Secciones

Cambio Climático El cambio climático está afectando algunas regiones del planeta más que otras

Con el uso de satélites un grupo de científicos ha podido averiguar cuáles sufren mayor impacto y son más vulnerables

Con la ayuda de satélites, un grupo de científicos de la universidad de Copenhague, Dinamarca, a conseguido localizar aquellas zonas del planeta que más están sufriendo el impacto del cambio climático

Utilizando datos satelitales de vegetación y precipitación de 2000 a 2015, han conseguido mostrar como ha evolucionado la vegetación en las diferentes regiones más áridas del planeta. El patrón observado es preocupante, ya que en buen número de países en vías de desarrollo, cada vez muestran una mayor escasez de vegetación. Mientras, todo lo contrario ocurre en los países más desarrollados. 

Las imágenes de satélite utilizadas para el periodo 2000 a 2015 contemplan entre otras variables la precipitación y la vegetación de la superficie. Imagen: NASA

Más del 40 por ciento de los ecosistemas de la tierra son áridos. Un valor que está previsto siga aumentando durante lo que resta de siglo. Algunas de esas zonas áridas en África y Australia son sabana y desierto y coinciden con precipitaciones escasas. Los ecosistemas se han adaptado a los escasos recursos hídricos, pero aún así, son extremadamente vulnerables al entorno árido debido al cambio climático. 

Las zonas más afectadas por el cambio climático se encuentran en África y Asia y corresponden a países en vías de desarrollo

Una de las conclusiones principales del estudio realizado es que en estas zonas áridas la vegetación ya no responde a las escasas precipitaciones que se registran. Se adapta cada vez peor al entorno y hay menos volumen y superficie. Coincide que esta tendencia a la desertización, es más frecuente en países sub-desarrollados de África y Asia.

La sobre explotación de la tierra amplifica el cambio climático

Pero mientras unas regiones del planeta reciben menos precipitación con el consiguiente impacto sobre la vegetación, otras, han experimentado lo contrario. Este último caso se ha detectado sobre todo en algunas zonas de América del Sur y Australia.

Las áreas con tonos púrpuras indican dónde está disminuyendo el crecimiento de la vegetación en relación con la lluvia, mientras que los tonos verdes revelan áreas donde la vegetación ha crecido más de lo esperado. Las áreas blancas representan ecosistemas donde el crecimiento de la vegetación está en equilibrio con los recursos hídricos disponibles. Crédito: Universidad de Copenhague

Hay varios factores que explican el por qué el cambio climático y el aumento de las temperaturas pueden estar afectando la vegetación en los países más pobres del planeta. Una de ellas, es el rápido crecimiento de la población en esas zonas. 

Como consecuencia, se sobreexplota la tierra, y la productividad de las cosechas baja considerablemente. Además se produce un aumento de la ganadería y eso reduce aún más la cobertura vegetal. 

Todo lo contrario parece estar ocurriendo en los países más desarrollados, que en este sentido parecen adaptarse mejor al cambio climático. Entre las explicaciones puede estar la intensificación y expansión agrícola y ganadera con mayores recursos económicos que permiten mejoras en el sistema de regadío y fertilización

Consecuencias de la desigualdad climática

Las predicciones climáticas del futuro apuntan a que en las regiones más vulnerables del planeta, las que ya están sufriendo un proceso de degradación de sus suelos, la situación irá empeorando cada vez más. 

En las regiones que ya están sufriendo un proceso de degradación de sus suelos, la situación irá empeorando cada vez más

Además, limitar la productividad agrícola a la vez que aumenta la población, implicará que más población se tendrá que enfrentar a la escasez de alimentos, provocando mayores y más frecuentes migraciones climáticas

En algunas regiones ya vulnerables a la sequía, el cambio climático esta amplificando el problema de escasez de agua.

África está en lo alto de las lista de los continentes que podrían ver un aumento considerable de los llamados ¨refugiados del clima¨. Con un explosivo crecimiento demográfico y limitados recursos agrícolas en algunos países del Sahel y del sur del continente, la situación será cada vez más crítica. 

Durante años, ha dado la impresión que las zonas áridas del planeta tenían cada vez más vegetación. Sin embargo, está conclusión parece ser solo válida para las regiones áridas de los países más desarrollados. En los menos desarrollados, la situación es otra muy diferente. Viven lo contrario, y por desgracia son más pobres y vulnerables al cambio climático.