Secciones

¿Sabías que...? Los fenómenos meteorológicos más escalofriantes del mundo

La lluvia de sangre, los rayos globulares o los chorros de luz no son inventos de Halloween. Descrubre los fenómenos más inquietantes

VÍDEO: LOS FENÓMENOS METEOROLÓGICOS MÁS ESCALOFRIANTES

Ha llegado una de las noches más terroríficas del año, la noche de Halloween. Esta tradición de orígenes americanos, gana cada año más adeptos a nuestra tradicional festividad de Todos los Santos.

Os guste más o menos esta fecha celebramos, seguro que muchos ansiáis que llegue el día para pasar mucho miedo, por eso nosotros os vamos a mostrar que el miedo también está presente en muchos fenómenos naturales y meteorológicos que han inquietado desde hace siglos a la humanidad.

¿Queréis conocer algunos de los fenómenos meteorológicos más extraños y más cuestionados a lo largo de la historia?

Los tres soles

Parece sacado de una película de ciencia ficción, incluso de un planeta alejado al nuestro pero lo cierto es que en la Tierra se pueden ver, en determinadas ocasiones, tres soles en el cielo. Este rarísimo fenómeno meteorológico se debe a la refracción de la luz del sol en los cristales de hielo presentes en las nubes de tipo cirriforme.

Cuando sobre estos cristales, de forma hexagonal, incide la luz del sol lo hace reflejando la luz a ambos lados del Sol en el horizonte, en concreto en un ángulo de 22º y creando la apariencia de dos soles adicionales, evidentemente falsos.

Lluvia de sangre

La primera vez que fue descrita en la literatura, fue en la Ilíada de Homero, escrita en el siglo VII a.C.

Antiguamente se pensaba que la sangre que caía del cielo era de verdad y que presagiaba grandes males.

https://twitter.com/Findetiemposinc/status/1188510575854346241

Sin embargo la causa de este color tan exótico está en la acumulación de partículas de arena del desierto del Sáhara. Las tormentas de arena levantan partículas de este polvo que son arrastradas en la atmósfera kilómetros y caen en forma de lluvia.

El rayo en bola o rayo globular

Este brillante objeto flotante ha asustado durante siglos a todo aquel privilegiado que ha podido contemplarlo. Debido a su naturaleza impredecible y su cortísima duración, hay muy poca información sobre los rayos globulares más allá de relatos personales.

La existencia del rayo en bola ha sido durante largo tiempo cuestionada, y todavía son muchos los científicos que se muestran escépticos ante este fenómeno. Este fenómeno consiste básicamente en una bola de fuego que a veces aparece cerca de la descarga de un rayo cuando se producen tormentas.

Sin embargo su movimiento es escaso, permaneciendo casi estacionario y manteniendo su forma y brillo. No dura mucho y desaparece suavemente o explosionando.

El Fuego de San Telmo

Aunque su nombre induce a confusión, este curioso y poco conocido fenómeno natural eléctrico, no es ninguna clase de fuego.

El origen del fuego de San Telmo está en la electricidad estática de la atmósfera y es básicamente una descarga de luz o resplandor parecido a un salto de chispas desde un objeto metálico durante una tormenta.

Los objetos puntiagudos desprenden pequeños chasquidos o llamaradas por la ionización del aire dentro del campo eléctrico que originan estas tormentas. El aire ionizado crea esa luz entre azulada y violeta característica del fenómeno.

Antiguamente muchos marineros veían atemorizados estas luces azuladas sobre los mástiles de sus barcos.

Duendes, elfos y chorros azules (sprites)

En la mesosfera, a unos 50 kilómetros de altura, sucede este asombroso fenómeno: intensos y fuertes destellos relacionados con los rayos tormentosos.

Los duendes son descargas eléctricas con firma de columna vertical que se producen en esta capa de la atmósfera.

Los sprites son parte de una amplia familia de fenómenos eléctricos que tienen lugar en esta capa de la atmósfera, conocidos como Eventos Luminosos Transitorios (TLE), entre los que se encuentran también los elves, los halos, los blue jets o los gigantic blue jets.

Los elfos son anillos que se expanden y propagan horizontalmente a la velocidad de la luz por la base de la ionosfera (85-700 km).

Nubes lenticulares

Estas preciosas nubes, con forma de disco abombado parecen anunciar una invasión extraterrestre. Pero no, no son ovnis, son nubes que se forman en determinadas condiciones (normalmente en zonas de montaña) y de las nubes más asombrosas y fotogénicas que pueden ocupar nuestro cielo.

Lluvia de peces y ranas

Entre los siglos XIX y XX Charles Fort se dedicó a recopilar durante treinta años noticias en referencia a lluvias de elementos extraños. La realidad es que las lluvias de peces y ranas existen.

La explicación parece estar en que los animales son succionados de un río, lago o estanque por un tornado y elevados en el aire quedando atrapados en una nube de tipo tormentoso para después caer en forma de lluvia a cierta distancia dejando atónito a cualquiera que le sorprenda tan curiosa lluvia.

https://twitter.com/Jonapoc/status/1176925857589465088

Sin embargo no solo han caído ranas y peces del cielo sino también elementos de lo mas extraño, entre ellos carne (Estados Unidos 1876), un calamar (Islas Malvinas, 1997) ,arañas (argentina, 2007) o peces gato (Singapur, 1861). En algunos casos no se ha encontrado explicación científica.

Rodillos de nieve

Los anillos de nieve, conocidos como donuts de nieve o rodillos de nieve, sólo ocurren cuando las condiciones son las apropiadas. La temperatura debe estar alrededor de la de congelación, la nieve fácilmente condensable y debe haber fuertes vientos. Un poco de pendiente en la colina también ayuda.

¿Conoces alguno más? Dejanos tu comentario