Secciones

Actualidad Krakatoa: ¿ha provocado su erupción la de otros volcanes en la región?

Su actividad el fin de semana coincidió con la de otros 15 volcanes del conocido ‘anillo de fuego’

Este pasado fin de semana, el mítico volcán Krakatoa entraba en erupción, aunque afortunadamente sin las consecuencias de su última erupción en diciembre de 2018, cuando generó un devastador tsunami.  

Lo que sí ha hecho, es despertar rumores de que su erupción ha sido capaz de activar 15 de los 452 volcanes que alberga el conocido anillo de fuego. Este gran anillo se extiende unos 40.000 kilómetros por todo el perímetro del océano Pacífico, formando una de las zonas sísmicas más activas del planeta. 

Volcanes activos en el anillo de fuego. 12 abril 2020. Fuente : USGS

El pasado fin de semana mientras Krakatoa entraba en erupción otros 15 volcanes del anillo de fuego también mostraban signos de actividad

A esos 15  volcanes además hay que sumar otros 7 que estaban ya activos antes de la erupción del Krakatoa. En total son por lo tanto 22 volcanes los que ahora mismo muestran signos de actividad a lo largo de el anillo de fuego, desde Nueva Zelanda, pasando por el este de Asia, oeste de Norte América, Centro América y toda la costa oeste de Sudamérica hasta Chile.  

¿Son ciertos los rumores de que Krakatoa ha ayudado a activar otros volcanes?

Para los vulcanólogos expertos en la materia, los rumores de que Krakatoa ha generado con su erupción un posible efecto en cadena que provocaría otras erupciones e incluso algún movimiento sísmico, son infundados.

Los vulcanólogos del Smithsonian Institution en Estados Unidos, han aclarado, que esta, es habitualmente una zona muy activa en cuanto a erupciones volcánicas se refiere.

Durante los últimos 3 meses cerca de 32 volcanes han estado en erupción en toda la región, pero hay que dejar claro que cada volcán suele ser independiente de otro por muy cerca que se encuentre

Mapa del Anillo de Fuego, una de las zonas más activas en cuanto a erupciones volcánicas se refiere. Fuente: USGS

Hay algunos ejemplos históricos de erupciones volcánicas simultáneas, pero es muy difícil determinar si una erupción causó la otra.

Si estos volcanes en erupción tienen depósitos de magma y sistemas hidrotermales comunes o superpuestos, el magma que se eleva para erupcionar desde un volcán podría afectar el sistema de conductos de respiración del otro volcán y causar algún tipo de perturbación, incluida una posible erupción.

Pero en la mayoría de los casos, una erupción realmente no ‘activa’ la erupción del respiradero cercano de otro volcán; más bien el movimiento de magma acaba saliendo a la superficie por múltiples sitios.

Entre los volcanes más relevantes que suelen mostrar signos de actividad está el Popocatépetl en México. Este si ha mostrado signos de actividad reciente, aunque preocupa más la posible vuelta a la actividad del Chichón, también en México y conocido localmente como el Chichonal.

En marzo de 1982, vivió su última gran erupción inyectando miles de millones de toneladas de dióxido de azufre y otros compuestos a la atmósfera.

El flujo piroclástico alcanzó entonces los 17 kilómetros de altitud y los 100 kilómetros de diámetro. La dramática erupción se cobró la vida de 2,000 personas y provocó un enfriamiento global de 0.5oC.

Otros volcanes problemáticos en el pasado que también muestran actividad ahora son; el Sabancaya en Perú, los Nevados de Chillán en Chile, y el Sangay en Ecuador.

En otras zonas del anillo también han mostrado signos de mayor actividad el Klyuchevskoy Shiveluch en Kamchatka, el Aso, Kuchinoerabu-jima y Sakurajima en Japón, y el Ibu, Merapi, Semeru, Dukono y Kerinci en Indonesia.

¿Porque es la zona volcánica más activa del planeta?

El Anillo de Fuego es una región de subducción de placas tectónicas, es decir que ciertas placas del manto terrestre se deslizan debajo de otras. Las fronteras o límites entre estas placas, coinciden con las zonas más activas volcánica y sísmicamente hablando.

La presión que se genera entre las placas hace que el manto terrestre produzca magma. Cuando este asciende a la superficie, forma volcanes debido a las erupciones muy activas que se producen. 

La erupción de un volcán no suele desencadenar otras erupciones a pesar de los rumores que se han difundido estos días con la erupción del Krakatoa.

La constante actividad a lo largo de esta extensa cadena de volcanes que componen el anillo no es algo nuevo, de hecho llevan así más de 200 años. Los expertos apuntan que no hay evidencia clara científica que relacione erupciones entre volcanes situados en extremos opuestos del Anillo de Fuego, o incluso entre aquellos que se encuentran a tan solo algunos kilómetros. 

¿Qué conexión hay entre una erupción volcánica y un terremoto?

La misma subducción de placas tectónicas que puede provocar una erupción volcánica puede producir un terremoto, incluso de gran magnitud. Cuando la tierra se mueve, precisamente puede ser el aviso de una posible erupción volcánica, aunque no siempre se dan juntos.

En ocasiones, cuando el magma inicia su ascenso hacia la superficie, la presión que genera puede provocar un movimiento sísmico de mayor o menor magnitud. 

Habitualmente, los movimientos sísmicos previos a una posible erupción volcánica, no se dan entorno al mismo volcán, sino en los alrededores a unos 20 o 30 km de distancia. Ese periodo de movimientos que avisan o sirven de alarma, pueden ocurrir incluso meses antes de que entre en erupción el volcán. Una vez se produce la erupción, si podría temblar la tierra en el entorno del volcán. 

VÍDEO: EL CINTURÓN DEL FUEGO SE ACTIVA