Secciones

¿Sabías que...? Hora mágica, el mejor momento para hacer fotos

En el breve instante del amanecer y el atardecer se dan las mejores condiciones para la fotografía. La luz es más suave y apenas existe la sombra.

La hora mágica u hora dorada es conocida como el mejor momento del día para hacer fotos. Esto se debe que la luz del sol es distinta, más tenue y difusa.

¿Por qué cambia la luz?

Este fenómeno se debe a la posición del sol. Al mediodía el sol está en lo alto del cielo y su luz es más intensa. En cambio, al amanecer y al atardecer el sol está cerca del horizonte y el ángulo del sol con el horizonte es mucho menor.

Cerca del horizonte la luz del sol debe atravesar una atmósfera más gruesa que en cualquier otro momento del día, hasta doce veces más gruesa que cuando el sol está directamente encima de nosotros. El recorrido es tan largo que mucha de la luz se pierde en el camino.

¿Cómo se pierde la luz?

La luz es dispersada en su recorrido por las moléculas o partículas del aire. Esta dispersión elimina las ondas más cortas, la luz azul, y solo deja pasar las ondas más largas, la del rojo, naranja y amarillo. Por eso vemos el sol más rojizo al amanecer y al atardecer.

La reflexión que sufre la luz del sol al cruzar la atmósfera es también la causante de la luz indirecta. Esta luz más tenue y con poco contraste, tan apreciada por fotógrafos y cineastas, apenas crea sombras.

¿Cómo aprovechar la hora mágica?

La hora mágica ocurre cuando el sol está entre 4 grados por debajo del horizonte y 6 grados por encima. Cuando el sol está 6 grados por debajo del horizonte da comienzo lo que se conoce como el crepúsculo civil. El sol todavía está por debajo del horizonte, pero vemos su luz y no es necesaria la iluminación artificial.

Aprovechando esta luz, la primera hora mágica del día se da aproximadamente durante la primera hora después del amanecer. Antes de la puesta de sol tendremos nuestra segunda oportunidad del día.

La hora mágica es el instante ideal para fotografiar retratos o paisajes. También es el mejor momento para capturar la luna.

Sin embargo, la duración de la hora mágica depende de la latitud y estación en la que nos encontremos. Cuanto mayor sea la latitud a la que nos encontramos mayor será su duración. Durante el verano en el círculo polar ártico está “hora” puede durar toda la noche.