Secciones

Cambio Climático ¿Es cierto que España se convertirá en un gran desierto?

Las proyecciones para final de siglo nos muestran un escenario en el que nuestro país se enfrentaría a más de un 50% de territorio árido

España es un país con una gran diversidad climática. Nuestro país se encuentra situado en latitudes medias – la región templada – a excepción del archipiélago canario que viene caracterizado por un clima subtropical.

Precisamente la localización de la península hace que tengamos dos estaciones muy marcadas – el invierno y verano- junto con dos de transición – la primavera y el otoño.

Sabemos que el verano se está alargando cada vez más debido al calentamiento global, que está propiciando el aumento de las temperaturas a medida que los años pasan.

Las proyecciones climáticas nos indican una tendencia al alza en las temperaturas para finales de siglo en cualquiera de los escenarios. Pero, la pregunta es: ¿estamos abocados a un clima desértico en nuestro país? ¿disminuirán las lluvias hasta puntos dramáticos a lo largo de las próximas décadas?

España, el país de Europa con mayor riesgo de desertificación

Según la Agencia Estatal de Meteorología se ha detectado un claro aumento en la extensión de los climas semiáridos en nuestro país, estimado en 50 años en más de 30.000 kilómetros cuadrados, lo cual representa un 6% de la superficie española. Las zonas más afectadas son Castilla-La Mancha, el valle del Ebro y el sudeste peninsular.

La desertificación es un proceso de degradación ecológica en el que el suelo fértil pierde total o parcialmente su potencial de producción

Y es que se espera que entre el año 2011-2040 la región de Murcia, Alicante y Almería se vuelvan totalmente áridas, mientras que áreas como Baleares, Comunidad Valenciana, Valle del Ebro, Castilla La Mancha o parte de Andalucía podrían ser semiáridas.

Índice de aridez: años 2011-2040 / Fuente: eltiempo.es/Ministerio de Agricultura

Para final de siglo, las proyecciones nos indican que gran parte del sur, centro y este peninsular así como las islas Canarias adquirirían un clima árido o semiárido. Poco a poco el terreno iría aumentando hacia el norte, ya que zonas como Cataluña o Castilla y León podrían verse afectadas.

Previsiones del índice de aridez: años 2071-2100 / Fuente: eltiempo.es/Ministerio de Agricultura

La desertificación es un problema real ya en España. Regiones como el sudeste, Valle del Ebro o La Mancha se han tornado más áridas en los últimos años.

De este modo es posible que la España húmeda que ocupaba un territorio del 39.41% pase a ocupar solo un 22.20% a finales de siglo.

Menos lluvia, pero más torrencial

Según las proyecciones del Panel Internacional de Cambio climático, la cuenca del Mediterráneo podría tener una reducción significativa en sus precipitaciones en los próximos años. Sin embargo, las que se produjesen podrían tener un carácter más torrencial, alimentado posiblemente por el aumento de la temperatura del nivel del mar.

Los periodos de sequía podrían ser más frecuentes en nuestro país a la par que más intensos.

Consecuencias de un país en avance a la desertificación

Es importante poder adaptar a todo un país a esta situación futura que apuntan los escenarios de cambio climático. Entre las medidas a adoptar se encuentran las de modificar la gestión del agua, adaptar la agricultura y el regadío de forma sostenible y analizar los impactos en la flora y fauna.

A todo ello se podría producir un aumento del riesgo de incendios forestales debido a la gran aridez de su superficie.

  • Hay que plantar millones de árboles en todas las zonas de riesgo,mejor en todo el país.

    Responder
  • prácticamente ya lo es. Lo que me llama la atención es cuando dicen que el verano va a ser más caluroso de lo normal. Será de lo normal en los tiempos de la abuela

    Responder