Secciones

Cambio Climático Entrevista: «El cambio climático agravará las enfermedades que tenemos»

Cristina Linares investiga desde el Instituto Carlos III la influencia entre la salud y el medio ambiente. Hablamos con ella sobre la actual pandemia del coronavirus y la influencia del cambio climático en las enfermedades del futuro

Este 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud de una forma un tanto especial, probablemente en el momento en que ésta, la salud, sea la mayor protagonista de los últimos tiempos.

Inmersos en una de las mayores crisis sanitarias que se recuerdan, la del coronavirus, hablamos con la doctora Cristina Linares, científica titular del Departamento de Epidemiología y Bioestadística del Instituto Carlos III, y probablemente, una de las personas que más sepa de España de la relación entre la salud y el medio ambiente.

Cristina Linares, investigadora del Instituto Carlos III

De hecho, Linares es una de las expertas que forma parte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el principal órgano internacional para la evaluación del cambio climático

Hablamos con ella no sólo de la pandemia actual del coronavirus a la que nos enfrentamos en este momento, sino también de las que podrían venir en un futuro. De cómo la climatología podría «ayudar» (o no) a frenar su expansión y, también, de cómo el cambio climático podría agudizar las enfermedades que ya combatimos a día de hoy.

¿Cómo nos afecta el cambio climático a la salud?

El cambio climático está ya incidiendo en la salud de la población. Y lo hace no sólo con olas de calor y de frío más frecuentes e intensas, sino también lo vemos en el incremento de la contaminación, en eventos meteorológicos extremos (esas inundaciones y sequías tan potentes) o en las muchas enfermedades infecciosas transmitidas por mosquitos.

¿Qué cifras barajáis los expertos?

Las previsiones indican que entre 2030 y 2050 el cambio climático causará unas 250.000 defunciones adicionales cada año. Una cifra similar a todos los habitantes de A Coruña o Granada.

Las previsiones indican que entre 2030 y 2050 el cambio climático causará unas 250.000 defunciones adicionales cada año

Estamos viendo que la climatología también podría influir ahora en la expansión del coronavirus. ¿Qué se sabe de momento?

Durante estas semanas, el Dr. Julio Díaz Jiménez (Jefe del Dpto. de Epidemiología y Bioestadística) y yo hemos estado analizando cómo la influencia de factores como la temperatura y la humedad pueden afectar a la propagación del Covid19 con la evidencia científica recogida hasta ahora.

Una hipótesis importante para las estrategias de mitigación de la enfermedad COVID-19 es si el virus SARS-CoV-2 es menos transmisible en climas cálidos y húmedos. Ésta es una de las grandes preguntas que actualmente se plantea en el mundo científico y hay argumentos tanto a favor como en contra.

¿Por qué existen dudas aún sobre la influencia del calor, por ejemplo, en la expansión del COVID-19?

El CDC (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades) de los EE.UU. afirma que todavía no se sabe si el clima o la temperatura afectan a la propagación de COVID-19. 

Se basan en que, por ejemplo, algunos otros virus, como el del resfriado común y el de la gripe, se propagan más durante los meses de clima frío, pero eso no significa que sea imposible enfermar con estos virus durante otros meses.

Predecir cómo se comportará un virus nuevo en función de cómo se comportan los análogos siempre es especulativo, pero tenemos que hacerlo cuando aún no se tienen datos suficientes. 

Entonces, ¿por qué existe diferente propagación del virus según zonas geográficas y climas?

Hay datos ecológicos curiosos, como la diferente velocidad de propagación entre zonas geográficas con factores climáticos diferentes. La propagación en las zonas más cálidas de China ha sido más lenta que en la parte continental.

La extensión por el Hemisferio Norte parece no encontrar resistencia en una determinada “franja” climática: Irán, Corea del Sur, Norte de Italia, Centro y Norte de España, Francia, Suiza, Países Bajos, parte de Alemania y Gran Bretaña, y últimamente Norte América. En los países del Norte de Europa, el proceso parece ser más lento y también en países del Hemisferio Sur, África o América central.

De momento, la estacionalidad no puede considerarse un factor modulador clave de la transmisibilidad del COVID19

Todos estos datos sugieren que la temperatura se podría relacionar con la propagación del virus, aunque podrían deberse también a diferencias en movilidad entre zonas o al efecto de medidas de control.

La capacidad del SARS-CoV-2 para extenderse eficazmente a nivel mundial, incluso en climas cálidos y húmedos, sugiere de momento que la estacionalidad no puede considerarse un factor modulador clave de su transmisibilidad.

mapa-coronavirus-mundo-afectados
Mapa con los afectados por coronavirus a nivel mundial

Por otro lado, ¿hablamos ya de nuevas enfermedades provocadas por el cambio climático?

En realidad no es que se creen nuevas enfermedades, pero sí estamos viendo que se amplifican y agravan las existentes. Es el caso del dengue, paludismo, asma, tuberculosis o diarreas.

¿Esto supondrá un aumento de la mortalidad también en esas áreas?

Los últimos estudios apuntan además a que entre 2030 y 2050 habrá 38.000 muertes más de ancianos por golpes de calor, 40.000 por diarreas y 68.000 por malaria.

Por no hablar de la contaminación: en España la contaminación en las ciudades ya ha sido relacionada con con el aumento de partos prematuros, ansiedad y las alergias, con pólenes cada vez más agresivos”

¿Podemos hacer algo para mitigar esta relación del cambio climático en la salud?

Lo primero, tomar conciencia. El cambio climático perjudica seriamente a nuestro medio ambiente y biodiversidad, pero también a nuestra salud. Todos podemos contribuir para reducir su impacto.

Por ejemplo, si no queremos vernos perjudicados por el calor extremo o la contaminación, comencemos a reducir las emisiones que producimos: con el transporte, en casa, en tus compras, cuando viajas… Si queremos invertir en salud, invirtamos también en un planeta más saludable.

VÍDEO RELACIONADO: MÁS ENVEJECIDOS POR CULPA DEL CAMBIO CLIMÁTICO