Secciones

Previsión La ‘Bestia del Este’ llama a las puertas de Europa

El frío invade el mapa del continente con temperaturas de -20ºC. España, de momento, se libra

VÍDEO: ASÍ «FUNCIONA» EL MECANISMO DE LA ‘BESTIA DEL ESTE’

Estamos aún en pleno invierno y la estación todavía muestra su cara más cruda: las heladas muy fuertes se extienden por el mapa de Europa y las temperaturas permanecerán todo el día por debajo de los -5ºC gracias a «la Bestia del Este».

Ya son varios días consecutivos en los que muchas ciudades europeas registran temperaturas muy por debajo de lo normal, pero llegan los días más duros del episodio de frío: este fin de semana el aire frío comenzará a esparcirse sobre el mapa provocando fuertes anomalías térmicas negativas en un episodio de extremas bajas temperaturas.

En grandes capitales europeas, donde el frío es habitual durante los meses de invierno, los valores estarán del orden de hasta 15-20 grados por debajo de lo normal, por lo que las mínimas nocturnas estarán por debajo de los -10ºC y por el día los termómetros no irán mucho más allá de los -5ºC. En España no notaremos el impacto de este fenómeno, ya que de momento seguiremos bajo la influencia de masas de aire relativamente templado.

Por el contrario de la ola de frío que vivimos en España durante el pasado mes de enero, este episodio de bajas temperaturas en Europa se debe a una descarga de aire frío procedente de latitudes más altas, es decir, es debe a la advección de una masa de aire. Sin embargo, la ola de frío que se vivió en el interior de la Península Ibérica tras las nevadas de Filomena, se debió al suelo cubierto de nieve y al anticiclón, fue precisamente ausencia de viento y movimiento atmosférico la que provocó la situación de frío extremo.

La razón de «la Bestia»: el pasillo del frío

Configuración sinóptica prevista para el día 13. Mapa: Eltiempo.es

La configuración sinóptica es clave para desatar a «la bestia del Este», como han llamado a este tipo de entradas de aire gélido procedente de la zona oriental: el anticiclón sobre la península Escandinava y una borrasca al norte del mar Negro, suponen una gran diferencia de presión que conlleva un pasillo de viento del noroeste entre los dos centros de presión (A y B). Este viento transporta el aire frío desde Siberia hacia el interior de Europa, por lo que una lengua de aire frío se derrama sobre el continente, tal como ocurrirá en los próximos días.