Secciones

Actualidad Cantabria arde en pleno invierno: 32 incendios activos

Un total de 760 efectivos intentan controlar los 32 incendios en Cantabria que afectan a 20 municipios

VÍDEO: INCENDIOS EN CANTABRIA EN PLENO INVIERNO

Cantabria arde. Y lo hace en pleno invierno, en medio de un mes de febrero anormalmente caluroso. Un total de 32 incendios forestales se mantienen activos durante este lunes, en un momento en el que los medios aéreos se acaban de incorporar para ayudar en la extinción del fuego, según los últimos datos ofrecidos por el Gobierno de Cantabria.

Durante todo el fin de semana los incendios en Cantabria se han mantenido activos (hasta 50 focos), afectando a un total de 20 municipios. Desde Cabuérniga y la cuenca del Pisueña, a Nansa, La Cavada, Liérganes o Los Tojos.

Aunque en este momento, el foco más complicado se encuentra en La Alcomba, en Ramales de la Victoria, donde el fuego ha llegado a acercarse en la noche del domingo a algunas viviendas y cabañas aisladas.

Lo mismo ha ocurrido en el municipio de Los Tojos, en concreto en el pueblo de Saja, donde el riesgo se ha incrementado cuando las llamas se hacían paso de forma descontrolado hacia las viviendas.


Cantabria arde. Y lo hace en pleno invierno, en medio de un mes de febrero anormalmente caluroso y seco

Poco a poco, los equipos de extinción van reduciendo el riesgo en estas zonas, pero aún quedan 32 incendios por sofocar. Más de 760 efectivos de
la Dirección General de Medio Natural, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, 112 Cantabria, la UME, Guardia Civil, Voluntarios de Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos municipales y 061 se encuentran trabajando sin descanso en la zona.

El tiempo en Cantabria

Con un mes de febrero más cálido y seco de lo habitual, el riesgo de incendios se ha disparado en los últimos días. Los focos de los incendios en Cantabria se comenzaron a desatar desde el pasado jueves, favorecidos, además, por el viento del sur y la ausencia de precipitaciones durante el fin de semana.

Sin embargo, las esperadas precipitaciones llegarán a lo largo de la tarde del lunes a Cantabria por oeste de la región y al final del día podrían haberse generalizado. El extremo oriental es la zona con más probabilidad de quedarse sin lluvias.

Cierta incertidumbre en el pronóstico ya que los distintos modelos meteorológicos no están del todo de acuerdo. Si el frente nuboso llega muy debilitado tras su paso por el Cantábrico occidental, las precipitaciones podrían resultar algo escasas. En todo caso, las precipitaciones se irán debilitando durante la madrugada y el martes por la mañana apena podrían caer algunas gotas en la costa oriental. 

Otro factor de gran importancia en esta situación es el viento. Durante el fin de semana ha predominado el cálido y seco viento del sur, este lunes el viento rola a componente norte en la región, será  más húmedo y las temperaturas más bajas que en días anteriores, sobre todo en el litoral, lo que también ayudará a aliviar la situación.

Ver previsión en Cantabria aquí.

Previsión para el lunes a las 17.00 horas en Cantabria. Eltiempo.es

Riesgo de incendios en Cantabria y pirómanos

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha señalado durante este fin de semana en sus perfiles de redes sociales a los pirómanos como la mano negra tras los últimos incendios en Cantabria.

Revilla criticó la acción de los pirómanos porque causan un «grandísimo daño» al ecosistema de Cantabria.

Todavía no existe una comunicación oficial respecto a las causas o culpables del fuego. Lo cierto es que el incremento de las temperaturas durante los últimos días en toda la cornisa cantábrica, sumado a una ausencia reiterada de precipitaciones, ha incrementado el riesgo de incendios en la zona durante los últimos días. Una condición que podrían conocer los pirómanos y aprovecharla para su objetivo.

La situación en todo el norte peninsular, en cuanto a precipiraciones se refiere, podría no mejorar en lo que queda de mes de febrero. Las previsiones señalan que la última quincena del mes podría venir más seca de lo normal en toda la cornisa cantábrica.