Secciones

Actualidad ¿Están las lluvias mejorando la calidad del aire?

Las precipitaciones y vientos de las últimas semanas han permitido reducir los niveles de contaminación atmosférica que aumentan con el fin del verano.

Con el mes de septiembre, también vuelven la rutina, los horarios laborales, el tráfico intenso y la actividad frenética a la ciudad. Todos ellos factores que influyen en la contaminación de la atmósfera de manera directa. Sin embargo, el viento, las lluvias y las tormentas de los últimos días están contribuyendo notablemente a dispersar los niveles de  polución y mejorar la calidad del aire en gran parte del país.

“Casi siempre hay un ascenso de la contaminación de agosto a septiembre por la mayor actividad humana aunque a veces las condiciones meteorológicas de finales del verano anulan esas diferencias”, señala a Eltiempo.es Xavier Querol, geólogo e investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

La influencia de las lluvias en la contaminación

La situación actual, con lluvias relativamente frecuentes acompañadas de rachas de viento, está ayudando a despejar y limpiar la contaminación atmosférica.El viento diluye y se lleva la polución mientras la lluvia la recoge y la deposita en los suelos y ecosistemas”, apunta Querol.

Casi siempre hay un ascenso de la contaminación de agosto a septiembre por la mayor actividad humana

De todos modos, hay que tener en cuenta que debido a las características climáticas de nuestro país, es de octubre a marzo cuando los episodios anticlónicos son más potentes . Y es en esta época cuando se suelen superar los valores límite de protección a la salud por contaminación. “En verano llueve muy poco y raramente se superan estos. Sin embargo, en época estival, hay otros problemas, como la superación de los valores objetivo de ozono, pero hay muy pocas superaciones de dióxido de nitrógeno”, destaca el experto.

Según el informe sobre la calidad del aire en 2017 de Madrid, elaborado por Ecologistas en Acción, entre los meses de septiembre y diciembre del pasado año, se agravaron notablemente los niveles de contaminación. Especialmente en gases como el dióxido de nitrógeno o las partículas en suspensión. Unos elevados registros que tuvieron una relación directa con la meteorología de esos meses, marcados por la sequía y el elevado número de episodios de anticiclón con inversión térmica  de un modo más intenso de lo normal, según detalla la organización ecologista

En zonas de Murcia se han superado los límites de partículas en suspensión durante varios días

“En todo caso, hay que emitir menos para que cuando no haya viento o lluvia, no lleguemos a superar los niveles de protección a la salud”, subraya Querol como medida preventiva ante episodios de alta contaminación.

Altos niveles de contaminación

A pesar de las lluvias y vientos de comienzos del mes de septiembre, varios municipios a lo largo del país han registrado altos niveles de polución por diferentes agentes contaminantes. Por ejemplo, en zonas de Murcia se han superado los límites de partículas en suspensión durante varios días. Por su parte, en Valladolid, el ayuntamiento llegó a activar el protocolo municipal de control de calidad del aire por altos índices de ozono troposférico.

Entre los meses de septiembre y diciembre de 2017 se agravaron notablemente los niveles de contaminación

Consulta la calidad del aire en tu ciudad

En Eltiempo.es se puede consultar la sección Calidad del Aire para conocer los niveles de contaminación actuales en cualquier punto del país. Este indicador mide los principales agentes nocivos de la atmósfera, sus potenciales efectos para la salud y aporta las recomendaciones que se deben seguir para protegerla.

El índice de Calidad del Aire (ICA) consultado este miércoles señala que en puntos de A Coruña, Pontevedra, Vizcaya, Toledo y Castellón, la calidad es aceptable aunque con registros algo elevados de partículas en suspensión PM 2.5. Con estos datos, existe un pequeño riesgo para aquellas personas que son sensibles a algunos de estos contaminantes o tienen problemas respiratorios.