Secciones

Cambio Climático El Mediterráneo según el último informe del IPCC: más calor en el futuro

En el Mediterráneo el reciente informe del IPCC indica que las temperaturas seguirán subiendo, en línea con el resto del mundo.

El último informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) es claro en sus resultados: la temperatura del planeta subió y seguirá subiendo. El informe concluye que el ser humano es responsable, y que ha causado cambios en el planeta. En el Mediterráneo, el informe del IPCC muestra que la subida sería clara.

A nivel global las perspectivas no son buenas: todo el planeta está afectado y los efectos se incrementarán, especialmente si se cumplen los escenarios más extremos. A día de hoy, uno de los escenarios más probables es el conocido como SSP2 – 4.5. Como se ve en la imagen inferior, la subida de temperaturas para 2041-2060 sería muy marcada bajo dicho escenario en algunas zonas como el círculo polar ártico.

mediterráneo informe ipcc ssp2 45
Proyección de la temperatura media anual para el período 2041-2060, escenario SSP2 4.5. Fuente: IPCC atlas

Las temperaturas del futuro en el Mediterráneo: más calor

De acuerdo a los datos recogidos en el informe, las temperaturas subirían en todos los escenarios en la cuenca mediterránea. No obstante, esta subida sería distinta según cada escenario. Para este análisis se usa de base el período 1850-1900.

Bajo el escenario de subida más suave (SSP1 – 2.6), que sin embargo es poco probable, en 2041-2060 la temperatura media habría subido 2.1ºC, y de cara al 2081-2100 la subida alcanzaría los 2.2ºC. Algo menos optimista es el escenario más probable, SSP2 – 4.5, con 2.4ºC para el primer período y 3.3ºC para final de siglo.

Los dos escenarios de mayor subida son en principio menos probables, pero sus consecuencias serían peores. El SSP3 – 7.0 da una subida de 2.6ºC para mitad de siglo, y el SSP4 – 8.5 llega a los 2.9ºC. A final de siglo, las subidas serían de 4.5ºC y 5.5ºC respectivamente.

mediterráneo ipcc
Paisaje mediterráneo en la época estival

Se notaría más en las máximas

La variable más afectada serían las temperaturas máximas. La subida sería de 2.2ºC para mediados de siglo en el escenario más optimista, mientras en el más probable se quedaría en 2.5ºC. Sin embargo, la subida en el caso de los escenarios más extremos sería muy acusada: 2.7ºC para SSP3 y 3.1ºC para SSP4.

De cara al final de siglo, los valores medios de las temperaturas máximas subirían 2.3ºC y 3.4ºC para SSP1 y SSP2 respectivamente. Como se ve, la subida sería moderada en el primer caso y algo más acusada en el segundo, pero aún manejable. Por el contrario, en los escenarios más extremos las subidas serían muy acusadas: +4.5ºC en SSP3 y +5.7ºC en SSP4.

Esta subida se dejaría notar también en el número de días con temperaturas máximas superiores a los 35 ºC. Como se ve en la tabla situada debajo, esta subida en el número de días sería notablemente mayor en el caso de los escenarios más extremos y de cara a final de siglo. A mediados de siglo las diferencias entre escenarios serían aún menores.

Escenario2041-20602081-2100
SSP1 – 2.6+14.3+14.4
SSP2 – 4.5+16.3+23.0
SSP3 – 7.0+18.2+34.3
SSP4 – 8.5+20.5+43.1
Variación del número de días con temperatura máxima >35ºC en la cuenca mediterránea. Fuente: IPCC

Y en las mínimas se notaría algo menos

De acuerdo a los datos aportados por el informe, en el Mediterráneo la subida de la media de las mínimas sería inferior a las de la temperatura media y la temperatura máxima. En el escenario más probable, la subida quedaría en 2.4ºC a mediados de siglo y 3.2ºC a finales.

En el escenario SSP1, el más optimista, la subida a ambos plazos sería de 2.1ºC. Sin embargo, los escenarios más extremos dispararían la media de temperaturas mínimas en 4.5ºC y 5.5ºC respectivamente respecto a los valores del período 1850-1900.

Esta subida tendría su reflejo en el número de días de helada, aunque aquí hay mucha incertidumbre. Muchas de las heladas en la cuenca mediterránea se dan por inversión térmica, en situaciones de estabilidad sin mucho aire frío. Sin embargo, parece que donde la incertidumbre es algo menor el número de días de helada podría reducirse alrededor de 9 días a mediados de siglo.

Escenario2041-20602081-2100
SSP1 – 2.6-8.9-9.4
SSP2 – 4.5-9.0-11.6
SSP3 – 7.0-10.9-15.7
SSP4 – 8.5-11-16.8
Variación del número de días de helada en la cuenca mediterránea. Fuente: IPCC

¿Y las precipitaciones? Hay incertidumbre

La otra variable más importante es la precipitación. ¿Cómo variará en el Mediterráneo según el informe del IPCC? En principio, la tendencia parece que sería en general al descenso, pero hay incertidumbre en amplias zonas. Esta incertidumbre es mayor en el escenario más probable, el SSP2 – 4.5.

El descenso en términos porcentuales respecto a la mediana 1850-1900 sería de 8.9% para 2041-2060 y de 9.4% para 2081-2100 según el escenario SSP1. En el SSP2, estos descensos serían del 9% y 11.6% respectivamente. Serían, como se ve, descensos pequeños, lo que conllevaría una situación manejable en cuanto a recursos hídricos.

Sin embargo, los escenarios más extremos implicarían una mayor presión en la disponibilidad de agua. El escenario SSP3 da unos descensos del 10.9% y del 15.7% para mediados y finales de siglo respectivamente. El más extremo, SSP4, dejaría este descenso de la precipitación en 16.8% de cara al final de siglo.

Muy en línea con la precipitación están los días de nieve. Aquí la incertidumbre es aún mayor, pero todos los escenarios indicarían también un descenso generalizado en la cuenca mediterránea, menor cuanto más optimista sea el escenario.

mediterráneo ipcc
Nieve en las montañas de España

El mediterráneo en el informe del IPCC: un clima cambiante

Los datos indican que las temperaturas ya han subido, en mayor o menor medida, en todo el globo terrestre. Ya a día de hoy la subida es clara, pero en el mediterráneo el informe del IPCC indica que las perspectivas de futuro no son buenas.

Mitigar estas consecuencias requiere de un esfuerzo global, de arriba a abajo, de tal forma que la carga sea para cada cual acorde a su impacto en los causantes de dicho cambio.