Secciones

Cambio Climático El Mar Mediterráneo, cada vez más «tropical» debido al cambio climático

La región del Mediterráneo es una de las más vulnerables al cambio climático y se calienta un 20% más que la media del planeta

VÍDEO: LA CRISIS CLIMÁTICA A LA QUE SE ENFRENTA EL MEDITERRÁNEO

Este verano, si te das un chapuzón en el Mar Mediterráneo, podrías encontrarte con más de una especie no habitual de la zona. Lo confirma un reciente estudio realizado por la WWF (World Wide Fund for Nature), en el que se pone de manifiesto que nuestro mar Mediterráneo se está ¨tropicalizando¨ cada vez más.

Sabemos hace tiempo que el Mediterráneo, en conjunto, es una de las regiones del planeta más vulnerables al cambio climático. El ritmo de calentamiento, es un 20% superior que la media mundial. Ese cambio está forzando a muchas especies autóctonas a desplazarse a otras zonas a la vez que otras nuevas, cerca de mil especies, se instalan en la región. 

El informe indica que al menos 1.000 especies invasoras han aparecido desde zonas más cálidas al Mediterráneo desplazando a las autóctonas

El calentamiento de nuestros mares y océanos lleva a su acidificación, un proceso que debilita bastantes de los ecosistemas marinos

A nivel global, se ha observado que el calentamiento de nuestros mares y océanos lleva a su acidificación, un proceso que debilita bastantes de los ecosistemas marinos. De la estructura de microorganismos fundamentales como el fitoplancton, hasta crustáceos, moluscos o los conocidos corales

La población de moluscos en algunas zonas del Mediterráneo ha disminuido de forma alarmante durante las últimas décadas.

El Mediterráneo, siempre conocido por sus extensas poblaciones de moluscos, ha visto como está se ha reducido un 90% en la región más oriental del mar. Nuevas especies como el pez conejo y el pez león, han ido transformando una buena parte de los habitas marinos. 

Las poblaciones de medusas también han aumentado en muchas zonas. Detrás de está explosión, está el calentamiento del agua, un aumento del vertido de contaminantes y la sobrepesca de algunas de las principales especies depredadoras de medusas.

Al menos 1.000 especies invasoras han aparecido desde zonas más cálidas al Mediterráneo desplazando a las autóctonas

Con el aumento de la temperatura del agua, han llegado también tormentas cada vez más frecuentes e intensas. Los dos factores actúan conjuntamente reduciendo las praderas de posidonia oceánica, las poblaciones de gorgonias y las nacras. 

Las praderas de posidonia también han ido menguando con el paso del tiempo en amplias zonas del Mediterráneo.

A parte del impacto que puede tener la perdida de estas especies en la biodiversidad de la región, el caso de la posidonia es más alarmante. Es una especie marina fundamental para secuestrar parte del carbono que a la larga acaba amplificando el calentamiento global. Almacena entre un 11 y un 42% de las emisiones del dióxido de carbono de los países del Mediterráneo. 

Las soluciones para evitar que este cambio siga aumentando, empiezan por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivados de la quema de combustibles fósiles. Con ello, se conseguiría reducir de manera progresiva el calentamiento de mares y océanos, y por tanto el impacto que este cambio está teniendo sobre la biodiversidad marina. 

Cada vez hay más medusas en el Mediterráneo, una situación vinculada en parte al calentamiento del agua del mar.

Óscar Esparza, experto de áreas marinas protegidas de WWF, resalta que ¨las áreas marinas protegidas, bien gestionadas, pueden contribuir mucho a reducir el estrés en las poblaciones marinas¨. 

Mejorando la protección marina se puede restaurar la biodiversidad y las poblaciones de peces en muchas zonas. De esa manera, hasta que consigamos reducir el impacto que los humanos estamos teniendo en el clima terrestre, el mar Mediterráneo podrá adaptarse mejor a los cambios que inevitablemente van a ir llegando estas próximas décadas.