Secciones

Cambio Climático El IPCC advierte: la crisis climática exige cambiar nuestra dieta

Expertos del IPCC proponen una dieta con más vegetales y un menor despilfarro de comida para luchar contra el cambio climático

Si queremos contribuir a reducir la huella del cambio climático la dieta de los humanos tiene que cambiar. Es una de las indicaciones que ha dado el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU que acaban de aprobar el informe especial Suelos y cambio climático.

En la actualidad, ya estamos explotando el 72% de la tierra sin hielo.

«La agricultura, la producción de alimentos y la deforestación son los principales impulsores del cambio climático», han indicado estos expertos en rueda de prensa, que han insistido en que «el cambio climático está empeorando una situación difícil y socavando la seguridad alimentaria».

El informe, en el que han participado 107 autores de 52 países, pone de manifiesto que la tierra «está bajo creciente presión humana». A su vez, el cambio climático (agravado por la agricultura y la deforestación) está ejerciendo una nueva presión sobre el terreno que comienza a poner en riesgo la seguridad alimentaria.

En la actualidad ya estamos explotando el 72% de la tierra sin hielo

De ahí que la dieta de los humanos y la forma de producir los alimentos pueda contribuir en la reducción de las emisiones, amortiguar la presión sobre la tierra y preservando la conservación de la biodiversidad.

Una dieta con más vegetales

Los expertos de la ONU han recalcado que «el IPCC no recomienda dietas específicas para las personas». Pero sí indican que «hay ciertas dietas que tienen una menor huella de carbono», ha apuntado Jim Skea, copresidente del Grupo de trabajo III del IPCC.

«Hay soluciones en manos de los agricultores. Pero también hay soluciones en manos de cada uno de nosotros, cuando compramos alimentos y no los desperdiciamos», ha añadido Valérie Masson, otra de las investigadoras.

El informe, en este sentido, propone potenciar las dietas que cuentan con un mayor consumo de vegetales y alimentos basados en plantas; y potenciar el consumo de carne que produzca bajas emisiones de CO2.

Y aportan algunos datos: la agricultura, la selvicultura y otras actividades vinculadas a los usos del suelo emiten ya un 23% del conjunto de los gases de efectos invernadero que calientan el planeta.

Al mismo tiempo han querido criticar el despilfarro de comida. En la actualidad, se derrocha entre un 25-30% de los alimentos que se producen en el planeta.

Reduciendo el número de comida que termina en la basura se ayudará también a paliar las presiones por reducir bosques y aumentar el suelo agrícola.

VÍDEO RELACIONADO: ALIMENTOS EN RIESGO POR EL CAMBIO CLIMÁTICO