Secciones

Actualidad El extraño agujero de ozono sin precedentes que ha aparecido sobre el Ártico

Los satélites de la NASA nos muestran un singular agujero en la capa de ozono del Ártico, que parece ser el más grande e intenso detectado hasta la fecha

VÍDEO: EVOLUCIÓN DEL AGUJERO DEL OZONO SOBRE EL ÁRTICO

El agujero de ozono en el Hemisferio Sur es ya un viejo conocido. Cada año, al acercarse la primavera austral, el otoño del Hemisferio Norte, se produce la destrucción de ozono sobre la Antártida. Este proceso se inicia durante el invierno austral, cuando predomina el fuerte vórtice polar.

Este vórtice, situado sobre el polo sur es tan intenso que deja aislada la región polar, impidiendo el intercambio de masas de aire con el exterior.  

El aire que queda aislado acumula en la estratosfera, a entre 15 y 25 kilómetros de la superficie, productos químicos conocidos como clorofluorocarbonos (CFCs). Además, durante el oscuro invierno se alcanzan temperaturas especialmente bajas, por debajo de -78ºC.

Estas temperaturas, junto con los compuestos provenientes de los CFCs, favorecen la formación de las nubes estratosféricas polares. Con el fin del invierno y la llegada de la primavera, la luz del Sol golpea estas nubes liberando reactivos que destruyen el ozono.

Nubes estratosféricas polares observadas cerca de Kiruna, Suecia. Fuente: NASA/Lamont Poole

¿Qué sucede en el Hemisferio Norte?

Mientras que estos procesos ocurren sobre la Antártida cada año, sobre el Ártico rara vez se tiene un  agujero similar. Incluso algunos agujeros de ozono sobre el Ártico podrían ser considerados simplemente como «huecos» en lugar de como un verdadero agujero.

Esto se debe a que el vórtice polar del Hemisferio Norte no es tan intenso y las temperaturas son típicamente superiores a -78ºC. Esto evita que se formen las nubes estratosféricas polares y haya una menor o ninguna destrucción de ozono.

¿Qué ha sucedido este invierno?

Este invierno ha sido diferente. A finales de noviembre las temperaturas cayeron por debajo de ese umbral y se han mantenido muy bajas desde entonces. Estas bajas temperaturas han permitido la formación de las nubes estratosféricas polares y la consiguiente destrucción de ozono.

Temperatura mínima estratosférica en 10 hPa promediada para latitudes entre 65ºN-90ºN. Los valores de este año (línea roja) pueden compararse con el promedio (amarillo) y los valores máximos y mínimos de todo el registro de temperatura desde 1979. Fuente: https://www.cpc.ncep.noaa.gov/products/stratosphere/temperature/