Secciones

Consejos Excursionistas: 7 buenas prácticas para no molestar a la fauna silvestre

Pautas de comportamiento para disfrutar de la naturaleza de una forma respetuosa, sostenible y sin alterar hábitat de los animales. 

El otoño es una de las épocas del año en la que más gente sale al campo y al monte a disfrutar de la naturaleza. Estos meses son ideales para poder aprovechar el día tras un caluroso verano y antes de que llegue el frío del invierno. 

Actividades como el senderismo, el ecoturismo, la recogida de setas, montar en bicicleta o sencillamente salir a pasear por el entorno natural permite desconectar el cerebro de la rutina, respirar aire más limpio y pasar más tiempo con nuestros seres queridos y amigos al aire libre, más aún en estos tiempos de pandemia. 

No obstante, hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones para disfrutar de la naturaleza de manera respetuosa ya que, al acudir a estos parajes, sean cuales sean, debemos considerar que ese hábitat es el hogar de cientos de animales, aunque en muchas ocasiones, no se observan a simple vista.

Te mostramos 7 buenas prácticas para no molestar a la fauna silvestre durante las salidas a la naturaleza, sea cual sea la actividad. 

No arrojar basuras

Aunque pueda parecer una obviedad, siempre es importante recordar que, en la naturaleza está terminantemente prohibido arrojar basura, sean del tipo que sean.

Estos residuos no solo contaminan en el entorno también pueden dañar la cadena natural y el ciclo alimentario de los animales ya que pueden ingerir restos de plásticos, cristales o metal que les provoque importantes problemas de salud.

VÍDEO: MOFETA QUEDA ATRAPADA EN UN BOTE DE COMIDA TIRADO EN EL SUELO

En este aspecto, lo más adecuado es recoger y retirar todos aquellos residuos que hayamos generado y depositarlos en el contenedor adecuado. En el caso de que el parece no esté preparado, hay que llevarse la basura consigo hasta encontrar donde tirarla de forma correcta ya sean los depósitos de basuras de un pueblo o un punto limpio. 

No realizar ruidos intensos

En muchas ocasiones, especialmente al ir grupos numerosos, las personas realizan ruidos muy intensos en el medio natural con gritos, voces e incluso acuden con equipos de música al campo.

Estos sonidos tan altos pueden alterar la vida de cientos de animales y provocar no solo que se asusten en sus propios hábitats, con negativas consecuencias para el entorno, también van a impedir que durante nuestra estancia en la naturaleza podamos disfrutar de su presencia, porque al generar tanto ruido, los animales van a huir. 

Al pasear de manera cuidadosa y poco ruidosa, se pueden apreciar los sonidos propios de la naturaleza –como ocurrió durante el confinamiento-, desconectar de la ciudad y darnos cuenta de la cantidad de contaminación acústica a la que estamos expuestos en el día a día. 

Respeta y conoce el entorno

Además del ruido, también es fundamental respetar el entorno natural. Cualquier agujero en el suelo, hueco entre los arbustos, o una pequeña cavidad en la roca puede ser el hogar en el que habitan especies como liebres, aves, insectos o cualquier otro animal silvestre. 

senderismo covadonga asturias

Por ello, debemos disfrutar de la naturaleza respetando de manera cuidadosa el entorno sin destruir ningún elemento de la naturaleza.

Asimismo, esta actitud va a repercutir de manera beneficiosa a nuestra seguridad en un medio al que no estamos acostumbrados, al ser más prudentes y no tocar aquel entorno que desconocemos. Por ejemplo, se deben evitar las zonas de cría y alimentación de los animales.

Además, en estas escapadas a la naturaleza también se aconseja conocer el entorno al que vamos a acudir para no perdernos en el campo – el otoño es uno de los en los que se producen mayores extravíos de personas en la naturaleza-. En este aspecto, es recomendable planificar el paseo y especialmente preparar una mochila acorde a la actividad y conocer los riesgos y fauna que podemos encontrar en este entorno.

Utilizar caminos señalizados 

Cada vez que salimos a la naturaleza, la exposición a nuevos estímulos como sonidos, olores y parajes a los que no estamos habituados mejora tiene beneficios a nivel social y emocional, también nos ayuda a conocer el entorno del que estamos rodeados. 

Sin embargo, no hay que olvidar que en la naturaleza residen cientos de animales a los que la presencia humana puede molestar. Para evitar estas molestias en la medida de lo posible, lo más aconsejable en nuestros paseos por el campo o actividades en la naturaleza es utilizar únicamente caminos señalizados y procurar no salirse de estos senderos marcados y señalizados. Así no solo evitaremos perdernos, también se reducen las posibilidades de dañar el cobijo de un animal silvestre. 

Si acudes con perro, siempre atado

Cada vez más personas disfrutan de la compañía de un perro no solo en sus hogares, también acuden con sus mascotas a la naturaleza. Sin embargo, en entornos naturales, especialmente parajes protegidos se aconsejan que estos perros permanezcan atados en todo momento para que no disturben a la fauna del entorno. 

Es más, en algunas ocasiones, tener a un perro suelto, sin correa, en este tipo de parajes puede conllevar una sanción por parte de las autoridades que velan por el cumplimiento de la normativa en el medio natural. 

No dejar restos de alimentos 

En línea con el punto anterior, tampoco se deben dejar restos de alimentos en el medio natural. En muchas ocasiones, los restos de pan, las mondas de fruto o cualquier otro resto alimentario, se dejan en la naturaleza. Algunas personas piensan que al ser un residuo orgánico puede desintegrarse con facilidad o servir de comida para un animal. 

Sin embargo, estos restos de alimentos no forman parte del entorno, ni suelen estar en la cadena alimentaria natural de la fauna silvestre de ese hábitat, por lo que al dejarlos en el campo o en el momento exponemos a un riesgo innecesario a los animales que puede dañar su salud.

No prender fuego y avisar al 112

Por último, pero no menos importante, en la naturaleza no se debe hacer fuego ya que no solo existe un riesgo de provocar un incendio forestal sea cual sea el periodo del año, también porque la presencia de llama y humo provocado por la actividad humana no es un proceso natural y puede altera la vida del entorno y de la fauna silvestre. 

Además, ante cualquier actividad ilícita en la naturaleza o si nos encontramos con algún ejemplar en peligro de extinción herido o en un entorno poco frecuente, lo más adecuado es avisar al 112 para que los responsables medioambientales puedan tomar las medidas necesarias para su cuidado o traslado.