Secciones

Consejos ¡Hongos! Qué NO debes hacer este verano

Pies descalzos, bañadores mojados, piscinas o duchas colectivas son un caldo de cultivo perfecto para la aparición de hongos. ¿Cómo evitarlo?

Con la llegada del verano proliferan enfermedades, y una de las afecciones más típicas son los hongos. El calor y la humedad son caldo de cultivo de estos organismos que hacen que nuestros pies sufran más de lo debido. ¿Cómo debemos actuar?

En los meses veraniegos aumentan las consultas a especialistas relacionadas con los hongos. Las condiciones ambientales y las costumbres mas relajadas de esta época estival y de vacaciones propician estas infecciones.

Pies descalzos, bañadores mojados, piscinas o duchas colectivas son un caldo de cultivo perfecto para la aparición de hongos. A pesar de que provocan síntomas incómodos, como enrojecimiento de la piel, picor, sensación de quemazón, ampollas o mal olor, las infecciones por hongos no suelen revestir gravedad. Sin embargo, es importante seguir unos consejos para prevenir y que la cura se haga de forma definitiva.

Los hongos más frecuentes tienen lugar en la planta del pie o entre los dedos, con una infección conocida como dermatomicosis. Esta puede ser de dos tipos: directa (contagio de persona a persona) o indirecta (piscinas, gimnasios).

Los hongos más frecuentes tienen lugar en la planta del pie o entre los dedos, con la dermatomicosis

Aunque los pies suelen ser una de las partes más proclives a contraer hongos en verano, otras zonas como los genitales o las axilas también lo pueden ser. Suelen aparecer cuando sometemos estas partes a humedad o no las tenemos secas del todo. Por eso es muy importante la higiene personal, especialmente en estas partes dejándolas secas y limpias.

¿Cómo prevenir la aparición de hongos?

– Utilizar siempre chanclas en lugares públicos que nos impidan pisar directamente en el suelo

– Hidratar los pies con crema de urea

– En el gimnasio llevar nuestra propia toalla para colocar sobre las máquinas

– Utilizar calzado y calcetines fabricados con materiales naturales, no sintéticos

– Usar prendas de algodón

– Utilizar sandalias que no provoquen roces o heridas en la piel

– Desinfectar los accesorios de aseo personal antes de utilizarlos

– Secar bien la piel tras el lavado, especialmente entre los dedos y sin un secado excesivo que provoque irritación

¿Qué hago si tengo hongos?

Lo primero para acabar con los hongos en los pies, propios de los meses de verano, es mantener una correcta higiene de tus pies. Agua y jabón suele ser siempre una primera solución. No olvides de secarlos bien para evitar que la humedad alimente a tus hongos.

Cuida también el calzado, quizá necesites algún producto que te recomienden en la farmacia para poder acabar con ellos en tus zapatos. Si ves que el pie se enrojece, irrita o pica, lo mejor es acudir al farmacéutico o tu centro de atención primaria para que observen y diagnostiquen. Hay varios tratamientos en formato crema o polvos si los hongos afectan a la piel. También hay tratamientos para las uñas con hongos, cuya cura suele dilatarse hasta los tres meses hasta acabar por completo con la infección.