Secciones

Actualidad Entrevista al español que busca la vacuna del COVID-19: «Hay que prepararse ya para el invierno que viene»

El investigador Adolfo García Sastre confía en que el coronavirus se convierta en un virus estacional, pero advierte de que habrá que estar prevenido el año que viene porque volverá

Se trata de uno de los virólogos más reputados del mundo y, ahora, como no podía ser de otra manera, se encuentra siguiendo los pasos del COVID-19. Adolfo García Sastre (Burgos, 1964) es catedrático y director del Instituto Global de Salud y Patógenos Emergentes en la Escuela de Medicina de Icahn en el Hospital Mount Sinai (Nueva York).

Cree que lo más seguro es que el coronavirus se convierta en un virus estacional, como lo son la mayoría de virus respiratorios, pero también cree que el reto llegará el invierno que viene, cuando lo más seguro es que vuelva a atacarnos.

Adolfo García Sastre (Burgos, 1964)

¿El Covid-19 se comporta de forma similar al virus de la gripe? ¿Cuál es la principal diferencia?

Las principales similitudes son que que ambos son virus respiratorios. Causan un espectro de enfermedad que va de muy leve a muy grave, la enfermedad grave es pneumonia con fallo respiratorio. Se propaga de un modo similar. Se adquiere la infección por los ojos o por las vías respiratorias (nariz, boca). Los grupos de riesgo de tener enfermedad más grave son parecidos.

Pero también hay diferencias. Y es que todos somos susceptibles, mientras que con gripe, con la excepción de las gripes pandémicas (1918, 1957, 1968, 2009), parte de la población es resistente debido a infección anterior o a vacunación. Esto hace que el número de infectados pueda a llegar a ser más elevado que el que causa gripe al año. No existe un antiviral que se sepa con seguridad que es efectivo contra COVID-19, pero sí contra gripe.

¿Hay cada vez más evidencias de que el coronavirus podría tratarse de un virus estacional?

Es fácil que se vuelva estacional. Eso significa que la primera onda de expansión, que es la que estamos viviendo, sea preocupante debido a que todo el mundo es susceptible. Según haya más gente infectada y recuperada que sean más resistentes a infección, el virus empezará a propagarse más lentamente.

Dependiendo de cuanta gente sea infectada en esta primera ola, la segunda ola, probablemente en el invierno en el hemisferio norte, será mayor o menor que la primera. Y al final se volverá un virus estacional, que infecte fundamentalmente a gente que haya nacido después del 2020, ya que la mayor parte de la gente adulta estará inmunizada por infección o vacunación.

Al final se volverá un virus estacional, que infecte fundamentalmente a gente que haya nacido después del 2020, ya que la mayor parte de la gente estará inmunizada por infección o vacunación.

Es decir, después del 2020 el virus afectará fundamentalmente a niños, los cuales son muy poco susceptibles a enfermedad grave. Como los coronavirus no cambian tanto como gripe, después de las dos primeras olas, el virus dará menos problemas que la gripe estacional. Pero tendremos que afrontar las dos primera olas, que es lo más serio.

Esto que describo es el escenario más probable, pero también puede pasar que el virus desaparezca, aunque lo dudo mucho que esto último ocurra.

¿Qué se conoce hasta ahora sobre la influencia de la temperatura/humedad en este virus?

Nada, eso solo se puede saber viendo cómo progresan los contagios cuando cambien las condiciones, pero sería extraño que no se comportara como otros virus respiratorios, que se propagan mejor en las condiciones ambientales del invierno.

¿Puede que la llegada de la primavera, con temperaturas subiendo, pueda beneficiar a bloquear el virus en nuestro país?

Lo más fácil es que contribuya a que disminuyan los contagios, pero aun así, habrá entonces que prepararse para el próximo invierno, porque volverían a aumentar en invierno.

Si es así, ¿podría expandirse más por otros países que entran ahora en otoño?

Sí, pero la estacionalidad no es lo único que puede contribuir al contagio. Países o ciudades o centros con mayor densidad de población tienen más posibilidades de contagio rápido.

Pero ¿qué pasa si tenemos periodo de lluvia elevados?, ¿puede ayudar a expandir el virus?

De nuevo, difícil de predecir, la lluvia no es un factor importante; la temperatura y humedad es más importante en el ciclo estacional de los virus respiratorios.

¿Hay en este momento en España más gente contagiada de lo que sabemos?

En todo el mundo hay más gente infectada que lo que se diagnostica. Eso ocurre porque hay muchas infecciones sin síntomas o con síntomas leves que no se llegan a diagnosticar. Eso supone un problema para contener el virus, ya que no se pueden aislar todos los casos, pero por otro lado es también algo positivo, porque indica que la mayor parte de las infecciones no son severas.

Sería extraño que no se comportara como otros virus respiratorios, que se propagan mejor en las condiciones ambientales del invierno.

Como experto, ¿qué recomendaciones dar a la ciudadanía para evitar su expansión?

Tenemos que concenciarnos que todos podemos ayudar y aportar nuestro granito de arena. Evita en lo posible el ser contagiado o el contagiar a alguien, sobre todo a alguien en un grupo de riesgo, como las personas mayores. Lavarse frecuentemente las manos, evitar en lo posible los contactos físicos y el reunirse con más gente en sitios pequeños y cerrados, aislarse voluntariamente si se tiene síntomas leves.

La gente que pueda trabajar desde casa, quedarse en casa, etc. Son medidas que no toman mucho esfuerzo y que si todo el mundo las sigue, contribuirán a que los contagios no se disparen exponencialmente.

¿Tenemos que estar preparados en el futuro para llegada de nuevos virus?

Por supuesto. Sabemos con toda seguridad que tarde o temprano nos espera otra gripe pandémica, por ejemplo.

¿Qué hemos aprendido de todo esto para estar más preparados en el futuro?

Esto es lo más triste de la situación de ahora. Se ha usado mucho dinero para desarrollar planes de preparación contra una pandemia, y a pesar de eso, está claro que no estábamos preparados. Yo creo que no deberíamos olvidarnos de esto una vez que pase, y tener más a punto la capacidad de poder producir lo que se necesite cuando algo así vuelva a ocurrir, que quizá sea solo cada cuarenta años, pero que es importante.

Sabemos con toda seguridad que tarde o temprano nos espera otra gripe pandémica

Capacidad de producir rápidamente tests de diagnóstico, incremento rápido de capacidad hospitalaria, seguir trabajando en vacunas contra virus raros que puedan saltar a humanos, evitar la entrada de animales infectados en mercados de animales, etc .

Cuando vino SARS nos pilló de sorpresa. SARS se pudo parar porque no se transmite tan fácil desde infectados sin síntomas como este nuevo SARS-2 .

Averiguamos que SARS vino de murciélagos. Averiguamos que en murciélagos los virus parecidos a SARS son muy comunes. Averiguamos que con SARS el problema fue la introducción del virus en mercados de animales vivos.

Y no hicimos nada al respecto cuando sabíamos que otro virus como el SARS podría volver a contagiar a humanos del mismo modo como lo hizo SARS. Y ahora pagamos las consecuencias.

  • No entiendo cuando dice que te haces más resistente al virus cuando ya los has pasado, igual que la gripe. No es que todos los años las personas de riesgo se tienen que vacunar aunque en años anteriores la hayas pasado? Imagino que te puede atacar con la misma intensidad.
    No sabía que te inmunizabas.

    Responder