Secciones

Actualidad Peligros y zonas más habituales de la avispa asiática

La avispa asiática o «asesina» deja el tercer fallecido en Galicia en lo que va de año. ¿Por qué puede ser tan peligrosa?

VIDEO: LA AVISPA ASESINA LLEGA A ESPAÑA

La avispa Asiática o Velutina tiene asustada a Galicia con tres víctimas mortales en lo que de año, el último un hombre tras ser atacado por un enjambre mientras trabajaba en una finca.

Desde que estos insectos llegaron a España en 2010 procedentes del continente asiático, están haciendo estragos implantándose especialmente en las zonas húmedas y de temperaturas suaves. 

Destaca su gran capacidad de reproducción, causando estragos a las explotaciones apícolas que ven como poco pueden hacer debido a su agresividad. Sin embargo, ahora también han saltado las alarmas después de los últimos fallecimientos por picaduras.

¿Es peligrosa la avispa asiática para los humanos?

Al igual que ocurre con las avispas comunes, esta especie no suele atacar a las personas, sino que su picadura responde a una reacción defensiva. Aún así, en el momento en que se siente amenazada puede picar.

El mayor peligro está cuando la persona afectada es alérgica, ya que los síntomas de una picadura pueden ser variados; desde una reacción leve pero importante hasta provocar una asfixia debido a la inflamación de lengua y garganta.

De hecho, este verano 2019 ya se han registrado dos víctimas mortales por la picadura de este animal en dos personas que eran alérgicas. El año pasado dejó otras tres víctimas por la misma causa.

Por el momento, la avispa asiática ya se ha identificado como una de las mayores plagas que podría protagonizarse durante este verano, siendo toda Galicia, la zona del Cantábrico y parte de Cataluña las zonas más afectadas.

Galicia, toda la zona del Cantábrico y parte de Cataluña protagonizan la mayor presencia de avispa asiática

Una las principales preocupaciones es que la avispa asesina se alimenta especialmente de abejas, un insecto que es indispensable en el ciclo de la vida, siendo capaces de matar a decenas de abejas al día.

La forma de matarlas es la siguiente: separan las partes del cuerpo, las unen en una bola y las trasladan hasta el nido para alimentar a sus larvas.

Su gran capacidad de reproducción dificulta su eliminación. Por ejemplo, se está probando con un sistema que echar un insecticida a algunas avispas que, después, cuando llegan al nido esparcen entre los restantes ejemplares.