Secciones

Cambio Climático José M. Moreno, miembro del IPCC: «Un mundo 4ºC más caliente es algo que no podemos permitirnos»

Entrevistamos a José Manuel Moreno, uno de los miembros de España del IPCC, que participará en la próxima COP25 de Madrid

jose manuel moreno ipcc
José Manuel Moreno, miembro del IPCC y catedrático de Ecología de la Universidad de Castilla La Mancha.

José Manuel Moreno lleva toda su vida dedicada al clima. Y en los últimos años, lamentablemente, dedicada al cambio climático. Este científico español, catedrático de Ecología de la Universidad de Castilla La Mancha y miembro del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC) participará en la próxima COP25 (la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2019 que se celebra en Madrid entre el 2 y el 13 de diciembre).

Ahora, en una entrevista con eltiempo.es, urge a los países a implantar políticas de descarbonización de sus emisiones ya que, tal y como comenta, sólo se podrá acabar con el calentamiento del planeta con una política de cero emisiones.

Octubre ha sido el mes más cálido de la historia. ¿Tenemos que acostumbrarnos a estos récords?

Lamentablemente sí. Conforme el clima siga calentándose, veremos que los meses no son como eran, y el calentamiento se irá notando, tanto más cuanto más nos calentemos. Eso no quiere decir que todos los meses serán más cálidos, pues el clima tiene una gran variabilidad. La media, conforme pasen los años, seguro que sí será más cálida.

El objetivo está claro: no superar el 2ºC de temperatura media global a finales de siglo. Pero, ¿qué sucederá si no lo cumplimos? ¿Qué consecuencias veremos?

El Acuerdo de París se compromete a que nos calentemos muy por debajo de 2º y, a poder ser, por debajo de 1,5º. No es un matiz pequeño pues lo que ha puesto de manifiesto el IPCC en su informe especial SR15 es que los impactos son mayores cuando más nos calentamos y diferencias de 0,5º son importantes.

Por tanto mejor 1,5º que 2º. No digamos ya menos de 4ºC, que nos calentaremos si no hacemos nada. Los efectos serán generalizados para las personas y los ecosistemas de los cuales dependemos para sobrevivir. Sencillamente, ese es un mundo que no nos podemos permitir de ninguna manera.

¿Y en España?

España se encuentra situada en latitudes medias. En estas zonas del planeta nos calentamos algo más que la media global pero, sobretodo, llueve poco y la tendencia es a que llueva menos.

Esta combinación de mayores temperaturas y menor precipitación hará que nuestro país se vea sometido a un gran estrés hídrico, poniendo en peligro nuestra forma de usar la tierra, pues dependemos del agua, y nuestros ecosistemas y biodiversidad, por idénticos motivos.

¿Cuáles son los principales puntos en los que trabajar para conseguirlo?

La única manera de detener el calentamiento es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. No hay otra solución. Eso supone dejar de quemar combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón), algo que hacemos todos, todos los días con solo apretar el botón de encender la luz.

El margen de tiempo que tenemos es muy pequeño, pues para 2050, esto es, en unos 40 años, tendríamos que estar con emisiones netas nulas. Un cambio de este tipo supone modificar en gran medida nuestra forma de vivir y desarrollar energías no contaminantes como las renovables. Hoy, en muchas zonas, ya son tan o más competitivas que las energías tradicionales. Ese es el camino.

«Para 2050, esto es, en unos 40 años, tendríamos que estar ante un escenario de emisiones netas nulas»

Siempre se comenta que España es un país especialmente vulnerable a las consecuencias del cambio climático. Que la COP25 se celebre en nuestro país, ¿es un buen gesto simbólico?

Para cualquier país que organice una COP es una buena plataforma hacia el exterior para mostrar sus compromisos y liderazgo. Es una pena que no tengamos gobierno aún, y todo parece que en esos días nuestros parlamentarios estarán muy ocupados precisamente en elegir gobierno.

En todo caso, los compromisos que ya ha puesto sobre la mesa el gobierno en funciones son ambiciosos, y la COP tiene que asegurarse que todos los países muestran un nivel de ambición que haga posible cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

La COP ofrece una plataforma única a nuestro gobierno o los partidos que lo vayan a sustentar para dar a conocer su políticas, espero que ambiciosas.

¿Qué tareas pendientes tiene nuestro país para ser un referente en la lucha contra el cambio climático?

La misma que casi todos los demás: reducir las emisiones de manera efectiva, mucho, ya y de forma ambiciosa. En paralelo, hay que seguir trabajando en planes de adaptación, pasando de la planificación a la ejecución.

Para usted, ¿cuáles son los 3 compromisos que deberían salir cerrados de la COP25?

El primero es que los países se comprometan a subir su nivel de ambición; el segundo es que se comprometan a dotar conforme lo acordado el fondo de adaptación; el tercero estaría relacionado con seguir avanzando en los planes de adaptación, sobre todo para aquellos menos favorecidos y más amenazados

EEUU estará presente en esta COP, pero Trump ya ha iniciado los trámites para salirse del Acuerdo de París. ¿Qué puede suponer esto?

Que un gobierno adopte medidas contrarias a lo que la mejor ciencia del momento dice es algo lamentable. Las naciones no se pueden gobernar dando la espalda a la ciencia por intereses que no sean los de la gran mayoría.

No es una buena noticia, pues pone palos en la rueda, pero, afortunadamente, en EEUU hay más, mucho más actores que el gobierno federal, y muchos de esos otros actores (estados, ciudades, empresas, etc.)  sí están asumiendo los compromisos del Acuerdo de París.