Secciones

¿Sabías que...? «¿El sol se mueve o no?». Os explicamos los tres movimientos que hace el sol

Aunque podría parecer estático, lo cierto es que sí, el sol sí se mueve y hace tres movimientos

«¿El sol se mueve o no?» Aunque podría parecer estático, lo cierto es que sí, el sol sí se mueve. El Sol describe tres movimientos muy bien diferenciados. Eso sin contar, por supuesto, el efecto aparente de su movimiento en el cielo de la Tierra.

Si bien, este último es producto de la rotación de nuestro planeta. Así que, aprovechando que este domingo 21 de junio se celebra el Día del Sol… ¿sabes cuáles son los tres movimientos del Sol?

La rotación del Sol

Al igual que el resto de objetos del Sistema Solar, el Sol rota sobre su propio eje. Sin embargo, no lo hace de forma uniforme, como sucede con los planetas rocosos. Es decir, en la Tierra, toda su superficie tarda 24 horas en dar una vuelta sobre sí misma.

En el caso del Sol, y de los planetas gaseosos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), nos encontramos con una rotación algo más compleja. Se conoce como rotación diferencial, y supone, básicamente, que cada región de un objeto tiene un período de rotación diferente, por su propia composición.

parhelio fenomeno tres soles

Así, en el caso del Sol, podemos decir que, de media, rota sobre sí mismo una vez cada 27 días. En la práctica, sin embargo, descubrimos que, en el ecuador, esa rotación es de 25 días. Si nos alejamos hasta las regiones polares, el movimiento es mucho más lento. Tarda más de 30 días, hasta 35, en completar una vuelta.

La rotación se descubrió a través del estudio de las manchas solares. Aunque el fenómeno de la rotación diferencial es hoy sobradamente conocido, y se ha observado en múltiples ocasiones, sigue siendo objeto de estudio.

Otro ejemplo muy popular es el de Júpiter. Es el planeta con la rotación más rápida del Sistema Solar. Tarda algo menos de 10 horas en completar un giro sobre sí mismo. Aquí también encontramos una rotación diferente entre su regiones polares y ecuatoriales, pero la diferencia es mucho más pequeña que en el caso del Sol.

En el gigante joviano, las regiones ecuatoriales tardan unas 9 horas y 50 minutos en girar sobre sí mismas. Las regiones polares tardan solo 5 minutos más. La mención de Júpiter, además, no es casual…

El movimiento del Sol en el Sistema Solar

Seguramente no es ningún error decir que el movimiento más desconocido del Sol es el que describe dentro del propio Sistema Solar. Esto parecería ir contra todo lo que hemos escuchado siempre. El Sol está en el centro del Sistema Solar… ¿cómo podría moverse?

Lo cierto es que lo hace. Al tener un objeto a su alrededor (y en este caso tiene muchos), el Sol también describe un pequeño movimiento orbital. Pero es inapreciable en casi todos los casos. Es algo que podemos entender recurriendo a un concepto familiar en el mundo de la astronomía: el baricentro.

Puesta de sol en Ibiza

Un baricentro es, simplemente, el centro de masas de dos (o más) objetos que se orbiten mutuamente. Es, dicho de otra manera, el punto en torno al que ambos objetos describen su órbita. La diferencia de masa entre el Sol y los planetas es extrema. En casi todos los casos, el baricentro está dentro del volumen del Sol.

Es decir, su movimiento alrededor de ese punto es muy pequeño. En nuestro caso puede parecer una mera curiosidad, pero es una herramienta muy útil. Este comportamiento es común a todos los objetos… y a otras estrellas.

Analizando el movimiento de otras estrellas, por tanto, es posible determinar si tienen planetas a su alrededor (es una de las técnicas empleadas, conocida como método de velocidad radial). Además, hay una excepción notable en el Sistema Solar.

El baricentro del Sol y Júpiter no está dentro del volumen del Sol. Está a unos 50.000 kilómetros de su superficie, a unos 740 000 kilómetros del centro del Sol. Su radio es de 695 000. Es el único objeto del Sistema Solar cuyo baricentro con el Sol se encuentra fuera de la estrella.

El año galáctico

Finalmente, tenemos el movimiento de traslación del Sol. Nuestra estrella gira en torno al centro de la galaxia. Lo hace a una velocidad de 828 000 km/h. Tarda unos 230 millones de años en completar una vuelta a la galaxia (si bien se suele utilizar una franja que va de los 225 a los 250 millones de años). Este concepto es conocido como un año galáctico.

Es decir, el tiempo que tarda el Sol en dar una vuelta a la galaxia. En su movimiento a través del espacio, además, se mueve por encima y por debajo del plano de la galaxia, de forma ondulada.

Concepto artístico de Oumuamua, un cometa interestelar, alejándose del Sistema Solar. Crédito: NASA/ESA/STSc

Lo explicamos con detalle: si dibujamos toda la órbita del Sol, veremos que hay ligeras ondulaciones que, lentamente, llevan a nuestra estrella a alejarse ligeramente del centro en ambas direcciones. En estos momentos, nuestra estrella se encuentra unos 65 años-luz por encima del plano de la galaxia, y continúa ascendiendo.

Tardará todavía unos cuantos millones de años en alcanzar su máxima distancia del plano, por encima. Después, se acercará de nuevo al plano de la galaxia y continuará alejándose por la parte inferior. Se repite constantemente.

Si utilizamos el concepto del año galáctico, podemos hacernos una idea de la escala de tiempo en la que nos movemos. La extinción de los dinosaurios se produjo hace 65 millones de años. Es decir, desde entonces, el Sol ha recorrido, aproximadamente, casi la tercera parte de su órbita alrededor de la galaxia.

También podemos decir que el Sol tiene 20 años galácticos (si usamos la cifra de 225 millones de años). Así que, lejos de ser algo estático, el Sol se mueve. No solo a través de la galaxia, también sobre su eje e incluso a su alrededor…