contener de forma visible y obligatoria «ADVERTENCIA: Este vehículo emite gases contaminantes y tóxicos. Nocivos para la salud y perjudiciales para el medio ambiente».

    En esta petición se recogen firmas para ello: http://chng.it/LRT7zyqV

    Responder
  • Hay un cóctel explosivo para las grandes ciudades de todo el mundo que pone en peligro la salud de quienes viven en él o lo visitan a diario. Es la contaminación causada principalmente por el tráfico rodado.

    Responder