Secciones

¿Sabías que...? Esta es la explicación de por qué es importante coger el paraguas con la mano derecha si te cae un rayo

La mano con la que se sujetan elementos como el paraguas puede ser fundamental para evitar males mayores si nos cae un rayo

Sujetar la mano con la mano derecha o con la mano izquierda durante una tormenta con probabilidad de caída de rayos puede suponer la diferencia entre sufrir lesiones o problemas de salud mucho más graves como una parada cardio respiratoria. 

Recientemente la jefa de guardia del Summa 112, Ester Armela ha asegurado en la Cadena ser que al sujetar el paraguas con la mano derecha, en caso de que nos impacte un rayo, es una situación menos peligrosa que si lo hacemos con la mano izquierda.  

rayo-paraguas-tormenta

“Con la misma trayectoria, la descarga lógicamente pasa por el corazón y probablemente este paciente habría tenido una parada cardiorespiratoria», ha detallado esta experta ante la posibilidad de agarrar el paraguas con la mano izquierda. 

Esta curiosidad ha saltado a los medios de comunicación porque hace unos días, un hombre sufrió la caída de un rayo en Torrelodones durante los episodios de tormentas que barrieron el centro peninsular la semana pasada mientras sujetaba el paraguas. Por suerte, el hombre sólo padeció quemaduras de tercer grado y un fuerte impacto como consecuencia de la caída del rayo. Pero las lesiones podrían haber sido mucho más graves si lo hubiera sujetado con la otra mano ya que podría haberle afectado al corazón.  

Lesiones por rayos

«Siempre decimos que es bueno que los rayos salgan porque, si sale, la energía parece que hace menos daño en el interior», ha recalcado Armeal. En este sentido, las lesiones que provocan este tipo de sucesos suelen ser quemaduras de diversa consideración tanto en la parte del cuerpo por la que el rayo entra como por el punto de salida.

De hecho, según apuntan desde el Centro de Control de Enfermedades de EE.UU, se estima que el 10% de las personas a las que les cae un rayo mueren como consecuencia de un ataque cardiacas. No obstante, estos fenómenos también suelen producir traumatismos, síndromes neurológicos  y las lesiones cutáneas, oculares y las mencionadas quemaduras.

Por su parte,  tal y como recogen los Agentes Forestales de Madrid en su portal, más del 70% de los fallecimientos por rayos se producen durante el verano y 92% de todos ellos entre los meses de mayo y septiembre. Justo el periodo en el que las tormentas en España se producen de manera mucho más frecuente e intensa, como ha sido el caso de este mes de agosto. 

En este sentido, en caso de encontrarnos en el medio natural y percibidir que se avecina una tormenta, lo más  adecuado es retirarse de todo lugar alto y refugiarse en zonas bajas no propensas a inundarse o recibir avenidas de agua.

“Nunca se debe echar a correr durante una tormenta y menos con la ropa mojada, esto es muy peligroso. Se crea una turbulencia en el aire y una zona de convección que puede atraer el rayo. Además, hay que deshacerse de todo material metálico, como un paraguas, y depositarlo a más de 30 metros de distancia. Los rayos aprovechan su buena conducción”, detallan los agentes forestales. 

VÍDEO: ¿CÓMO TE MOJAS MÁS: CORRIENDO O ANDANDO CUANDO LLUEVE?