Secciones

Previsión Junio, el mes de las tormentas y también del calor

Junio, el primer mes del verano meteorológico, es el mes de las tormentas veraniegas y las primeras olas de calor. Recordamos algunas de las efemérides de este mes.

Las tormentas de junio, algo más abundantes que en mayo, empiezan a mostrar características más propias del verano. Su  mayor actividad se centra en zonas montañosas como los Pirineos y el Sistema Ibérico. Estas regiones tienen más de seis días de tormentas al mes en promedio.

Entre las efemérides tormentosas más recientes de esta región encontramos las inundaciones de Molina de Aragón el 29 de junio de 2018. La tormenta que descargó con una intensidad de 56.4 l/m2 dejó una precipitación acumulada de 14.8 l/m2.

También es frecuente la aparición del granizo, como la intensa granizada en Calamocha, Teruel, el 21 de 2013, y en las comarcas castellonenses del Alto Palancia y Plana Baixa. El granizo alcanzó el tamaño de pelotas de ping-pong, con espesores de hasta 10 cm. En 2016 en Villafranca, Castellón, se alcanzaron hasta dos palmos de granizo.

El centro y este de la península tienen en torno a dos o tres días de tormentas al mes, siendo junio el mes más habitual para las tormentas en las dos mesetas castellanas. En el cantábrico también se tiene una  frecuencia similar.

En la cornisa cantábrica se recuerda el 2010 como un año de múltiples eventos. El día 9 las intensas lluvias en la Galicia nororiental dejaron 157 l/m2 en Burela y 158 l/m2 en Viveiro, destruyendo un puente en A Mariña, Lugo. El 10 los desprendimientos de tierra y barro debido a la fuerte lluvia provocaron dos fallecidos en Asturias. 6 días más tarde, debido a las lluvias de los pasados días, desbordaron el Sella y el Nalón, ambos en Asturias.

El 25 de junio del 2010 una fuerte tormenta, en la que cayeron 35 litros en 10 minutos, inundó la ciudad de Lugo, dejándola sin luz.

En el sur de la Península y las islas la actividad es más reducida. Aun así, se tienen registros recientes de tormentas con granizo en las Islas Baleares y lluvias torrenciales en el tercio este. En cambio, en las Islas Canarias esta actividad es nula.

En junio, beber y sudar, y el fresco debe buscar

Las olas de calor en junio son cada vez más frecuentes. En el registro histórico del que disponemos se tiene un total de 10 olas de calor en este mes, pero 8 de ellas se han dado este siglo y 5, la mitad, la última década.

El siglo empezó con máximas históricas en las Islas Baleares, alcanzando los 41,4 ºC en el aeropuerto de Palma y  40 ºC en Orient Son Vidal. En junio de 2011 las olas de calor se dieron en diversos puntos de la geografía. El 21 se registraron en Canarias máximas de 41,2 ºC en San Bartolomé de Tirajana, en Gran Canaria y 41,9 ºC en Tías, Lanzarote. El 26 la ola de calor azotó Castilla y León con máximas de 38,9 ºC en Salamanca y de 38,8 ºC en Zamora.

La olas de calor del 2015 fue más extensa aún, duró más de 25 días y afectó a 30 provincias peninsulares. Entre las máximas, el 29 de junio los termómetros alcanzaron los 44 ºC en Linares 43,6 ºC en Andújar, ambas en Jaén, 40 ºC en Barajas, 41,4 ºC en Almagro y 40,8 ºC en Ciudad Real.

Sin embargo, estas máximas quedaron eclipsadas por las temperaturas alcanzadas en 2017 y 2019 sucesivamente. De hecho el 2017 es el año más cálido del siglo, con un  temperatura media 3ºC superior al promedio.

Pronto veremos cómo se presenta el próximo junio.

VÍDEO: EFEMÉRIDES DE JUNIO