Secciones

Cambio Climático El 2020 cierra la década más cálida de la historia

El 2020 está camino de convertirse en uno de los tres años más cálidos del registro, según la OMM, que recalca el inexorable avance del cambio climático.

Con datos desde enero hasta octubre, el informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) concluye que la temperatura media global del planeta ha aumentado 1.2ºC respecto al periodo de referencia 1850-1900. En base a estos diez meses, el 2020 es el segundo de los años más cálidos hasta la fecha, después del 2016 y seguido del 2019.

Las diferencias entre estos tres años más cálidos son pequeñas, por lo que habrá que esperar a que finalice el año para confirmar en qué posición se situará el 2020. Sin embargo, sabemos ya que la década del 2011 al 2020 es la más cálida de la historia.

Estos récords de “año más cálido” son desgraciadamente cada vez más frecuentes. Debido al cambio climático los seis años más cálidos de los que se tiene constancia se han producido en los últimos seis años, desde el 2015 hasta el 2020, con el 2016 ostentando la primera posición en el pódium.

No obstante, debemos recordar que el invierno del 2015 al 2016 estuvo marcado por un intenso evento de El Niño, que libera ingentes cantidades de calor a la atmósfera y por tanto contribuyó al calentamiento global. Este año, en cambio, estamos experimentando La Niña, la fase fría opuesta a El Niño, que produce un enfriamiento de las temperaturas globales. Aun así, el 2020 está mostrando temperaturas similares al 2016.

Diferencia de la temperatura media global anual con respecto a las condiciones preindustriales en el periodo 1850-1900. Fuente: Metoffice.

Calentamiento ártico y deshielo marino

Entre las zonas más afectadas por las altas temperaturas se encuentran las altas latitudes del hemisferio norte. En las regiones del norte de Siberia las temperaturas han sido hasta 5ºC superiores a la media y en junio se llegó a observar la que probablemente sea la temperatura más alta registrada en el Círculo Polar Ártico: 38ºC en Verkhoyansk el 20 de junio.

Desde mediados de la década de 1980 el ritmo del calentamiento Ártico ha sido el doble que el del promedio global.

El impacto del calentamiento ártico en el deshielo marino es más que palpable. Con datos satelitales desde hace 42 años se pudo comprobar que la extensión de hielo marino del Ártico durante los meses de julio y octubre de 2020 fue la más baja registrada. Del mismo modo, el mínimo anual que se produce en septiembre fue este año el segundo más bajo de la historia.

Anomalías la temperatura desde enero a octubre de 2020 en relación al periodo promedio de 1981-2010. Fuente: Copernicus Climate Change Service, ECMWF.

Incendios, inundaciones y sequías

El oeste de Estados Unidos vivió a finales del verano la peor temporada de incendios que se recuerda. El calor extremo del verano y la sequía generalizara contribuyeron a los mayores incendios registrados hasta la fecha. La sequía también ha hecho estragos en el interior de América del Sur, en el norte de Argentina, Paraguay y las zonas fronterizas del oeste de Brasil, donde también se produjeron importantes incendios forestales.

En el extremo opuesto están las inundaciones sufridas por millones de personas en el este de África y el Sahel, el sur de Asia y China. El monzón de la India de este año ha sido el segundo más húmedo desde 1994. En Vietnam las fuertes lluvias debido al monzón se vieron intensificadas por la sucesión de hasta ocho ciclones tropicales que llegaron a tocar tierra en menos de cinco semanas.

Imagen satelital de IOTA el 16 de noviembre a las diez de la mañana, hora local. Fuente: NOAA/NESDIS, Joshua Stevens, NASA Earth Observatory.

Los ciclones tropicales también se han hecho notar en el Atlántico, con devastadoras consecuencias en América Central. En menos de dos semanas dos huracanes de categoría 4, Iota y Eta, impactaron en las costas de Nicaragua y Honduras, empeorando más aún la crisis debida a la COVID.

Los impactos y riesgos del cambio climático son abrumadores. Como recalca la OMM, antes incluso de llegada del coronavirus, solo durante el primer trimestre del 2020, los desastres meteorológicos produjeron 10 millones de desplazamientos.