Secciones

Actualidad El coronavirus también está reduciendo el movimiento sísmico de la Tierra

A medida que los humanos dejamos de movernos por el planeta, este deja de vibrar

El coronavirus ha detenido la vida de millones y desacelerado las economías de todo el mundo. Ahora también sabemos, que los esfuerzos para evitar su propagación, también están frenando físicamente el movimiento que habitualmente causa la actividad humana sobre la superficie del planeta.

Los sismólogos que estudian el movimiento de la Tierra han observado una caída de lo que llaman el ¨ruido sísmico¨, algo así como el zumbido de las vibraciones de la corteza terrestre.

Esta reducción podría estar relacionada con la desconexión a gran escala de las redes de transporte y de otras actividades humanas. Lo positivo de todo esto es que el menor ruido sísmico podría ayudar a detectar terremotos más pequeños y así mejorar el monitoreo de la actividad volcánica y otros eventos sísmicos. 

La desaceleración de la actividad humana causada por la pandemia del coronavirus está reduciendo la vibración de la corteza terrestre

Una reducción de ruido de esta magnitud, generalmente solo se experimenta brevemente durante la Navidad, dice Thomas Lecocq, sismólogo del Observatorio Real de Bélgica en Bruselas, lugar donde se observó inicialmente la caída. 

Estos detectores miden las ondas sísmicas a través de la corteza terrestre, pero también detectan a los humanos en movimiento, la industria y el tráfico en forma de patrones de ruido de alta frecuencia. Durante el período de distanciamiento social obligatorio que estamos viviendo, el ruido ha bajado. 

Una lectura en 2019 del sismógrafo del observatorio real de Bélgica en Bruselas, muestra una disminución del ruido sísmico provocado por el hombre las dos últimas semanas del año en plena Navidad. La línea verde denota el ruido promedio. Imagen: Thomas Lecocq

De la misma manera que algunos fenómenos naturales como los terremotos hacen que la corteza terrestre se mueva, también lo hacen las vibraciones causadas por vehículos en movimiento y maquinaria industrial.

Y aunque los efectos de las fuentes individuales pueden ser pequeños, juntos producen ese ruido de fondo, que reduce la capacidad de los sismólogos para detectar otras señales que ocurren en la misma frecuencia.

Los datos del sismómetro belga muestran que las medidas para frenar la propagación de COVID-19 en Bruselas redujeron el ruido sísmico inducido por los humanos cerca de un tercio. Esas medidas incluían el cierre de escuelas, restaurantes y otros lugares públicos desde el 14 de marzo, y la prohibición de todos los viajes no esenciales desde el 18 de marzo.

Ya son varios los sismógrafos del mundo que han detectado una menor actividad sísmica. Imagen: Wikipedia Commons via United States Geological Survey (USGS)

De continuar el confinamiento global que estamos viviendo, en los próximos meses, los sismómetros de todo el mundo, podrían proporcionar datos sísmicos de gran valor para la investigación en el campo de la sismología.  

Por ejemplo, la caída de ese ruido o perturbación humana, beneficia a los sismólogos que usan vibraciones de fondo naturales, como las de las olas oceánicas, para sondear la corteza terrestre.

Debido a que la actividad volcánica y los cambios en las capas freáticas afectan la rapidez con la que viajan estas ondas naturales, los científicos pueden estudiar estos fenómenos al monitorear cuánto tarda una onda en llegar a un sensor determinado.

Una caída en el ruido inducido por el hombre, aumentaría la sensibilidad de los sensores a las ondas naturales con frecuencias similares a las del ruido de fondo.

La reducción del ruido sísmico puede ayudar a sismólogos de muchos centros de investigación repartidos por el mundo, a estudiar y entender mejor las causas naturales de ciertos fenómenos sísmicos.

A parte de los sismólogos belgas, también han notado cambios notables los sismólogos del Instituto de Tecnología de California en Pasadena (CalTech), unos de los centros de investigación del mundo punteros en la investigación de terremotos.

Aún así, no todas las estaciones de monitoreo sísmico del mundo van experimentar esa reducción de ruido. Muchas están ya ubicadas en áreas remotas o pozos profundos para precisamente evitar la perturbación humana.

Esos observatorios sísmicos no deberían notar grandes cambios, o ningún cambio en absoluto, en el nivel de ruido de alta frecuencia que registran.

Sección de Coronavirus de Eltiempo.es

En la nueva Sección de Coronavirus de eltiempo.es, los usuarios también pueden consultar los datos oficiales sobre coronavirus ofrecidos por el Ministerio de Salud.

En la sección se puede consultar el mapa de contagiados por coronavirus, los nuevos casos diarios, ingresos en UCI y fallecimientos por comunidad, así como el contexto de casos acumulados en España y en el resto de países del mundo afectados por coronavirus.

Además, un gran número de noticias y reportajes informan sobre los últimos estudios en virología y meteorología, además de pautas, consejos y contenidos divulgación durante el tiempo que dure la cuarentena.

VÍDEO: ¿PODRÍA BENEFICIAR EL CALOR A ERRADICAR EL CORONAVIRUS?