Secciones

Actualidad El estado crítico de los embalses de España

Los embalses de España se encuentran en la peor situación desde hace años por culpa de la sequía que afecta a algunas regiones

VÍDEO: SEQUÍA, ¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Este 2017 pinta muy mal en cuanto agua embalsada. Y es que tras un mes de abril de decepcionantes lluvias (lo de “aguas mil” ni por asomo), y de un mayo que en ningún momento ha marzeado lo suficiente, ya cabe esperar poco ingreso de agua.

A 30 de mayo de 2017, (este post tiene fecha de caducidad), encontramos que la reserva hidráulica de España es de 32.000 hectómetros cúbicos, es decir están al 57,2% de su capacidad. Lo que comparando con la media del agua embalsada durante los últimos 10 años (cerca de un 73%) supone que acumulamos un déficit de 8.700 Hm ³.

Una barbaridad, sobre todo, teniendo en cuenta que la máxima ocupación de nuestros embalses tiene lugar justo por estas fechas, y concluido el deshielo, a partir de aquí todo es gasto.

Para ver de dónde venimos y a donde vamos, podemos echar un rápido vistazo al siguiente gráfico. En azul está representada la media de los últimos 10 años, en verde se muestra la evolución del 2015 (boyante hasta mediados de mayo), en negro el 2016 (donde el otoño ya se presenta más bien seco) y en rojo lo que llevamos de 2017, con escaso aporte a nuestros pantanos hasta mediados de febrero, luego un repunte importante pero seguido de un descorazonador abril y un mayo que tampoco ha traído demasiada agua.

Pero hablar de porcentajes generales en este tema tiende a ser bastante engañoso. Cada cuenca presenta unas características bastante concretas que intentaré repasar en este post, donde he fijado la media de los últimos 10 años como la referencia para fijar el agua que falta en nuestros embalses y en el que incluyo muchos datos, quizás demasiados, pero a mí como lector me agota leer y contrastar datos constantemente con una gráfica o tabla, y por eso he podido abusar de los paréntesis, porcentajes y Hm ³.

Los embalses de la Cornisa Cantábrica

Empecemos con las cuencas de la Cornisa Cantábrica. Se trata de cuencas de escasa capacidad, que al encontrarse en zonas lluviosa no precisan disponer de una gran despensa. En estas zonas es casi más habitual que existan problemas de excesos de agua, aunque son muy sensibles sí se acumulan varios meses de falta de lluvia.

La cuenca más llena es la del Cantábrico Oriental, al 88% de su capacidad, unos 64 Hm³, presentando “valores normales”.

La reserva hidráulica de España es de 32.000 hectómetros cúbicos, es decir están al 57,2% de su capacidad

Por debajo de esa media tranquilizadora encontramos a las Cuencas Internas del País Vasco (con 17 Hm ³ que llenan el 81%), al Cantábrico Occidental (con un 87% y 463 Hm ³) y a Galicia Costa (510 Hm ³ que suponen el 75% ).

Entre estas tres cuencas acumulan un déficit de casi 60 Hm ³, lo que no es demasiado, en alguna semana de buena lluvia cantábrica nos podríamos poner al día.

Mucha más agua falta en la Cuenca del Miño-Sil, aquí echamos de menos casi 400 Hm ³ para que los actuales 2.040Hm ³ (un 67%) rondasen valores aceptables.

Los embalses de la Vertiente Atlántica

En el resto las cuencas de la Vertiente Atlántica también está siendo un mal año, bueno un catastrófico año. De esos 8.700Hm ³ que faltan en todo el país más de 7.600 Hm ³ lo hacen en esta zona. Además, se trata de  cuencas tan extensas que la distribución de recursos hídricos es muy desigual a lo largo de las mismas y parece que donde más puede notarse el déficit de agua acumulada es en las cabeceras, justo donde el agua más aprovechable.

La cuenca del Duero presenta 3.958 Hm ³ (un 53%) o, lo que es lo mismo, un desfavorable saldo de casi -2.400 Hm ³. Una situación que está afectando notoriamente a los viñedos.

También se queda al 52% de su capacidad la cuenca del Tajo, con 5.747 Hm ³. Se trata de la cuenca más grande en cuanto a capacidad total. Aquí se echan de menos unos 1.700 Hm ³.

En el Guadiana faltan en torno a 1.200 Hm ³, aunque se acumulan 5.471 Hm ³ que suponen un 59% de su capacidad.

También falta agua en Andalucía, más de 1.600 Hm ³ en el Guadalquivir (que está al 52% con 4.215 Hm ³) y unos 275 Hm ³ en la del Guadalete-Barbate (con 909 Hm ³ y un 55%), mientras que las cuenca de Huelva (ríos Tinto, Odiel y Piedras) sí presentan un ligerísimo superávit de 8 Hm ³ (tiene 208 Hm ³ de agua que suponen el 61% de su capacidad).

Los embalses del Mediterráneo

Mientras tanto las cuencas que vierten sus aguas al Mediterráneo presentan una situación un poco más favorable, ojo con ese “un poco”, para encontrarnos en la media de los últimos 10 años necesitariamos más de 1000 Hm ³. Suele ser habitual que un exceso de agua en las cuencas Atlánticas traiga como consecuencia cierta sequía en el Mediterráneo, los frentes llegan descargan en el oeste y llegan deshechos al Mediterráneo. Mientras que un defecto de lluvia en el Atlántico, como es el caso, no siempre acarrea un exceso de la misma en el Mediterráneo.

Así las Cuencas Internas de Cataluña presentan a día de hoy la situación más favorable de toda la península, están al 88% con 593 Hm ³, o lo que es lo mismo un saldo positivo de 44 Hm ³.

Las Cuencas Internas de Cataluña presentan a día de hoy la situación más favorable de toda la península

La cuenca del Ebro hace un mes estaba en valores normales, pero a día de hoy echamos de menos más de 500  Hm ³, y eso que acumulan 5.607 Hm ³, que representan el 75% de su capacidad. Afortunadamente aún hay algo nieve en el Pirineo y todavía podemos esperar un ligero repunte en esta cuenca.

Los embalses tienen sed

Ahora llegan los grandes matices. Las cuencas del sureste siguen en esa sequía pseudoeterna en la que viven. Los mecanismos de lluvia en esta zona están demasiado asociados a temporales de levante, lluvias en muchos casos torrenciales que descargan con frecuencia en el litoral o prelitoral y que no siempre aportan agua a los embalses de las cabeceras.

Así la Cuenca del Júcar presenta  1.271 Hm ³ (un 38%), o lo que es lo mismo casi 250 Hm ³ de menos para acercarse a una media que siempre resulta escasa.

Más preocupante aún son los apenas 361 Hm ³ de la cuenca del Segura, tan solo un 32% de su capacidad, 230 Hm ³ menos que la media de los últimos 10 años. Para que está cuenca estuviese razonablemente bien tendría que doblarse la cantidad de agua que actualmente almacena.

Y acabamos este repaso con la situación de la cuenca Mediterránea de Andalucía, donde faltan 135 Hm ³ para alcanzar esa media de referencia, está al 48% de su capacidad con 566 Hm ³.

Muchos datos, muchos números, muchas medias… pero una conclusión muy clara que bien podríamos imprimir en esas tazas de desayuno con mensajes positivos: “¡No frunzas el ceño si ves llover en los próximos días, sonríe socio!”.

VER MÁS: ¿SE PUEDEN SEMBRAR NUBES?

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder