Secciones

Actualidad Erupción volcánica en el Caribe: ¿llegará la nube de cenizas y dióxido de azufre a España?

La nube de cenizas del volcán San Vicente podría llegar hasta España. Aunque no supone ningún riesgo ni peligro, ¿podríamos tener lluvia ácida?

VÍDEO: LA ERUPCIÓN DEL VOLCÁN SAN VICENTE EN DIRECTO

Tras décadas de inactividad el pasado 9 de abril el volcán La Soufriere, en la isla caribeña de San Vicente en el Caribe, entró en erupción elevando la «nube» de cenizas y gases volcánicos, como el dióxido de azufre, hasta más de 6 kilómetros de altura, extendiéndose posteriormente hasta los 16 km moviéndose hacia el este.

¿Enviará o ha enviado este volcán el dióxido azufre a España? ¿Cómo evolucionará la nube de cenizas durante los próximos días en la Península? ¿Tendremos lluvia ácida? Os lo explicamos todo en detalle.

Nube de partículas tras la erupción del volcán San Vicente viajando por el Atlántico hacie el este. Copérnicus
Columna total de dióxido de azufre tras la erupción del volcán San Vicente viajando por el Atlántico hacie el este. Fuente: Copérnicus

Pues bien, esa «nube» de cenizas y gases ha cruzado el océano Atlántico y debido a los vientos se mueve hacia el este. La nube de partículas volcánicas ha pasado ya por Canarias, tras viajar más de 6.000 kilómetros por aguas del Atlántico.

Esta previsto que entre el martes y el jueves también alcanzase el sur peninsular, aunque finalmente se ha quedado mucho más al sur de lo esperado, a medida que las concentraciones de gas y ceniza disminuyen.

La previsión nos indica que las máximas concentraciones de dióxido de azufre se alcanzarán en niveles medios y que no suponen un peligro para la población. 

Evolución del paso de la nube de cenizas del volcán sobre España

La nube de cenizas y las partículas volcánicas, especialmente el dióxido de azufre, han permanecido sobre las islas Canarias y África occidental a lo largo de este martes. El miércoles puede rozar el sur y centro peninsular, aunque se ha quedado bastante más al sur de lo esperado.

VÍDEO: ASÍ SE VIO LA ERUPCIÓN DE CENIZAS EN DIRECTO DEL VOLCÁN DE SAN VICENTE

De momento, los pronósticos indican que calidad del aire no se verá afectada ya que la nube de gas y ceniza esta a gran altitud y además va dispersándose poco a poco.

La previsión del miércoles y el jueves es de abundantes lluvias por la llegada de una nueva borrasca. Sin embargo, no hay riesgo de tener «lluvia ácida» en España. Lo cierto es que  la «nube» de dióxido de azufre procedente del volcán San Vicente se encuentra muy en altura (y no en superficie) y finalmente más al sur de lo esperado, por lo que es poco probable que se genere lluvia ácida.

volcán La Soufriere selva
Vista general del volcán La Soufriere en la isla de San Vicente, en el Caribe

¿Qué es el dióxido de azufre y por qué se forma en una erupción volcánica? 

El origen del dióxido de azufre, SO2 es, es principalmente antropogénico. Es un gas que se origina sobre todo durante la combustión de carburantes fósiles que contienen azufre (petróleo, combustibles sólidos), llevada a cabo sobre todo en los procesos industriales de alta temperatura y de generación eléctrica.

Pero también puede tener un origen natural como es este, una erupción volcánica.

Origen antropogénico del dióxido de azufre
Origen antropogénico del dióxido de azufren la producción industrial

Este contaminante puede producir, incluso a grandes distancias del foco emisor, efectos adversos sobre la salud. Estos pueden ser tales como irritación e inflamación del sistema respiratorio, afecciones e insuficiencias pulmonares o alteración del metabolismo de las proteínas, dolor de cabeza o ansiedad.

También afecta a la biodiversidad, los suelos y los ecosistemas acuáticos y forestales e incluso sobre las edificaciones.

Pero ¿cómo? A través de procesos de acidificación, pues una vez emitido, reacciona con el vapor de agua y con otros elementos presentes en la atmósfera. De este modo su oxidación en el aire da lugar a la formación de ácido sulfúrico y lluvia ácida por lo tanto.

*Fuente imagen destacada: Copérnicus