Secciones

Consejos ¿Es saludable el aire que respiras en casa?

La concentración de dióxido de nitrógeno, el moho, el polvo o el polen pueden suponer un problema para la salud

Cuando se habla de calidad del aire se tiende a pensar en lo que respiramos cuando salimos a la calle, sobre todo si se vive en la ciudad. Pero en interiores también estamos expuestos a sustancias perjudiciales para nuestra salud, tanto en casa como en los centros de trabajo.

Existen evidencias de que el aire de algunos hogares puede estar hasta cinco veces más contaminado que el aire exterior, según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos. La concentración de dióxido de nitrógeno, el moho y la existencia de partículas, como el polvo, son algunos de los causantes.

Este aire no es limpio

No siempre es fácil detectar cuándo un ambiente no es el más adecuado. Una forma de identificarlo es haciendo caso a nuestro organismo. Existen determinadas señales que nos indican que algo no va bien. Aunque algunas de ellas son sutiles y pueden estar relacionadas con otras patologías, no deberían pasarse por alto.

Los síntomas típicos de una mala calidad del aire interior son irritaciones de los ojos, nariz y garganta, sequedad de las membranas mucosas, aparición de enrojecimientos y sarpullidos en la piel, carraspera e, incluso, respiración sibilante en personas con algún problema respiratorio.

También puede provocar otro tipo de malestares, como dolores de cabeza, somnolencia o fatiga mental. Y en los casos más extremos se habla de náuseas o mareos.


El aire de algunos hogares puede estar hasta cinco veces más contaminado que el aire exterior,

Normalmente se trata de percepciones subjetivas, así que también es recomendable contar con un indicador que ofrezca información objetiva.

Existen opciones que incluso ofrecen estos datos en tiempo real, como los purificadores de aire de Dyson. Los modelos más avanzados detectan partículas y gases nocivos, y avisan de ello a través de su pantalla LCD integrada o en su aplicación con datos sobre el nivel de partículas y el tipo: si su origen es una planta, el humo de los coches o algún producto cosmético o de limpieza.

Detrás de este ‘mal ambiente’ suele estar una falta de suministro de aire fresco; contaminantes emitidos por los materiales con los que están fabricados los objetos que tenemos en casa, como los muebles; productos químicos que forman parte de la composición de algunos artículos, como los aerosoles; o todos aquellos componentes que proviene del exterior y que permanecen atrapado dentro de nuestra casa u oficina, como los gases contaminantes de los automóviles.

Respira salud

Afortunadamente, se pueden tomar medidas muy sencillas para mejorar la calidad del aire que respiramos en interiores. Una de las más evidentes es establecer un plan de limpieza regular para evitar la acumulación de polvo. Es recomendable retirarlo con un trapo húmedo y fregar para limpiar el suelo, de esta forma se evita que las partículas sigan circulando por el aire.

También es importante tener las estancias ventiladas para facilitar la renovación del aire. Además, se deberían revisar los circuitos de ventilación al menos una vez al año y cambiar el filtro. Y en la medida de lo posible mantener una humedad y una temperatura adecuadas tanto en verano como en invierno.

Si cuentas en casa con uno de los purificadores de aire de Dyson casi todas estas tareas serán mucho más sencillas. Todos los modelos disponibles ayudan a mantener un buen nivel de flujo de aire y capturan gases y partículas nocivas, reduciendo significativamente su presencia en el ambiente. Los propios dispositivos recuerdan cuándo hay que cambiar el filtro para que siga funcionando de manera óptima.

Existe la posibilidad de optar por un modelo más personal como el Dyson Pure Cool Me, que permite orientar el flujo de aire a una zona concreta y, por ejemplo, usarlo en un despacho o colocarlo en la mesilla de noche para crear un ambiente adecuado para el descanso. Mientras que Dyson Pure Cool y Dyson Pure Hot + Cool están pensados para estancias más amplias.

Ambos son capaces de ofrecer al instante un diagnóstico de la calidad el aire, además tienen de funciones de ventilador o de calefactor. De esta manera, no sólo se respirará un aire más limpio en el interior, también se aliviarán los síntomas producidos por una mala calidad del aire en nuestra salud.