Secciones

Cambio Climático El agua del Mediterráneo y del Atlántico está 3-4ºC más cálida de lo normal: así afectará a nuestro verano

Un escenario así significa una mayor posibilidad de sufrir más noches tropicales, a más de 25ºC, durante este verano en España

Como cada verano, las temperaturas del agua del Mediterráneo y Atlántico van a influir en las condiciones meteorológicas que experimentaremos en algunas zonas de España los próximos meses. A estas alturas de la primavera, ya se están registrando anomalías positivas importantes tanto en la superficie del mar como a mayor profundidad

El Mediterráneo se calienta como mucho otros mares y océanos del planeta, pero lo hace a un mayor ritmo que los demás.

Este parece ser un patrón cada vez más habitual en mares y océanos de todo el mundo, pero el Mediterráneo es uno de los que más lo está experimentado esta década. El agua más cálida tiene, sin duda, un efecto sobre el contenido de vapor de agua del aire y a su vez el régimen de precipitaciones que se producen entre ahora y el otoño.

Toda la cuenca se va calentando progresivamente a lo largo de los meses de más calor y de radiación solar más intensa. Normalmente, durante la segunda mitad del verano e, incluso, el arranque del otoño, se registran las temperaturas del agua más elevadas.

A mayor temperatura del agua, desde la superficie hasta 20 o 30 metros, más energía para formar tormentas intensas.

A mayor temperatura del agua, desde la superficie hasta 20 o 30 metros, más energía para formar tormentas intensas y para provocar noches tropicales

A finales de este pasado mes de mayo, los datos de anomalías de temperatura del mar que proporciona NOAA, ya estaban 2 a 4ºC por encima de la media para el periodo de referencia 1982-2011. Las más elevadas se registran en el Mediterráneo occidental desde las costas del este de la península hasta la zona de Sicilia, Córcega y Cerdeña. 

Anomalía de la temperatura de la superficie del mar el 27 de mayo de 2020.
Fuente: NOAA vía CEAM.

Llama también la atención el agua más cálida de lo normal que bordea otra zonas de la península. El Cantábrico, la costa de Portugal y zonas del golfo de Cádiz, registran anomalías positivas de 2 a 4ºC. Las temperaturas elevadas en las costas Atlánticas también suponen un aporte extra de vapor de agua y energía para alterar la climatología estival. 

Temperatura de la superficie del mar el 27 de mayo de 2020.
Fuente: NOAA vía CEAM.

¿Qué supone un agua del mar más caliente?

Este verano de 2020 esta previsto qué sea más caluroso de lo habitual en gran parte de nuestra geografía y que el agua que nos rodea esté más caliente. Ingredientes idóneos para que se registren noches tropicales con frecuencia.

A mayor temperatura del aire, mayor la cantidad de vapor de agua que este puede sostener. Un escenario así significa una mayor posibilidad de que la temperatura se mantenga elevada incluso de noche, y más cuando el viento está en calma. 

El futuro de las noches tropicales en gran parte de España. 2020 comparado con un escenario de calentamiento global más pesimista para 2050. Fuente: AdapteCCa.es

Noches tropicales son aquellas en las que la temperatura, la mínima de ese día, no baja de los 20ºC. Es un fenómeno cada vez más habitual en muchas zonas de España.  Aunque menos, también lo son las noches ecuatoriales. Una situación aún más incomoda a la hora de conciliar el sueño, que se produce cuando el mercurio no baja de los 25ºC.

Con nuestros mares y océanos, cada vez más calientes, sobre todo el Mediterráneo, hay que contar con que en un futuro las noches tropicales serán más frecuentes. 

Aún no ha arrancado el verano, y quedan meses por delante, pero también hay que tener en cuenta, que si no cambia, el elevado aporte calórico del Mediterráneo influirá también en la naturaleza de las precipitaciones. Lo vivimos el verano pasado en zonas del interior peninsular, con intensísimas tormentas que se podrían repetir este.

El aporte extra de vapor de agua en superficie, y la incursión puntual de aire frío en capas medias de la atmósfera, pueden volver a ser ingredientes habituales del tiempo estos próximos meses.

VÍDEO: LA TEMPERATURA DEL OCÉANO EN 2019 YA FUE LA MÁS ALTA DE LA HISTORIA