Secciones

Actualidad En España hay una piscina por cada cuarenta personas

Las instalaciones acuáticas para ocio y deporte suman más de 1.2 millones de piscinas de las que en torno a 100.000 son públicas.

En la semana  previa del verano es el momento en el que las instalaciones acuáticas se abren al público para el disfrute de los ciudadanos ante las altas temperaturas. Unas zonas de ocio que en España alcanzan en torno a 1.200.000 piscinas tanto públicas como privadas. 

Estos son algunos datos del último ‘Estudio base del parque de piscinas de uso público y colectivo en España’  realizado por el Salón Piscina & Wellness Barcelona y la Asociación Española de Profesionales del Sector Piscinas (ASOFAP). En total España dispone de una piscina por cada 39 ciudadanos.

«España es el cuarto país del mundo y el segundo de Europa en número de piscinas de uso residencial, con un parque actual que -según las últimas estimaciones- cuenta con 1.018.000 unidades. Sumando las piscinas de uso residencial, público y colectivo, el número de piscinas en España asciende a casi 1,2 millones de unidades«, apuntan desde ASOFAP. 

El 88,7% de las piscinas contienen agua de consumo humano

La gran mayoría de estas piscinas se encuentran en comunidades de vecinos, hoteles e instalaciones deportivas. “El resto lo configuran las piscinas ubicadas en alojamientos rurales, parques acuáticos, campings y centros de hidroterapia”, indica este infirme de ASOFAP. Por comunidades, Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valencia son las regiones que más vasos acuáticos concentran.

Por su parte, desde la Asociación Española de Profesionales de la Piscina (ASEPPI)  estiman que en España que las piscinas de propiedad privada poseen una capacidad media de 40 metros cúbicos  mientras que las son públicas almacenan una media de 200 metros cúbicos.

Solo el 1% de las piscinas es de agua de mar

Con estos datos, se calcula que las instalaciones acuáticas del país poseen una capacidad de total de 62.400.000 de metros cúbicos, un volumen similar al total de agua embalsada en el pantano de Alloz en Navarra.

En cuanto al origen, el 88,7% de las piscinas contienen agua que procede sólo de la red de distribución pública (agua de consumo humano) mientras que los vasos que contienen agua de mar representan solo un 1,1%, según el último  Informe Nacional de la Calidad Sanitaria de las Piscinas en España en 2016 elaborado por el Ministerio de Sanidad.

 España dispone de una piscina por cada 39 ciudadanos

Desde ASEPPI destacan la necesidad de conservación del agua, aunque cada cierto tiempo  se recomienda su renovación para piscinas privadas. En el caso de las públicas, es obligatorio una determinada cantidad al mes por uso aunque pueden estar varias temporadas en óptimos valores.

Mantenimiento y reutilización del agua

Para ello es necesario llevar a cabo varias acciones en función de la época. Durante el verano es aconsejable cubrir la piscina con lonas de verano o cubiertas tipo persiana porque evitan en gran medida la evaporación, y además mantienen la temperatura del agua en horario nocturno.

“Con estos consejos, es posible la reutilización y optimización del agua, además del  ahorro en tareas de limpieza a principio de temporada”, recalca la asociación de profesionales que recomienda también realizar un mantenimiento regular de los filtros, el control de las pérdidas de agua en los sistemas hidráulicos y del propio vaso.

Se puede tener una piscina totalmente sostenible, tanto económica, como ecológicamente

Por su parte, en invierno se debe tratar el agua con productos específicos para esa época del año, cómo son los invernadores y es aconsejable también mantener el proceso de depuración, aunque con ciclos muchos  más reducidos. “Esto alargará la vida útil de los equipos de filtración, además de mantener el agua en perfectas condiciones y cubrir el vaso de la piscina con lonas de invierno, evitará la entrada de suciedad en el agua, y sobre todo el paso de los rayos UV”, apuntan desde ASEPPI.

“Este sector ha evolucionado mucho  en estos últimos años, y en la actualidad se puede tener una piscina totalmente sostenible, tanto económica, como ecológicamente”, apuntan desde ASEPPI.