Secciones

Cambio Climático España consiguió reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2019

En global se consiguió reducir un 5,7 por ciento del volumen total de emisiones respecto a 2018

Durante el 2019, España ha conseguido reducir un 5,7 por ciento sus emisiones de gases de efecto invernadero respecto a 2018. Aún así la economía española ha generado 232,2 millones de toneladas de gases que han contribuido al calentamiento global del planeta.

Los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran cómo los principales gases de efecto invernadero emitidos por los españoles son el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso

El dióxido de carbono sigue siendo el principal problema de las emisiones españolas.

Durante 2019 las emisiones de dióxido de carbono bajaron un 6,7 por ciento, las de óxido nitroso un 3 por ciento, mientras que las de metano aumentaron un 0,2 por ciento. Las que sí aumentaron en un 2,1 por ciento son las emisiones procedentes de sectores como el transporte y almacenamiento. 

Las emisiones de dióxido de carbono bajaron un 6,7 por ciento, las de óxido nitroso un 3 por ciento, mientras que las de metano aumentaron un 0,2 por ciento

La mayor parte de las emisiones registradas a lo largo de 2019, corresponden al sector de la industria manufacturera. Aunque en el sector se ha conseguido recortar un 5,8 por ciento de su volumen de emisiones, en global se sumó un 25 por ciento del total de emisiones. 

El suministro de energía eléctrica, gas, vapor, aire acondicionado y agua disminuyo sus emisiones un 19,4 por ciento contribuyendo en global al 18 por ciento de todos los gases. Mientras la generación de energía destinada a nuestros hogares, aportó un 21 por ciento del total de esos gases de efecto invernadero. 

El tráfico urbano sigue siendo uno de los principales retos a la hora de reducir emisiones de gases efecto invernadero en España.

Otras actividades relevantes como la agricultura, la ganadería, la pesca o la selvicultura destacan por sus volúmenes de metano y óxido nitroso. 

2020 marcado por la pandemia del Covid19

Será interesante ver qué datos nos llegan para este año 2020 dada la desaceleración de la actividad económica registrada durante algunos meses. Con eso en mente, deberíamos ver valores de emisiones por debajo de los registrados en 2019 aunque la recta final del año ha visto un aumento de la actividad económica.

Con vistas a la evolución de las emisiones para los próximos años, cabe destacar que reducir o eliminarlas no supondrá necesariamente detener el cambio climático de inmediato.

Esta semana hemos sabido que la reducción de las emisiones debido a las medidas restrictivas es puntual y no ha impedido los niveles récord de gases de efecto invernadero en la atmósfera, según la Organización Meteorológica Mundial.

El cielo limpio de Madrid es un lujo que a muchos nos gustaría disfrutar con la mayor frecuencia posible en un futuro.

Según un estudio reciente publicado en la revista Nature, sería necesario eliminar al menos 33 gigatoneladas de dióxido de carbono de la atmósfera cada año a partir de 2020 para reducir el calentamiento global hasta valores razonables como los acordados en París 2015

Aún deteniendo todas las emisiones de gases de efecto invernadero generados por actividades humanas este año, el escenario climático sería alarmante. Para el año 2050, la temperatura sería 3 grados más alta, con un aumento del nivel del mar de 2,5 metros respecto a los valores de 1850.