Secciones

Cambio Climático Huracanes, olas de calor, incendios, Covid-19: la dura realidad del cambio climático

Cada vez es mayor el número de fenómenos relacionados con el cambio climático que nos amenaza

El cambio climático se manifiesta cada día en un mayor número de frentes que amenazan a la población. Huracanes más intensos, sequías prolongadas, olas de calor, incendios devastadores, inundaciones, y todo mientras la pandemia del Covid-19 sigue sin bajar la guardia.  

Este verano la amenaza de fenómenos climáticos relacionados con un planeta cada vez más cálido, más enérgico, ha llegado de manera continua. El coronavirus no ha desaparecido con los calores del verano en el hemisferio norte, como inicialmente se pensó.

De hecho, la pandemia sigue avanzando descontrolada en muchas zonas del mundo, y en algunas el cambio climático no ayuda precisamente a contenerla. 

Este 2020, nos enfrentamos a la que podría ser una de las temporadas de huracanes más activas en el Atlántico de las últimas décadas. Posiblemente una similar a la de 2005, cuando se acabaron los nombres de la lista y tuvimos que recurrir a otros nombres utilizando el alfabeto griego. 

Este 2020, nos enfrentamos a la que podría ser una de las temporadas de huracanes más activas en el Atlántico de las últimas décadas

De momento, ya se han registrado una docena de tormentas con nombre y aún estamos a mediados de agosto. Isaías ha sido el huracán más devastador y eso que solo ha llegado a categoría 1, pero dejó tarjeta de visita desde las Carolinas hasta Nueva York y más de un millón de personas se quedaron sin suministro eléctrico. 

Anomalías de temperatura del aire para julio 2020. Fuente: NOAA

Ahora los expertos advierten de lo intensa que podría ser la segunda mitad de esta temporada que acaba oficialmente el 30 de noviembre.

Océanos cada vez más calientes y olas de calor intensas

Los océanos se calientan cada vez más y este año, los del hemisferio norte, incluyendo el Atlántico, están súper cargados de energía para alimentar a las tormentas tropicales que se vayan formando.

Ayuda también que La Niña en el Atlántico haya ido tomando posiciones, una condición fundamental para amplificar la formación de huracanes Atlánticos, sobre todo ahora que entramos en las semanas de máxima actividad.

Parte de ese calentamiento oceánico contribuye en la temperatura global que estamos midiendo este 2020 y que parece podría ser la más elevada desde que hay registros. A falta de 4 meses y medio 2020 se está jugando llegar a lo más alto del podio de los registros térmicos globales anuales junto con 2016, de momento el año más cálido de todos los que hemos medido. 

Muchas zonas del mundo, entre ellas el oeste de Estados Unidos, están viviendo ahora mismo una prolongada ola de calor y este pasado fin de semana sin ir más lejos, se ha registrado la que podría ser la temperatura más alta de todas.

Se ha medido en el Valle de la Muerte, California, con 54,4oC. Aunque esa misma zona ya tiene el récord absoluto de calor con sus 56.7oC, los expertos dudan sobre si el dato de 1913 es válido o no lo que convertiría la máxima medida esta semana en la más alta de todas.

Anomalía de temperatura de la superficie del mar el 3 de agosto de 2020. Fuente: NOAA

Con el intenso calor ya han llegado los primeros grandes incendios a muchas zonas del oeste de Estados Unidos. Uno de los estados que más los experimenta es California, y visto lo que ya esta ocurriendo en agosto, los expertos auguran que este podría ser un otoño para recordar en el lejano oeste americano.

Las altas temperaturas, fuertes vientos y baja humedad se juntan para arrasar con miles de hectáreas desde ya hasta bien avanzado el otoño. Mientras en otras zonas del planeta como Siberia los incendios arrasan miles de hectáreas en su descontrolado avance. 

Un tornado de fuego avanza por la localidad de Loyalton, California durante uno de los devastadores incendios que se han propagado esta semana. Fuente: USGS

La frecuencia de episodios extremadamente cálidos ha aumentado en las últimas cuatro décadas, siendo diez veces superior en las dos primeras décadas del siglo XXI que en la década de los ochenta y noventa del siglo XX. La ola de calor de hoy es la nueva normalidad del mañana. 

Por ello, algunos expertos dicen con ironía, ¨disfrútala mientras puedas, porque en un futuro serán mucho más intensas y difíciles de llevar¨.

Máximas previstas durante una ola de calor en 2050. Fuente: el tiempo.es

El cambio climático antropogénico esta ayudando a acentuar el impacto de todos estos elementos, consiguiendo que la temporada de incendios sea cada vez más larga y más intensa. Al fuego, hay que sumar el factor humo que tanto impacto tiene sobre la población y más en tiempos de Covid-19. 

El cambio climático antropogénico está ayudando a que la temporada de incendios sea cada vez más larga y más intensa

La combinación de tormentas tropicales, incendios forestales y otros desastres, que se producen después de meses de desastres anteriores, se están juntando con los esfuerzos para luchar y hacer frente a la pandemia del Covid-19. 

Lo que hace que el cambio climático sea una especie de «asesino silencioso» es la manera que tiene de ir alterando los peligros a los que nos enfrentamos. 

Afrontar ese cambio significa que los gobiernos tienen que invertir más dinero antes de que por ejemplo ocurra una tormenta o un incendio forestal. Es mejor reforzar viviendas y la infraestructura en general, en lugar de simplemente intentar construir mejor después del impacto.