Secciones

Cambio Climático El Ártico se prepara para otra temporada activa de incendios forestales

Entre abril y mayo ya han ardido miles de hectáreas de bosque boreal gracias a la presencia de «incendios zombies»

Veranos cada vez más cálidos y temporadas de incendios más largas, son ingredientes cada vez más habituales en el Ártico. A pesar del frío y la nieve que caracterizan el largo invierno en la región, con esos ingredientes, los incendios de años anteriores no acaban de apagarse y se avivan antes de la llegada de elevadas temperaturas estivales.

Lo normal es que la temporada de incendios en latitudes tan altas no arranque hasta Junio, cuando la superficie se queda libre de nieve.  Sin embargo los expertos forestales de los países del ártico, han notado que durante las últimas décadas, los llamados ¨incendios zombies¨ son más frecuentes. Son incendios que permanecen vivos desde la temporada anterior y pueden amplificar el fuego durante la siguiente temporada.

El Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) sigue de cerca los incendios en todo el hemisferio norte. El comienzo de la temporada boreal de incendios forestales se extiende habitualmente desde mayo hasta octubre, con picos de actividad durante los meses de julio y agosto.

Una primavera prematura de incendios

Esta primavera los datos del CAMS muestran que las regiones en torno a Omsk y Tiumén, en Siberia occidental, se han visto especialmente afectadas desde mediados de abril. A mediados de mayo también se han registrado otros incendios de gran intensidad en el centro de Canadá, en torno a Manitoba y Ontario. Estos han generado grandes y espesas nubes de humo que han viajado cientos de kilómetros sobre el Atlántico.

Durante los últimos dos años se ha aumentado el número e intensidad de los incendios en el círculo polar Ártico, especialmente en la región asiática de Rusia

Durante los últimos años se ha aumentado el número e intensidad de los incendios en el círculo polar Ártico, especialmente en la región asiática de Rusia. Los datos de seguimiento de incendios del CAMS muestran claramente un gran aumento en el número de incendios entre 2019 y 2020 en comparación con el resto del conjunto de datos, que se remonta a 2003. Este aumento implica un nuevo récord del total de emisiones de dióxido de carbono (CO2) en la región este pasado 2020, llegando a 244 megatoneladas, frente a las 181 megatoneladas en 2019. 

Arriba: Poder radiativo del fuego diario entre el 1 y 24 de mayo de 2021 (rojo) y promedio diario entre 2003 y 2020 (gris) en Omsk y Tyumen. Abajo.: Emisiones de carbono estimadas entre el 1 de mayo y el 24 de mayo de 2021 en Omsk y Tyumen en comparación con la totalidad del mes de mayo de los años anteriores (2003-2020) Crédito: Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus.

El cambio climático ha cambiado los incendios del Ártico

El Ártico es la región del planeta donde más se está notando el cambio climático antropogénico. Durante la primera década de este siglo, los incendios han arrasado de media hasta un 50 por ciento más de superficie cada año que cualquier década del siglo pasado. 

Esta década en el Ártico os incendios han arrasado de media hasta un 50 por ciento más de superficie cada año que cualquier década del siglo pasado

Ese aumento ha sido especialmente notable entre 2010 y 2020. Cada año se ha quemado más superficie, y ese aumento se ha notado sobre todo en Alaska. El estado norteamericano ha ardido por los cuatro costados. 2015 y 2019 han sido hasta la fecha las temporadas más devastadoras del registro.

Temperaturas en superficie registradas el 25 de mayo de 2021. Calor intenso en amplias zonas del noroeste de Rusia y este de Escandinavia. Fuente: Copernicus Climate Change System

La reconstrucción climática y de actividad de incendios forestales que han realizado diferentes grupos de investigación, muestra como la frecuencia de incendios hoy es más alta que en cualquier otro momento desde la formación de bosques boreales hace unos 3.000 años. Incluso hay estudios que hablan de que el periodo actual es más activo que cualquier otro periodo de los últimos 10.000 años.

La temporada de incendios 2021 en el Ártico promete ser más activa de lo normal

El hecho de que ya se estén registrando incendios Zombies en algunas zonas del Ártico en pleno mes de abril preocupa y mucho a los expertos. Es el tipo de incendio que puede ayudar a iniciar incendios a mayor escala e incluso avivar algunos de menor tamaño

Esta semana ya se han registrado los primeros calores intensos de la primavera en zonas del este y noreste de Europa. Las elevadas temperaturas y el ambiente seco que predominan en amplias zonas pueden ayudar a iniciar incendios de gran escala como los vividos en algunas regiones del ártico en 2020. 

La intensidad de las olas de calor, del viento, junto con prolongadas sequías y la presencia de focos ya activos de fuego, determinarán la frecuencia con la que se producen estos extensos y devastadores incendios. Cuando arrancan, en ocasiones arden descontrolados durante semanas y semanas arrasando miles de hectáreas de valioso bosque boreal.