Secciones

Actualidad, Consejos El calor incrementa un 22% el riesgo de sufrir un accidente en carretera

Las altas temperaturas son un factor de riesgo en carretera que puede provocar distracciones al volante, mareos y calambres a los conductores y averías en los vehículos.

Con el comienzo de la operación salida, millones de personas se trasladarán en sus vehículos a sus lugares de vacaciones. Pero a la hora de ponerse en carretera, especialmente con las altas temperaturas, hay que tener en cuenta que el calor incrementa un 22% el riesgo de sufrir un accidente, según un informe realizado por la compañía Acierto.com.

“El calor también afecta a nuestra conducción, principalmente a nuestros reflejos y a la sensación de fatiga. Y es que las altas temperaturas pueden generar cansancio y somnolencia, y alargar nuestro tiempo de reacción ante determinados estímulos. Algo todavía más peligroso en la carretera”, apuntan desde esta entidad.

accidente-coche-averia-calor

En concreto, cuanto mayor es el calor o la sensación térmica, mayor es el peligro a la hora de ponerse a los mandos de un coche. Según las estimaciones, conducir a 35ºC puede provocar que el conductor deje de percibir el 20% de las señales de tráfico e incremente sus errores más de un 30%. “Nuestra visión también empeora e incluso pueden aparecer ciertos efectos o reflejos fruto del aire caliente”, advierten desde Acierto.com.

Las altas temperaturas pueden incrementar el deterioro de determinadas piezas del coche

Por otro lado, hay que tener en cuenta que las temperaturas extremas también tienen consecuencias negativas para los vehículos. De hecho, durante las olas de calor, se incrementó un 16% el número de averías en carreteras españolas.

“Las altas temperaturas pueden incrementar el deterioro de determinadas piezas. Entre otros, generan una serie de reacciones químicas en las baterías, sobre todo en aquellas que tienen más de 4 años de edad”, advierten desde Acierto.com. Además, el calor extremo también obliga a trabajar más al motor del coche en condiciones adversas. Por ejemplo el sistema de refrigeración sufre más en episodios de calor.

Consejos para conducir con calor

Por ello, para evitar los accidentes en carretera durante el verano, los expertos recomiendan realizar una revisión a fondo del vehículo antes de un viaje en la que se evalúe el estado de los neumáticos, del motor y de otros puntos clave como la batería.

En lo que respecta a la conducción, se recomienda mantener una hidratación adecuada, preferentemente con agua, y realizar los descansos cada dos horas de viaje o 200 kilómetros. Con esas medidas, se combate la fatiga que puede causar la conducción en condiciones de altas temperaturas.

Del mismo modo, también se aconseja no realizar comidas copiosas antes de subirse al coche, intentar evitar las horas centrales del día para circular en carretera y mantener una temperatura del habitáculo de entre 20 y 24 grados.

VÍDEO: POR QUÉ NO DEJAR A UN NIÑO SOLO DENTRO DE UN COCHE