Secciones

Actualidad Se disparan los delitos relacionados con los incendios forestales en 2019

El número de personas detenidas o investigadas ha aumentado a 178 personas en los seis primeros meses del año.

En los seis primeros meses del año, la Guardia Civil ha constatado que los delitos relacionados con los incendios forestales se han disparado un 140% en los seis primeros meses del año con respecto al mismo periodo de 2018. Estos alarmantes datos los ha publicado recientemente el Intituto Armado quien detalla también que el factor humano es la causa principal de la mayoría de fuegos que afectan a las zonas rurales.

incendios-verano-2019-hectareas-causas
incendios-verano-2019-hectareas-causas

En concreto, las fuerzas de seguridad del Estado han detenido o investigado a un total de 178 personas vinculadas con los daños y las faltas medioambientales provocadas por las llamas. Casi el doble de los imputados en el periodo de enero a junio de 2018, cuando se detuvo a 95 personas relacionadas con los incendios forestales.

La mayoría de los incendios forestales se encuentran vinculados al factor humano

Uno de los casos más llamativos, es un operativo en el que se ha detenido a un individuo acusado por la comisión de hasta 16 incendios forestales en la zona de Ourense que causaron gran riesgo y peligro “para la integridad de las personas por su cercanía a las poblaciones”.

Daños causados por los fuegos en zonas rurales

En este sentido, hay que recordar que los incendios forestales son una de las catástrofes que más daños ocasionan al medio ambiente. Su impacto para la vegetación, la fauna y la flora de las zonas afectadas es devastador y muy difícil de recuperar. “Una de las consecuencias más visible es la destrucción del ecosistema y del paisaje. Además, la vegetación destruida aportaba oxígeno, capturaba CO2, sostenía el suelo y daba cobijo y alimento a una gran variedad de organismos”, detalla el Ministerio de Interior en un comunicado.

Además, otra de las consecuencias menos llamativas pero aún más grave de estos fuegos es la pérdida de suelo por la erosión. “Esta la más grave de todas las consecuencias de incendios forestales”, señalan estas mismas fuentes. Así, al desaparecer la cobertura vegetal del fuego, calcinada por las llamas, se destruye la estructura del suelo y el arrastre de las cenizas provoca una compactación de los compuestos de la tierra que impide la penetración del agua y la humidificación del suelo.

Una de las consecuencias más visible es la destrucción del ecosistema y del paisaje

“Las lluvias torrenciales arrastran las cenizas y las aguas aumentan su turbidez contaminándolas”, subrayan como otra de las consecuencias relacionados con este tipo de desastres medioambientales.

El factor humano, la causa principal de los incendios

Tal y como demuestran los registros de las últimas décadas, los incendios forestales en verano son mucho más frecuentes que en otras épocas del año. Y detrás de estos siniestros medioambientales está la mano del hombre en gran parte de ellos. “La mayoría de los incendios forestales se encuentran vinculados al factor humano, ya sea por obra de un pirómano o derivada de la negligencia en el uso del fuego, siendo muy pequeña o casi nula la incidencia de las causas naturales”, explican desde el Ministerio de Interior.

Para evitar los incendios forestales, los expertos recuerdan que durante el verano, especialmente durante los días de ola de calor y viento, está terminanmente prohibido encender fuegos. Además, también recalcan que hay extremar la precaución o no arrojar basuras ni cigarros, entre otras medidas.

Por su parte, las fuerzas de seguridad señalan que la exigencia de responsabilidades vinculadas con los incendios forestales es una de las medidas más eficaces para su prevención ya que genera un efecto disuasorio para el resto de ciudadanos y un efecto disuasorio en las personas que pueden provocar estos fuegos.