Secciones

Actualidad Drones para estudiar huracanes

El año pasado la NASA enviará drones a las entrañas de los huracanes, en forma de aviones no tripulados y equipados con instrumentos especializados para el estudio de los ciclones tropicales en el Atlántico.

La NASA está apostando por estos drones militares reconvertidos en cazadores de huracanes para intentar comprender mejor estos impresionantes fenómenos meteorológicos y mejorar las previsiones allí donde los meteorólogos no pueden obtener información. De este modo, esta temporada utilizara cinco drones militares con el fin de predecir la trayectoria e intensidad de los huracanes con una mayor precisión.

Dron

Fuente: AP

“La intensidad de los huracanes puede ser muy difícil de predecir debido a una insuficiente comprensión de cómo las nubes y los patrones de viento interactúan con el medio ambiente de la tormenta”, dijo Scott Braun, investigador principal de la misión y meteorólogo investigador en el Centro Goddard de Vuelo Espacial en Greenbelt, Maryland.

“Un avión seguirá el entorno de las tormentas mientras que el otro medirá la pared del ojo y los vientos en la banda de lluvia y la precipitación”, continuó Braun.

Estos dispositivos son controlados desde la base de la NASA en Wallops Island, en la costa este de Virginia y son capaces de volar durante casi 30 horas y a 21.000 metros de altura que es el doble de la altura a la que vuela un avión comercial o a los 1.500 metros de altitud a los que vuelan los Hurricanes Hunters.

Actualmente los aviones arrojan contenedores llenos de piezas electrónicas para que transmitan datos sobre la presión, la temperatura, los vientos y la humedad de una tormenta, a medida que caen al mar, pero sólo permanecen en el aire durante unos cuantos minutos.

Cada uno de los drones está equipado con diversos instrumentos, incluyendo un láser para estudiar la estructura de las nubes, un sistema de microondas para sondear el corazón de los huracanes y un sistema de radar.