Secciones

Cambio Climático El cambio climático hará los anticiclones cada vez más fuertes y duraderos

Como consecuencia las olas de calor serán cada vez más extensas y duraderas

Los anticiclones, esos sistemas atmosféricos donde la presión del aire es mayor, y que habitualmente generan tiempo estable, son cada vez más grandes y duraderos y podrían serlo más aún en un futuro. Son las conclusiones de un estudio realizado por científicos de la Universidad de Rice, Estados Unidos, que afirman que el cambio climático aumentará el tamaño de los sistemas meteorológicos de alta presión que producen una situación estancamiento atmosférico.

Este fenómeno, que también se conoce como «bloqueo anticiclónico», ya ha producido algunas de las olas de calor más letales del siglo XXI, y por lo tanto habrá que contar con que estas se registren más frecuentemente.

Situación de bloqueo anticiclónico en América del Norte. Las altas presiones afectarán a amplias zonas del continente en pleno mes de enero así toda la semana. Fuente: ECMWF

Las situaciones de bloqueo anticiclónico o atmosférico, coinciden con sistemas de alta presión en latitudes medias que permanecen en su lugar durante días o incluso semanas. Dependiendo de cuándo y dónde se den estos episodios de bloqueo, pueden causar sequías, intensas precipitaciones, olas de calor o incluso períodos de tiempo muy frío.

Entre las situaciones más recientes de gran impacto relacionadas con este patrón atmosférico, se encuentran las olas de calor letales registradas en Francia en 2003, Rusia en 2010 o las que hemos vivido últimamente en Europa desde 2015 hasta este pasado verano.

El área de los fenómenos de bloqueo anticiclónico en el hemisferio norte, aumentará hasta en un 17% debido al cambio climático antropogénico

Usando datos de dos modelos numéricos de simulación climática, el equipo de investigación de Rice ha calculado, que el área de estos fenómenos de bloqueo en el hemisferio norte, aumentará hasta en un 17% debido al cambio climático antropogénico.

En el pasado, este tipo de estudios analizaban principalmente si se produce un mayor número de situaciones de bloqueo debido al cambio climático. Pero según Ebrahim Nabizadeh, principal investigador del estudio, ¨la pregunta que nadie había hecho hasta ahora es si ¿cambiará la dimensión de estos anticiclones en un clima más cálido?, algo que hemos empezado a investigar¨.

Anomalía de altura del nivel 500 mb en junio 2017 durante una intensa ola de calor en Europa. Un robusto anticiclón afectó a gran parte del continente durante un par de semanas, provocando una intensa y duradera ola de calor. Fuente : NOAA

Cuando un anticiclón abarca una mayor superficie, el efecto que tiene meteorológicamente hablando es importante, dado que las situaciones de bloqueo tienen mucho mayor impacto si son de gran tamaño.

Los conclusiones del estudio muestran que, si el sistema de alta presión se hace más grande, las olas de calor asociadas también son más grandes e intensas, y además pueden llegar a afectar a un mayor parte de la población.

Para entender con más detalle la relación entre el tamaño del anticiclón y el impacto que tendría, Nabizadeh aplicó dos modelos numéricos que simulan cambios en la circulación general de la atmósfera (GCMs) y ejecutó miles de simulaciones.

El objetivo era encontrar una fórmula simple que relacionara el área de los eventos de bloqueo anticiclónico con su ancho, la latitud y la fuerza de la corriente en chorro, todos elementos fundamentales de la circulación atmosférica.

Anomalía de temperatura en Europa durante el mes de junio, debido a la ola de calor que afecto a gran parte de oeste del continente. Un persistente anticiclón ayudó a recalentar el aire e inyectar aire cálido desde el norte de África. Fuente: NOAA

Los datos obtenidos parecen funcionar mejor para los episodios de invierno que para los de verano, según Nabizadeh, por razones que aún no se entienden del todo. Los resultados sugieren que en un futuro, los estudios de este tipo que se realicen, deberían centrarse en entender mejor los mecanismos asociados con los bloqueos de verano.

Además hace falta profundizar en la investigación para entender mejor cómo los episodios de bloqueo más intensos, pueden afectar el tamaño, la magnitud y la persistencia de situaciones climáticas extremas como las olas de calor.

  • Hola Mario.
    Los anticiclones en invierno, en general suelen traer mucho frío (España es una excepción porque el anticiclón de las Azores es muy particular y porque… ¡somos diferentes!), pero recuerdo haber estudiado en el colegio que existe el «anticiclón ibérico», una especie de cuña desgajada del anticiclón continental que desde tiempos inmemoriales anda «perdido en combate» (el antic. ibérico, no el continental). Con este refuerzo de los anticiclones, ¿podría volver nuestro anticiclón «made in Spain»? Y si se estancara mucho tiempo en la península… ¿podrían volver a producirse las antiguas olas de frío por irradiación? (también estas, olas de frío made in Spain).
    Por último, ¿tendrías la amabilidad de pasarme la URL de la imagen de arriba (con el isobárico de Norteamérica)? Gracias

    Responder
  • Siiii…objetivo conseguido, España un secarral…cambio climatico???
    Seguro…venga ya….si el clima es manipulado artificialmente, y tu lo sabes de sobra; pero te ganas el sueldo a base de mentiras…que facil.

    Responder