Secciones

Actualidad La carabela portuguesa, presente ya en las playas de España

Esta medusa es común en el océano Atlántico aunque puede aparecer en el mar Mediterráneo debido a las corrientes y los vientos

VIDEO: EL MAPA DE LAS MEDUSAS EN ESPAÑA

La carabela portuguesa, un tipo de medusa muy urticante, ha vuelto a hacer su aparición en las costas españolas. El Ayuntamiento de Torrevieja ha retirado varios ejemplares de sus playas y en varios puntos de Ceuta y las Islas Canarias también se han producido operaciones de limpieza y control ante la presencia de este temido invertebrado.

carabela-portuguesa

La carabela portuguesa es un tipo de medusa procedente del océano Atlántico que debido a las corrientes y los vientos puede aparecer en las cosas del Estrecho de Gibraltar y de ahí acceder hasta el litoral Mediterráneo.

Su picadura es muy dolorosa y puede llegar provocar síntomas como dolor abdominal y de cabeza, arritmias, espasmos musculares, irritación en la zona afectada, sudoración o entumecimiento, entre muchos otros.

Más del 90 por ciento de los avistamientos de carabela portuguesa se producen habitualemente en el mes de abril

Por su parte, según una reciente cartografía de la población de medusas realizada por investigadores de la Universidad de Málaga en las cosas andaluces ha señalado a las costas de las provincias de Málaga y Granada como las áreas en las que se concentran los avistamientos de medusas.

En concreto, estos expertos detallan que más del 90 por ciento de los avistamientos de carabela portuguesa se producen en el mes de abril, marzo y febrero, por orden y en función del número de avistamientos.

Además, aseguran que la presencia de este tipo de medusas se concentró en el 2010, 2013 y 2018, periodos en los que las lluvias y las borrascas fueron muy abundantes y asociadas a fenómenos atlánticos.

Qué hacer en caso de picadura de carabela portuguesa

En caso de picadura por la medusa carabela portuguesa se aconseja recurrir a una atención médica de inmediato para evitar posibles riesgos y aplicar frío siempre lavando con agua salada, nunca con agua dulce.

“Se recomienda empapar el área con una solución hecha de mitad agua y mitad vinagre durante unos 30 minutos, para remover los tentáculos y se debe aplicar una crema que contenga un analgésico, un antihistamínico o un corticosteroide”, apuntan desde Oceana, una organización de investigación dedicada exclusivamente a proteger los océanos del mundo.