Secciones

¿Sabías que...? ¡Hongos! Qué NO debes hacer este verano

Pies descalzos, bañadores mojados, piscinas o duchas colectivas son un caldo de cultivo perfecto para la aparición de hongos. ¿Cómo evitarlo?

VER MÁS: ¿POR QUÉ UNOS SUDAMOS MÁS QUE OTROS?

Con la llegada del verano proliferan enfermedades, y una de las afecciones más típicas son los hongos. El calor y la humedad son caldo de cultivo de estos organismos que hacen que nuestros pies sufran más de lo debido. ¿Cómo debemos actuar?

En los meses veraniegos aumentan las consultas a especialistas relacionadas con los hongos. Las condiciones ambientales y las costumbres mas relajadas de esta época estival y de vacaciones propician estas infecciones.

Pies descalzos, bañadores mojados, piscinas o duchas colectivas son un caldo de cultivo perfecto para la aparición de hongos. A pesar de que provocan síntomas incómodos, como enrojecimiento de la piel, picor, sensación de quemazón, ampollas o mal olor, las infecciones por hongos no suelen revestir gravedad. Sin embargo, es importante seguir unos consejos para prevenir y que la cura se haga de forma definitiva.

Los hongos más frecuentes tienen lugar en la planta del pie o entre los dedos, con una infección conocida como dermatomicosis. Esta puede ser de dos tipos: directa (contagio de persona a persona) o indirecta (piscinas, gimnasios).

Los hongos más frecuentes tienen lugar en la planta del pie o entre los dedos, con la dermatomicosis

Aunque los pies suelen ser una de las partes más proclives a contraer hongos en verano, otras zonas como los genitales o las axilas también lo pueden ser. Suelen aparecer cuando sometemos estas partes a humedad o no las tenemos secas del todo. Por eso es muy importante la higiene personal, especialmente en estas partes dejándolas secas y limpias.

¿Cómo prevenir la aparición de hongos?

– Utilizar siempre chanclas en lugares públicos que nos impidan pisar directamente en el suelo

– Hidratar los pies con crema de urea

– En el gimnasio llevar nuestra propia toalla para colocar sobre las máquinas

– Utilizar calzado y calcetines fabricados con materiales naturales, no sintéticos

– Usar prendas de algodón

– Utilizar sandalias que no provoquen roces o heridas en la piel

– Desinfectar los accesorios de aseo personal antes de utilizarlos

– Secar bien la piel tras el lavado, especialmente entre los dedos y sin un secado excesivo que provoque irritación

VER MÁS. ¿ES REALMENTE SANO BAÑARSE EN AGUA FRÍA?